Sectores presionan y Novillo dice que el Gobierno será firme para evitar que el país sea paralizado

sostiene que luego de retirada la ley, los comités cívicos cambiaron de estrategia demostrando que no era el problema la ley, sino que detrás hay una “acción conspirativa”

Cochabamba.- Ante el anuncio de nuevas movilizaciones del opositor “bloque de unidad”, el ministro de Defensa Edmundo Novillo advirtió este domingo que como gobierno nacional serán muy firmes para evitar que grupos de poder y sus operadores políticos paralicen y destruyan la economía nacional utilizando paros y bloqueo de caminos.

“Queremos decirles de manera franca y categórica: como Movimiento al  Socialismo, como gobierno de la revolución democrática y cultural, somos un fuerte regimiento en el país, estamos en el gobierno nacional, en los gobiernos departamentales, estamos en nuestras organizaciones sociales y queremos decirles que como gobierno nacional vamos a ser muy firmes. En el marco del Estado de Derecho vamos a evitar por todos los medios que nuestro país sea azotado, paralizado y víctima de la destrucción económica de estos grupos de poder”, dijo al canal estatal.

Sostuvo que, a partir de los comités cívicos, ciertos grupos de poder comprometidos con el gobierno de la dictadura utilizaron a los gremiales, transportistas y cooperativistas mineros para movilizarse en rechazo a la Ley Contra las Ganancias Ilícitas que fue retirada para evitar la confrontación entre bolivianos y preservar la estabilidad social y política, indicó.

Ministro de Defensa, Edmundo Novillo. Foto/captura

Explicó que luego de retirada la ley, los comités cívicos cambiaron de estrategia demostrando que no era el problema la ley, sino que detrás hay una “acción conspirativa” destinada a desestabilizar al gobierno, a la economía y generar un daño económico al empresario, microempresario, comerciantes, gremialistas y transportistas.

Sostuvo que el proyecto de ley tenía el propósito de luchar contra los delitos transnacionales como el lavado de dinero provenientes de actividades delictuales, no informales, como el narcotráfico, venta de armas y trata y tráfico de personas.

Advirtió que, si no se luchan contra esos delitos con unas normas de carácter internacional, “Bolivia se va a convertir en un país donde la actividad ilícita genere desconfianza y no se puede condenar a nuestro país, en el marco de las relaciones internacionales y comerciales, a que esté sometido a una desconfianza porque esto sí tiene consecuencias, particularmente para los empresarios y las inversiones”.

Indicó que algunas disposiciones legales para luchar contra la legitimación de ganancias ilícitas están vigentes y ningún gremialista ni transportistas fue investigado, porque no son el objetivo, sino es el delito transnacional que debe ser combatido con normativa internacional.

Ratifican movilizaciones por la Ley 1386; Gobierno pide diálogo

el gobierno de Luis Arce inicia una semana conflictiva

Se inicia una semana conflictiva para el Gobierno. Tiene 72 horas, hasta el miércoles, para abrogar la Ley 1386 de Estrategia de Lucha Contra la Legitimación de Ganancias Ilícitas y Financiamiento al Terrorismo, de no prosperar el jueves se ingresará a paro general con el cierre de fronteras. El Ejecutivo central advirtió con recurrir a todo medio para contrarrestar la movilización ciudadana, por considerarla que es impulsada por grupos de poder y operadores políticos, publica Los Tiempos

Ejecutivos de la Confederación Sindical de Gremiales en un ampliado en Cochabamba. | APG

El anuncio de retirar el proyecto de Ley 218 no conformó a diferentes sectores, entre ellos los gremiales y transportistas, que sostienen que la “norma madre (1386)”, vigente desde agosto pasado, operará a través de decretos reglamentarios, resoluciones, entre otros, para atentar contra los intereses de los ciudadanos, pese a que las autoridades sostengan que todo ya está normado.

El ejecutivo de los gremiales de Bolivia, Francisco Figueroa, señaló que las movilizaciones, que se iniciaron con el paro de 24 horas de los cívicos, fueron por el retiro de la 218 y la Ley 1386.

“Dicen que todo está regulado, que ya se aplica, por qué, entonces, mantener esta norma. Se apoyó en su momento, pero no permitiremos que nos quiten el fruto de nuestro esfuerzo”, dijo.

Aclaró que en la primera medida solo participaron unos 10 mil gremialistas (hablamos de vivanderos, trabajadores por cuenta propia, comerciantes), pero que el sector aglutina a más de dos millones de personas que están alertas.

En ese contexto, la resolución del ampliado refiere que “el jueves 21 de octubre se aprueba la declaratoria de paro general con suspensión de actividades, cierre de fronteras, en forma conjunta con las organizaciones del autotransporte pesado internacional, comités cívicos y demás organizaciones”.

Otros sectores

En tanto, esta semana otros sectores que observan la normativa emitida por el Gobierno definirán su posición, entre ellos se encuentran los cooperativistas.

Los dirigentes de la Confederación de Cooperativas de Bolivia (Concobol) señalaron que el sector se encuentra en emergencia.

Tenemos un regimiento

Ante el anuncio de las medidas, autoridades gubernamentales salieron al paso para descalificar el movimiento ciudadano, porque estaría promovido por grupos de poder y políticos, y dijeron que recurrirán a todo para evitar que se paralice el país.

“Queremos decirles de manera franca y categórica: como Movimiento al Socialismo, como gobierno de la revolución democrática y cultural, somos un fuerte regimiento en el país, estamos en el gobierno nacional, en los gobiernos departamentales, estamos en nuestras organizaciones sociales y queremos decirles que como gobierno nacional vamos a ser muy firmes. En el marco del Estado de derecho vamos a evitar por todos los medios que nuestro país sea azotado, paralizado y víctima de la destrucción económica de estos grupos de poder”, sostuvo Edmundo Novillo, ministro de Defensa, en medios oficiales.

Novillo agregó que “el problema no fue la ley (proyecto) sino una acción conspirativa que busca desestabilizar al Gobierno y dañar al pueblo a través de engaños porque los intereses económicos de esos grupos opositores se veían en peligro”.

CONVOCATORIA  AL DIÁLOGO 

El ministro de Economía, Marcelo Montenegro, invitó al diálogo a sectores que activaron un estado de alerta en rechazo a la Ley 1386 de Estrategia Nacional de Lucha Contra la Legitimación de Ganancias Ilícitas.

“Sectores como gremiales y transportistas piden la abrogación de la Ley 1386 con medidas de presión, lo correcto es dialogar para tratar este tema, y ​​evaluar las propuestas y observaciones que tienen. Esa es la forma correcta de construir la democracia, no es violentando el Estado de derecho, no es violentando la actividad económica de la población, más aún cuando estamos en pleno proceso de reconstrucción de la economía boliviana “, dijo la autoridad en conferencia de prensa.

Acotó que un día de paro atenta contra la economía de la gente más humilde. FUENTES: ERBOL y Los Tiempos