Mé­xi­co y Cen­troa­mé­ri­ca ini­cian un con­teo de mur­cié­la­gos

NCC, Mé­ri­da, Mé­xi­co. |14|12|20| In­ves­ti­ga­do­res de Mé­xi­co, Cos­ta Rica, Hon­du­ras, Ni­ca­ra­gua, El Sal­va­dor y Gua­te­ma­la par­ti­ci­pan en un pro­yec­to de­no­mi­na­do Con­teo Na­vi­de­ño de Mur­cié­la­gos; cuyo ob­je­ti­vo es re­ca­bar in­for­ma­ción ac­tua­li­za­da y con­cien­ciar a la gen­te so­bre los qui­róp­te­ros en es­tos paí­ses.

“El pro­yec­to es im­por­tan­te por­que nos ayu­da a co­no­cer in­for­ma­ción bá­si­ca so­bre la po­bla­ción y nú­me­ro de ese ma­mí­fe­ro vo­la­dor, usan­do equi­po di­gi­tal y nue­vas tec­no­lo­gías”, ex­pli­có Ce­lia Ise­la Sé­lem, pro­fe­so­ra in­ves­ti­ga­do­ra del Cam­pus de Cien­cias Bio­ló­gi­cas y Agro­pe­cua­rias de la Uni­ver­si­dad Au­tó­no­ma de Yu­ca­tán (UADY).

Des­de hace ocho años se rea­li­za el re­cuen­to du­ran­te dos fi­nes de se­ma­na de di­ciem­bre en Cen­troa­mé­ri­ca y Mé­xi­co, país en el que par­ti­ci­pan va­rios es­ta­dos del su­r­es­te que com­par­ten ca­rac­te­rís­ti­cas am­bien­ta­les y de es­pe­cies con los paí­ses cen­troa­me­ri­ca­nos.

El re­gis­tro ac­tual in­di­ca que hay más de 1.400 es­pe­cies de qui­róp­te­ros en­tre más de 5.000 ma­mí­fe­ros del mun­do, “son el 25 por cien­to de los ver­te­bra­dos”, dijo.

Pre­ci­só que en Mé­xi­co hay 140 es­pe­cies re­gis­tra­das por el mo­men­to, en Yu­ca­tán 43, “pero con los es­tu­dios mo­le­cu­la­res, ma­yor tra­ba­jo de cam­po y la tec­no­lo­gía acús­ti­ca que ayu­da a re­gis­trar nue­vas es­pe­cies se es­tán ac­tua­li­zan­do esos nú­me­ros y nos po­dría­mos sor­pren­der a fi­nal del mes cuan­do ten­ga­mos los re­sul­ta­dos”.

Sé­lem dijo que del pro­yec­to na­vi­de­ño so­bre­sa­le el in­for­me so­cial, “por­que se cu­bre un as­pec­to muy im­por­tan­te: la edu­ca­ción am­bien­tal”.

De­mo­ni­za­dos por CO­VID-19

Cada año, los in­ves­ti­ga­do­res in­vi­tan al re­cuen­to que se rea­li­za en los cam­pos, par­ques y zo­nas ar­queo­ló­gi­cas a gen­te que no tie­ne nada que ver con los mur­cié­la­gos “para que se sen­si­bi­li­ce so­bre la im­por­tan­cia que tie­nen en el me­dioam­bien­te y se bo­rre la ima­gen ne­ga­ti­va que hay so­bre la es­pe­cie, que au­men­tó con la co­vid-19”.

La­men­tó que por la des­in­for­ma­ción en va­rios paí­ses es­tén que­man­do cue­vas don­de ha­bi­tan los qui­róp­te­ros.

Lo ha­cen por te­mor al co­ro­na­vi­rus, “por­que creen que los mur­cié­la­gos trans­mi­ten la pan­de­mia, las per­so­nas des­tru­yen su ho­gar, pero gra­cias a las ac­ti­vi­da­des del pro­gra­ma Con­teo Na­vi­de­ño se em­pie­zan a sen­si­bi­li­zar“.

Para la doc­to­ra, los mur­cié­la­gos son im­por­tan­tes para la pre­ser­va­ción de ali­men­tos en el mun­do, por­que en­tre la va­rie­dad de es­pe­cies que hay des­ta­can los in­sec­tí­vo­ros que se ali­men­tan de aque­llos in­sec­tos que son una pla­ga para los cul­ti­vos de maíz y al­go­dón.

Los mur­cié­la­gos que se ali­men­tan de mos­qui­tos con­tri­bu­yen a dis­mi­nuir la fre­cuen­cia de en­fer­me­da­des trans­mi­si­bles, como el den­gue, el zika y el chi­kun­gu­ña.

“Los mur­cié­la­gos son de­no­mi­na­dos co­li­brís noc­tur­nos, por­que lle­van el po­len a otra flor y se pro­du­ce los fru­tos“, ase­ve­ró la doc­to­ra. Los mur­cié­la­gos he­ma­tó­fa­gos son im­por­tan­tes, “aun­que siem­pre se han vis­to como enemi­gos, por­que se ali­men­tan de la san­gre del ga­na­do y pue­de trans­mi­tir ra­bia y de­más”.

Sin em­bar­go, acla­ra que su pre­sen­cia es im­por­tan­te “por­que se le ex­trae una sus­tan­cia anti cua­gu­lan­te que ayu­da a desa­rro­llar me­di­ca­men­tos que sir­ven para ma­les ce­re­bro vas­cu­la­res”.

“Son una es­pe­cie a la que se le tie­ne mie­do, pero la gen­te des­co­no­ce que apor­ta mu­chas co­sas im­por­tan­tes en la sa­lud y en la agri­cul­tu­ra“, pre­ci­só la in­ves­ti­ga­do­ra con 28 años de tra­yec­to­ria.

“En mu­chas cul­tu­ras prehis­pá­ni­cas se le res­pe­ta­ba al ni­vel de dio­ses del in­fra­mun­do has­ta que lle­ga­ron los es­pa­ño­les con la re­li­gión ca­tó­li­ca y los co­men­za­ron a re­la­cio­nar con la mal­dad, siem­pre ve­mos que al de­mo­nio le po­nen alas de mur­cié­la­gos”, con­tó.

La doc­to­ra, quien brin­da ase­so­rías de con­trol de la es­pe­cie he­ma­tó­fa­gos a ga­na­de­ros y en zo­nas ar­queo­ló­gi­cas de la Pe­nín­su­la de Yu­ca­tán, ma­ni­fes­tó que eli­gió es­tu­diar a la es­pe­cie, “por­que son los úni­cos ma­mí­fe­ros que vue­lan y ofre­cen ser­vi­cios eco­sis­té­mi­cos a la hu­ma­ni­dad”.

“Bas­ta de sa­ta­ni­zar­los, de­pen­de­mos mu­cho de los mur­cié­la­gos y tam­bién me­re­cen es­tar en el pla­ne­ta, oja­lá la so­cie­dad tome con­cien­cia y deje de des­truir sus ho­ga­res con el ar­gu­men­to de que tras­mi­ten en­fer­me­da­des, como la co­vid-19”. FUENTES: Mart­ha Ló­pez Huan, EFE. No­ti­cie­ro Cien­tí­fi­co y Cul­tu­ral Ibe­roa­me­ri­cano – No­ti­cias NCC