Reloj «epigenético» predice la evolución de pacientes con cáncer

NCC, Bar­ce­lo­na, Es­pa­ña.- Un equi­po in­ter­na­cio­nal de in­ves­ti­ga­do­res ha desa­rro­lla­do un re­loj epi­ge­né­ti­co que mide cuán­to se han mul­ti­pli­ca­do las cé­lu­las tu­mo­ra­les y pre­di­ce la evo­lu­ción clí­ni­ca de los pa­cien­tes con cán­cer; esto ayu­da a de­fi­nir es­tra­te­gias de tra­ta­mien­to más acor­des con el ries­go bio­ló­gi­co del tu­mor.

El es­tu­dio, que pu­bli­ca la re­vis­ta Na­tu­re Can­cer y en el que han par­ti­ci­pa­do 32 in­ves­ti­ga­do­res de 16 ins­ti­tu­cio­nes y 6 paí­ses di­fe­ren­tes, lo ha coor­di­na­do Iña­ki Mar­tín-Subero, in­ves­ti­ga­dor del Ins­ti­tu­to de In­ves­ti­ga­cio­nes Bio­mé­di­cas Au­gust Pi i Sun­yer (Idi­baps) del Hos­pi­tal Clí­nic de la ciu­dad es­pa­ño­la de Bar­ce­lo­na, don­de di­ri­ge el gru­po de Epi­ge­nó­mi­ca.

En la foto, los investigadores Martí Duran-Ferrer, Iñaki Martín-Subero y Elías Campo, principales autores del estudio. Imagen cedida por IDIBAPS-Hospital Clínic.

Para desa­rro­llar esta he­rra­mien­ta pre­dic­ti­va, los in­ves­ti­ga­do­res se pre­gun­ta­ron si la his­to­ria pa­sa­da del cre­ci­mien­to del tu­mor po­dría pre­de­cir su cre­ci­mien­to fu­tu­ro y, por lo tan­to, el com­por­ta­mien­to clí­ni­co de los pa­cien­tes.

Se­gún Mar­tín-Subero, “se po­dría de­cir que el ge­no­ma, que es la en­ci­clo­pe­dia de la vida pre­sen­te en cada cé­lu­la, está com­pues­to por dos ti­pos de li­bros, el li­bro abier­to que con­tie­ne los ge­nes ac­ti­vos y el li­bro ce­rra­do que con­tie­ne los ge­nes que per­ma­ne­cen si­len­cia­dos”.

“He­mos ob­ser­va­do que los cam­bios epi­ge­né­ti­cos que tie­nen lu­gar en el li­bro ce­rra­do del ge­no­ma guar­dan una me­mo­ria ocul­ta del cre­ci­mien­to ce­lu­lar pa­sa­do”, dice.

De­ta­lles de la in­ves­ti­ga­ción

Los in­ves­ti­ga­do­res han es­tu­dia­do con de­ta­lle las al­te­ra­cio­nes epi­ge­né­ti­cas en más de 2.000 pa­cien­tes con di­fe­ren­tes ti­pos de leu­ce­mias y lin­fo­mas, y han des­cu­bier­to que cada vez que las cé­lu­las se re­pro­du­cen van es­cri­bien­do pe­que­ñas mar­cas en el li­bro ce­rra­do del ge­no­ma y que cuan­to más se di­vi­den las cé­lu­las, más mar­cas se acu­mu­lan.

El in­ves­ti­ga­dor Mar­tí Du­ran-Fe­rrer se­ña­la que, “dado que los cam­bios epi­ge­né­ti­cos aso­cia­dos al cre­ci­mien­to ce­lu­lar son acu­mu­la­ti­vos”, han po­di­do desa­rro­llar un re­loj epi­ge­né­ti­co que re­fle­ja cuán­to se han mul­ti­pli­ca­do las cé­lu­las en el pa­sa­do.

“He­mos ob­ser­va­do que si este re­loj ha avan­za­do mu­cho en el pa­sa­do ten­de­rá a avan­zar tam­bién en el fu­tu­ro, y este he­cho se aso­cia di­rec­ta­men­te con la pre­sen­cia de de­ter­mi­na­das mu­ta­cio­nes ge­né­ti­cas y con la agre­si­vi­dad clí­ni­ca en los pa­cien­tes”, pre­ci­sa Du­ran-Fe­rrer.

Has­ta aho­ra, los cam­bios epi­ge­né­ti­cos en el li­bro ce­rra­do del ge­no­ma se con­si­de­ra­ban acom­pa­ñan­tes si­len­cio­sos del pro­ce­so de trans­for­ma­ción tu­mo­ral, sin nin­gu­na im­pli­ca­ción clí­ni­ca.

Se­gún Mar­tín-Subero, su es­tu­dio in­di­ca que “los cam­bios epi­ge­né­ti­cos acu­mu­la­dos en el li­bro ce­rra­do del ge­no­ma de los tu­mo­res son im­por­tan­tes, ya que pre­di­cen el com­por­ta­mien­to clí­ni­co fu­tu­ro de los pa­cien­tes”. “Las cé­lu­las de cán­cer es­cri­ben una gran par­te de su his­to­ria en este li­bro ce­rra­do”.

El di­rec­tor del Idi­baps y de In­ves­ti­ga­ción del Hos­pi­tal Clí­nic, Elías Cam­po, des­ta­ca que “este es­tu­dio pre­sen­ta una vi­sión no­ve­do­sa so­bre cómo an­ti­ci­par el com­por­ta­mien­to clí­ni­co de los pa­cien­tes con cán­cer lin­foi­de y tie­ne un gran po­ten­cial de con­ver­tir­se en una va­ria­ble im­por­tan­te para el ma­ne­jo clí­ni­co del cán­cer en la era de la me­di­ci­na per­so­na­li­za­da”.