Una prue­ba de san­gre po­dría pre­de­cir el desa­rro­llo de alz­héi­mer

NCC, Lon­dres, In­gla­te­rra. Lu­nes 30 de no­viem­bre, 2020.- Dos mo­lé­cu­las de san­gre po­drían pre­de­cir el de­te­rio­ro fu­tu­ro de las ca­pa­ci­da­des men­ta­les y una pro­gre­sión a la en­fer­me­dad de Alz­hei­mer en per­so­nas con de­te­rio­ro cog­ni­ti­vo leve, se­gún apun­ta un es­tu­dio pu­bli­ca­do este lu­nes en “Na­tu­re Aging”.

La en­fer­me­dad de Alz­hei­mer se ca­rac­te­ri­za por la acu­mu­la­ción de pro­teí­nas en el ce­re­bro, por lo que se es­ti­ma que cau­sa la muer­te neu­ro­nal que even­tual­men­te con­du­ce a de­men­cia.

Toma de sangre en un laboratorio. FOTO INTERNET

In­ves­ti­ga­cio­nes re­cien­tes apun­tan a que es­tas pro­teí­nas se en­cuen­tran en la san­gre, por lo que las prue­bas pue­den ser uti­li­za­das para diag­nos­ti­car la en­fer­me­dad o dis­tin­guir­la de otras for­mas co­mu­nes de de­men­cia.

El ex­per­to Os­kar Hans­son, de la Uni­ver­si­dad de Lund (Sue­cia), y sus co­le­gas desa­rro­lla­ron mo­de­los que po­drían pre­de­cir el ries­go de de­te­rio­ro cog­ni­ti­vo de un in­di­vi­duo y la pos­te­rior tran­si­ción al mal de Alz­hei­mer, in­di­ca la re­vis­ta, y agre­ga que los in­ves­ti­ga­do­res uti­li­za­ron da­tos de 573 pa­cien­tes con de­te­rio­ro cog­ni­ti­vo me­nor.

Así, los in­ves­ti­ga­do­res com­pa­ra­ron la pre­ci­sión de va­rios mo­de­los ba­sán­do­se en com­bi­na­cio­nes de bio­mar­ca­do­res san­guí­neos para pre­de­cir el de­te­rio­ro cog­ni­ti­vo y la de­men­cia du­ran­te va­rios años.

Des­cu­brie­ron que el me­jor mo­de­lo se ba­sa­ba en una for­ma de pro­teí­na lla­ma­da P-tau181 y el de­no­mi­na­do po­li­pép­ti­do li­viano de neu­ro­fi­la­men­to, una pro­teí­na que re­fle­ja la pre­sen­cia de le­sión neu­ro­nal.

Se­gún el es­tu­dio pu­bli­ca­do en “Na­tu­re Aging”, los ha­llaz­gos de­mues­tran el va­lor de usar com­bi­na­cio­nes es­pe­cí­fi­cas de bio­mar­ca­do­res de san­gre para ha­cer pre­dic­cio­nes in­di­vi­dua­li­za­das so­bre la pro­gre­sión de la en­fer­me­dad de Alz­hei­mer.

El ex­per­to Ma­sud Hu­sain, de la Uni­ver­si­dad de Ox­ford, des­ta­có la im­por­tan­cia del es­tu­dio al in­di­car que “un aná­li­sis de san­gre pue­de pre­de­cir bien el ries­go de desa­rro­llo pos­te­rior de la en­fer­me­dad de Alz­hei­mer en per­so­nas con sín­to­mas le­ves de tras­tor­nos cog­ni­ti­vos”.

Agre­gó que esto po­dría ayu­dar, ade­más, a “pro­bar nue­vos tra­ta­mien­tos en las pri­me­ras eta­pas de la en­fer­me­dad”. FUENTE: NOTICIAS NCC Y EFE.