Políticos ven descontrol de la pandemia y critican de inepto al Gobierno en acciones anticovid

Parte de la población y personalidades políticas bolivianas expresan por las redes sus pensamientos y critican algunas acciones del Gobierno actual, en el manejo de la pandemia. Una mirada a los post mas recientes.

Cochabamba|09|01|21| Bolivia registró la primera semana de enero un nuevo récord de contagios diarios confirmados de coronavirus COVID-19 de 2.263 casos, lo que fue calificado como un descontrol del gobierno del presidente Luis Arce y el Movimiento Al Socialismo (MAS).

El anterior récord fue el 18 de julio de 2020, cuando hubo 2.036 personas contagiadas en un solo día. Más adelante, el 19 de agosto fueron 2.031. Entonces, estaba en vigor una cuarentena flexible dispuesta por el Gobierno de la expresidenta transitoria Jeanine Áñez.

A través de las redes sociales, parte de la población internauta y de los políticos comparten la cobertura de los sucesos referentes a la pandemia en Bolivia y manifiestan su preocupación respecto al incremento de casos en esta etapa denominada segunda ola de contagios.

Los mensajes apunta que lo establecido tanto en medidas de control, como en implementación de tecnología, hospitales y recursos humanos en el país son insuficientes para lograr una desescalada en los contagios. Las criticas también son severas respecto a que los gobiernos subnacionales tomen acciones independientemente, y «sin recursos».

Esta es una mirada a algunas de las personalidades políticas y sus preocupaciones

“Descontrol total de la pandemia. Gobierno de Arce sin iniciativa alguna para proteger la salud de los bolivianos”, escribió la expresidenta Áñez.

“Hoy se cumplen dos meses de anomia gubernamental de una gestión sin iniciativa ante la pandemia descontrolada de un presidente sin ruta económica y al que se ve acorralado por su jefe partidario”, publicó el también expresidente Jorge Tuto Quiroga.

El ex presidente Quiroga, horas antes había posteado otro comentario referente al colapso en los centros de salud del país.

“El gobierno sigue ahogado en el análisis y las cláusulas de confidencialidad ¿el reino del ¡Sálvese quien pueda!?”, escribió el exministro de Educación, Víctor Hugo Cárdenas.

El exvicepresidente Cárdenas es enfático en criticar al gobierno actual por sus acciones sobre las clausulas de confiabilidad en la compra de vacunas rusas. La cobertura periodística sobre este ultimo tema fue extensa a nivel nacional e internacional, cuestionando que los gobiernos usan dinero de los impuestos de la población y de créditos interaccionales, por lo que debe ser manejados y expuestos de manera transparente.

Cárdenas también se refiere en sus post a a los dos modelos de Gobierno, el anterior y el actual, ante el manejo de acciones para controlar los contagios de Covid-19: «uno con planes y acciones a pesar de la crisis; otro, sólo con recomendaciones de mates y hierbas».

Respecto a las vacunas rusas, Luis Fernando Camacho también escribió sobre el tema «¿Por qué esconder el precio de la vacuna? ¿Hay sobre precios? Nuestros parlamentarios están haciendo gestiones para interpelar a las autoridades responsables de esta aberración y probable corrupción».

El Gobierno respondió al cuestionamiento del precio, explicando que cada vacuna Sputnik-V le costar-a al país al rededor de $us.10; pero aun no aclara que otros puntos contienen las clausulas de confidencialidad, respecto a la importación, enlaces comerciales, y otros.

Por su parte, el ex senador y exministro Oscar Ortiz, se refiere hoy a la segunda ola de contagios, declarada oficialmente por el Gobierno de Luis Arce.

Bolivia atraviesa por lo que muchos consideran una segunda ola de contagios del nuevo coronavirus con casi 2.000 casos por día, algo que no se producía desde julio y agosto del año pasado.

El Gobierno boliviano, que cumplió este viernes dos meses de gestión, descartó por el momento retornar al confinamiento estricto en pos de resguardar la economía, aunque dispuso el miércoles ampliar hasta febrero una restricción a los vuelos que provienen de Europa que rige desde el pasado 25 de diciembre.