Un águila con una GoPro nos deja impresionantes vistas de los Alpes.