Si hay nue­vas va­rian­tes del SARS-CoV-2, ¿qué pasa con las va­cu­nas can­di­da­tas?

Representación de la proteína spike del SARS-CoV-2 frente a una partícula del virus. / NIH.

NCC. Reino Uni­do 01|01|21| El equi­po res­pon­sa­ble de vi­gi­lar la evo­lu­ción del co­ro­na­vi­rus en Reino Uni­do, el CO­VID-19 Ge­no­mics Con­sor­tium UK, aler­tó el sá­ba­do 19 de di­ciem­bre pa­sa­do la exis­ten­cia de una nue­va va­rian­te del SARS-CoV-2 que re­quie­re una ma­yor vi­gi­lan­cia ge­nó­mi­ca: la de­no­mi­na­da B.1.1.7.

Fal­ta in­for­ma­ción para co­rro­bo­rar que este li­na­je sea más trans­mi­si­ble, se di­se­mi­ne más fá­cil­men­te, sea más pa­to­gé­ni­co o afec­te a las va­cu­nas y tra­ta­mien­tos en desa­rro­llo con­tra la co­vid-19. Pero So­nia Zú­ñi­ga, vi­ró­lo­ga del Cen­tro Na­cio­nal de Bio­tec­no­lo­gía (CNB-CSIC), in­di­ca que esto aún se está in­ves­ti­gan­do y que el au­men­to de la trans­mi­si­bi­li­dad no está con­fir­ma­do.

En pri­mer lu­gar, Zú­ñi­ga acla­ra a SINC que, al re­fe­rir­nos de la B.1.1.7., de­be­mos ha­blar de va­rian­te y no de cepa. “Ha­bla­mos de cepa, stric­to sen­su, cuan­do el vi­rus tie­ne una ca­rac­te­rís­ti­ca di­fe­ren­te, como que se trans­mi­ta más, sea más pa­to­gé­ni­co o que no se neu­tra­li­ce con los an­ti­cuer­pos. To­das es­tas mu­ta­cio­nes que apa­re­cen las lla­ma­mos va­rian­tes has­ta que no se des­cu­bra que tie­ne una pro­pie­dad bio­ló­gi­ca di­fe­ren­te”, pre­ci­sa.

A las puer­tas del inicio de la cam­pa­ña de va­cu­na­ción en Es­pa­ña y Eu­ro­pa, pue­de ha­ber una preo­cu­pa­ción por una nue­va va­rian­te que ig­no­re la in­mu­ni­dad ad­qui­ri­da. Aun­que aún fal­ta in­for­ma­ción para con­fir­mar­lo, la vi­ró­lo­ga no cree que este nue­vo li­na­je afec­te a las va­cu­nas.

La vi­gi­lan­cia ge­nó­mi­ca ha ayu­da­do a de­tec­tar otras va­rian­tes del co­ro­na­vi­rus y, por tan­to nue­vas es­tra­te­gias para com­ba­tir­las, ade­más de las  va­cu­nas can­di­da­tas. Por ejem­plo, la D614, “que se ha im­pues­to en todo el mun­do y se sabe que se neu­tra­li­za muy bien con los sue­ros de pa­cien­tes in­fec­ta­dos con ce­pas ori­gi­na­les chi­nas o con sue­ros de ani­ma­les o per­so­nas va­cu­na­das”, de­ta­lla.

No ha­ría fal­ta es­pe­rar un año otra vez

Por otro lado, si apa­re­cie­ra una va­rian­te que sí ig­no­ra­se la in­mu­ni­dad de los fár­ma­cos en desa­rro­llo, Zú­ñi­ga acla­ra que no ha­ría fal­ta re­pe­tir to­dos los pa­sos de los en­sa­yos clí­ni­cos pre­vios a la apro­ba­ción de una va­cu­na.

“Si la pla­ta­for­ma que se usa para la va­cu­na ya fun­cio­na y está apro­ba­do para su uso en hu­ma­nos, como ARN men­sa­je­ro [Pfi­zer/​BioN­Tech y Mo­der­na] o vec­tor [Ox­ford/​As­tra­Ze­ne­ca y Jans­sen], no ne­ce­si­ta­ría pa­sar por to­das las fa­ses”, se­ña­la la ex­per­ta, in­di­can­do que se­ría un pro­ce­so si­mi­lar al de las va­cu­nas de la gri­pe, que se desa­rro­llan una cada año.

Sí exis­ti­rían otros exá­me­nes para com­pro­bar su efi­ca­cia, como con­tro­les de ca­li­dad de la pro­duc­ción com­pa­rán­do­los con los con­tro­les de va­cu­nas an­te­rio­res o en­sa­yos en ani­ma­les rea­li­za­dos por las em­pre­sas far­ma­céu­ti­cas, pero no todo el pro­ce­so de un en­sa­yo clí­ni­co es­tán­dar en tres fa­ses an­tes de su co­mer­cia­li­za­ción.Por: José Luis Za­fra / Agen­cia SINC.