Por cada 100 nue­vos ca­sos de co­vid-19, surgen 7 mil nue­vos ca­sos de an­sie­dad, según es­tu­dio

NCC, Co­pen­ha­gue, Di­na­mar­ca.- El au­men­to de ca­sos de co­vid-19 tie­ne un efec­to ex­po­nen­cial en el in­cre­men­to de ca­sos de an­sie­dad, se­gún un es­tu­dio pu­bli­ca­do por el Ins­ti­tu­to da­nés de In­ves­ti­ga­ción so­bre la Fe­li­ci­dad.

“Con el au­men­to de ca­sos de co­ro­na­vi­rus, las per­so­nas in­te­rro­ga­das sen­tían más an­sie­dad, es­ta­ban más in­có­mo­das y me­nos or­gu­llo­sas, fe­li­ces y re­la­ja­das. El im­pac­to en la an­sie­dad fue más pro­nun­cia­do”, se­gún este es­tu­dio, ti­tu­la­do “El bie­nes­tar en la era del co­vid-19”.

En­tre abril y ju­lio, un equi­po de in­ves­ti­ga­do­res en­cues­tó a 3.211 per­so­nas, la ma­yo­ría oriun­das del Reino Uni­do y de Es­ta­dos Uni­dos, y lue­go com­pa­ra­ron sus res­pues­tas con las es­ta­dís­ti­cas de ca­sos de co­ro­na­vi­rus.

Por cada 100 nue­vos ca­sos que se de­cla­ran por mi­llón de ha­bi­tan­tes, 7.200 per­so­nas pre­sen­tan sig­nos de an­sie­dad, se­gún las con­clu­sio­nes del es­tu­dios.

La so­le­dad vin­cu­la­da al con­fi­na­mien­to y las me­di­das de dis­tan­cia so­cial tu­vie­ron efec­tos más dra­má­ti­cos en el bie­nes­tar du­ran­te los pri­me­ros me­ses de la pan­de­mia.

Unas con­se­cuen­cias que pa­re­cen afec­tar más a los jó­ve­nes, pues el 32% de las per­so­nas en­tre 18 y 24 años de­cla­ra­ron sen­tir­se muy so­las, mien­tras que úni­ca­men­te el 16% de los ma­yo­res de 64 años die­ron cuen­ta de ese sen­ti­mien­to.

La preo­cu­pa­ción más co­mún de los en­cues­ta­dos si­gue sien­do la cri­sis eco­nó­mi­ca re­la­cio­na­da con la si­tua­ción sa­ni­ta­ria, que el 62% de ellos citó. El mie­do a per­der a un fa­mi­liar a cau­sa del vi­rus es me­nos fre­cuen­te (43%).

En oc­tu­bre, la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud ha­bía ad­ver­ti­do que la pan­de­mia te­nía un “im­pac­to de­vas­ta­dor” en la sa­lud men­tal a es­ca­la mun­dial.

El es­tu­dio da­nés tam­bién in­di­ca que el con­su­mo me­diá­ti­co jue­ga un pa­pel en el bie­nes­tar de la gen­te.

“Las per­so­nas in­te­rro­ga­das que se in­for­man so­bre el co­vid-19 a tra­vés de por­ta­les en lí­nea y pá­gi­nas web son más sus­cep­ti­bles de preo­cu­par­se que las que re­cu­rren a otras pla­ta­for­mas me­diá­ti­cas” como los dia­rios tra­di­cio­na­les, apun­ta­ron los ex­per­tos.

FUENTE: NOTICIAS NCC Y AFP