Primera mujer guardaparque renuncia tras denunciar manoseo político de áreas protegidas

Tras 25 años de trabajo cuidando las reservas naturales de Bolivia, Carola Vaca deja el cargo de «jefe de protección»

Santa Cruz.- La carta de Carola Vaca, jefe de protección de Reserva de Biósfera Estación Biológica de Beni, dirigida al Servicio Nacional de Áreas Protegidas (Sernap), llena tres páginas. Entre los varios puntos, en los que deja en evidencia una fuerte presión hacia los guardianes del bosque, manifiesta que esta empezó en 2010, pero se acentuó en el último trimestre.

«La dirección solo tiene un objetivo, aprobar desmontes, para legalizar a los cuartoneros con los que nos hemos enfrentado en los últimos diez años», dice una de las denuncias, que hace la reseña de designación irregular por imposiciones políticas del nuevo director.

Otro de los puntos más fuertes tiene que ver con el acoso laboral y la violencia de género «que llegó a su límite». La carta menciona menciona amenazas de sacar a la fuerza a los miembros del cuerpo de protección, deslealtad del Sernap que no protege a su personal.

A través de un pronunciamiento, el cuerpo de protección del parque nacional dio a conocer su molestia por una serie de hechos que dificultan el trabajo y la defensa de la biodiversidad

Carola era la jefe de protección
Carola era la jefe de protección medioambiental

«Despierte señor director, cumpla y haga cumplir con lo que le encomendó el presidente, no destruya las áreas protegidas, no destruya las áreas protegidas, ni permita que a nombre del Gobierno o del proceso de cambio una manada de delincuentes avasallen y destruyan el patrimonio cultural del Estado», finalizó la misiva, dirigida a Teodoro Mamani, que desde su designación como director del Sernap ha tenido problemas con los guardianes de los bosques, especialmente por la designación de personas avaladas por movimientos sociales y sin experiencia en el tema.

Antecedentes

Hace 10 días, Carola Vaca, en un pronunciamiento del cuerpo de protección del parque nacional, denunció manoseo político de su área protegida (AP), debido a que, al perder la Alcaldía de San Borja, donde se encuentra la Reserva de Biósfera Estación Biológica del Beni, los funcionarios pusieron los ojos en busca de cargos.

Ese fue el segundo pronunciamiento después del Madidi, que denunció presión de grupos extractivistas, que llegaron a denunciar a los custodios del AP. Hasta el momento, Teodoro Mamani ha guardado silencio sobre los reclamos y denuncias, igual que Santos Mamani, responsable de la Asociación Boliviana de Agentes de Conservación (Abolac).

Quien es Ana Carola Vaca

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es CENTRAL-7-..3.jpg

Nunca le falta una sonrisa, aunque existen momentos en los que necesita demostrar su fortaleza.

Ana Carola Vaca Salazar fue la primera guardaparque boliviana que tuvo Bolivia para cuidar las áreas protegidas del terretorio nacional. Hoy, su huella es seguida por otras mujeres.

“Ser guardaparque es un trabajo apostólico, ya que trabajas sirviendo a la sociedad, al planeta, a la naturaleza y a las áreas protegidas. Sin embargo, no es bien remunerado, ni tampoco es reconocido. Aunque en la actualidad, ya se está visibilizando el trabajo del guardaparque, este es un trabajo difícil, uno trabaja sin pensar en lo que gana, uno trabaja para cumplir al 100 % la misión de preservar y conservar el área protegida donde uno está asignado”, dijo en una entrevista con el semanario AYGU.

Vaca Salazar es la primera guardaparque mujer de Bolivia que se comprometió con la protección de los recursos que se encuentran en el Sistema Nacional de Áreas Protegidas (SNAP).

Desempeñó esta labor desde 1996. Estudió en la Escuela Nacional de guardaparques de la Universidad Autónoma Gabriel Rene Moreno (UAGRM) de la ciudad de Santa Cruz. Ahí comenzó todo.

“Actualmente, ella forma parte del equipo de trabajo de guardaparques del Servicio Nacional de Áreas Protegidas (Sernap), resalta por ser una de las mujeres de mayor compromiso, siendo un ejemplo de esfuerzo y dedicación para sus compañeros y para la entidad”, destaca Maikol Melgar, director ejecutivo del Sernap.


“Empecé como la primera guardaparque en Bolivia en el SNAP, fui la primera y me costó mucho porque como no se contrataban mujeres, y al hacer el examen de ingreso fue muy difícil para los evaluadores tener que aceptar que tenían que contratar a la primera guardaparque en el Parque Noel Kempff Mercado, donde trabaje hasta el 2006. Posteriormente he trabajado en el Parque Itenéz del departamento del Beni”, cuenta Vaca.

A la fecha trabajaba en la Reserva de la Biosfera y Estación Biológica del Beni (RBEBB) y ha cumplido una década como jefa de protección.

“Ya cumpliré 24 años trabajando como guardaparque. Actualmente trabajo como directora interina de la RBEBB, sin dejar de lado mi función como jefa de protección y guardaparque. No dejo de cumplir mis funciones como tal, simplemente van aumentando mis responsabilidades”.

FUENTE: El Deber y semanario AYGU.