Pirotécnica. ¿Cómo afecta a las mascotas el ruido explosivo?

El impacto de la pirotecnia en las mascotas puede causar de graves consecuencias. Desde estrés, taquicardia, e incluso accidentes mortales en algunas especies.

Los animales tienen el sentido del oído mas desarrollado que los humanos, y algunas especies pueden escuchar los sonidos hasta 100 veces con mayor intensidad. Por lo que los disparos, explosiones de fuegos artificiales y música con parlantes les causa desde estrés, hasta daño en los tímpanos, explica la veterinaria cruceña Claudia Campero G.

La especialista en mascotas relata que cuando la población celebra fiestas como las de Año Nuevo, Navidad, Carnaval, San Juan, etc. recibe llamadas constantes de sus clientes, preguntando sobre cómo apaciguar el estado de ánimo y nerviosismo de los animales.

«Se inquietan, tratan de esconder o de entrar a la casa. Ladraran desesperados, les da taquicardia. E incluso he recibido mascotas que se tiraron del balcón o de la ventana intentando escapar de los estruendosos sonidos», cuenta.

Por esta razón, pide a la población no emplear petardos, cohetes ni fuegos pirotécnicos ni artificiales.

Por su parte, la presidenta de la Confederación Social Animalista, Silveria Laureano, recomienda esta semana recibir el año nuevo sin elementos similares porque además de asustar, lastiman a las mascotas.

    «Estoy convencida que se debe prohibir estos juegos pirotécnicos, solo así vamos a conseguir que no lastimen a los animales. Algunos mueren infartados, otros se pierden o son atropellados cuando salen descontrolados, no seamos crueles», dijo Laureano en una entrevista con Bolivia TV.

    La animalista explicó que los perros son los más afectados por los juegos pirotécnicos porque tienen los oídos más sensibles y, en caso de fuertes detonaciones, pueden llegar a tener lesiones e incluso provocar ataques de pánico y taquicardias.

En perros

El estrés que la pirotecnia causa en los animales de compañía es extremo. En el caso de los perros, provoca un descontrol que los lleva inclusive a saltar de balcones y terrazas para alejarse de lo que ellos sienten como un peligro mayor.

Por eso, en estos días es frecuente encontrar animales perdidos con miembros fracturados, heridas cortantes y lesiones en la mandíbula.

Apremiados por el temor, los perros no sólo intentan escapar estando solos, sino aún habiendo gente querida cerca. Ante el estallido cercano de petarlos, el animal escapa y se pierde.

Entre otra de las consecuencias de la pirotecnia, ocasionada por el estrés excesivo, esta la caída de pelos.

Algunos vándalos emplean los explosivos para jugar con las mascotas de sus casas o las callejeras. Les atan petardos o cohetes en el cuerpo y las hacen estallar, ocasionando quemaduras, heridas, sangrado y pérdidas irreparables como ojos o dedos juego y de vándalos.

Recomendable

  • Cambiemos los cohetes y pirotecnia por oras actividades.
  • No dejemos a nuestros animales aislados en terrazas o balcones, ni atados a un punto fijo en el jardín. En estas condiciones, es bueno permitir que sus animales de compañía puedan estar cerca de sus seres queridos, con quienes se sentirán más tranquilos.
  • Cuando la familia celebra fuera de su casa y los animales quedan solos, es necesario dejarlos en cuartos interiores y, como mínimo, en caniles muy seguros, donde se sientan protegidos.
  • Perros dejados en la casa atados aun punto fijo han sido encontrados por la familia estrangulados con su propia soga. Otros treparán paredes y ventanas para tratar de escapar de las explosiones, sin saber luego regresar a sus casas.
  • Guarde a sus animales y trate de proteger también a los perros en situación de calle, ese que es de todos y de nadie y que estará corriendo de un lado a otro, aterrorizado por la pirotecnia.
  • Sea piadoso, proteja a un animal abandonado. Recuerde que vándalos que utilizan pirotecnia suelen extender sus “juegos y festejos” hasta cometer actos de crueldad directa hacia los animales.
  • Acaricie y abrace a su mascota para que se relaje y sienta protegida y en confianza.

¿A cuántos perros afecta?

No se conocen muy bien las razones de por qué algunos perros sí y otros no sufren con los petardos. Se barajan patrones adquiridos (los perros de caza, por ejemplo, se acostumbran a los ruidos fuertes por las detonaciones de las escopetas. Pero también puede estar relacionado con esa pérdida de oído que comentábamos). Un estudio de la Universidad de Bristol señalaba que aproximadamente la mitad de los perros urbanos sufren alguno de los síntomas relacionados con las explosiones de petardos.

Y sí, petardos en concreto. Un estudio más amplio de la Universidad de Oslo señala que los petardos y los fuegos artificiales son los principales causantes del terror, por delante de otros ruidos fuertes, los truenos de las tormentas y el ruido del tráfico. La ASPCA, la principal y más longeva asociación por los derechos de los animales de Estados Unidos, advierte de que los petardos y las tormentas provocan cerca del 20% de los casos de animales extraviados.

Este año súmate al cambio y postea mensajes agrupados bajo el hashtag #noseaspetardo 

¿Qué hago si mi perro tiene miedo?

Aunque todavía no hay datos concluyentes, uno de los consejos más repetidos es mostrar calma y reconfortar al animal. Si el dueño se muestra estresado o nervioso por el comportamiento del perro, el comportamiento se acentúa. Peor aún si el perro está solo cuando suenan los petardos, porque el miedo a la pirotecnia suele estar ligada a otros trastornos de ansiedad y dependencia.

Reducir o camuflar el ruido (bajando las persianas o subiendo la tele o la música) son algunos de los trucos recomendados por los expertos. Así como buscar las zonas más tranquilas del hogar. También hay discusión sobre si el uso de una ropa o vendajes compresores surten efecto a la hora de reducir la ansiedad. La evidencia parece indicar que sí, pero no en todos los casos.