Mé­xi­co pide explicación a la mo­dis­ta fran­ce­sa Marant por usar di­se­ños in­dí­ge­nas y privatizarlos

La afamada diseñadora francesa Isabel Marant usa diseños de comunidades indígenas del país latinoamericano en su colección de ropa otoño-invierno 2020-21; ya en 2015 lo había hecho sin recibir sanciones

NCC, Mé­xi­co, jue­ves 5, nov.- Mé­xi­co pi­dió ex­pli­ca­cio­nes a la mo­dis­ta fran­ce­sa Isa­bel Ma­rant por la ex­plo­ta­ción co­mer­cial de di­ver­sos di­se­ños tra­di­cio­na­les de pue­blos in­dí­ge­nas me­xi­ca­nos que apa­re­cen en la úl­ti­ma co­lec­ción de su fir­ma, in­for­mó el go­bierno.

El re­cla­mo de Mé­xi­co fi­gu­ra en una nota en­via­da por la se­cre­ta­ria de Cul­tu­ra, Alejandra Frausto, a Marant, a quien en ya en 2015 se le ha­bían he­cho se­ña­la­mien­tos se­me­jan­tes.

“So­li­ci­to a us­ted, se­ño­ra Isa­bel Ma­rant, que ex­pli­que pú­bli­ca­men­te con qué fun­da­men­tos pri­va­ti­za una pro­pie­dad co­lec­ti­va, ha­cien­do uso de ele­men­tos cul­tu­ra­les cuyo ori­gen está ple­na­men­te do­cu­men­ta­do”, se­ña­la la car­ta fir­ma­da por Frausto y ci­ta­da en un co­mu­ni­ca­do.

La se­cre­ta­ria de Cul­tu­ra mexicana cues­tio­na que se po­drían re­tri­buir be­ne­fi­cios a las co­mu­ni­da­des crea­do­ras de es­tos di­se­ños por la ex­plo­ta­ción co­mer­cial por par­te de la fir­ma de Ma­rant.

“Se tra­ta de un prin­ci­pio de con­si­de­ra­ción éti­ca que (…) nos obli­ga a ha­cer un lla­ma­do de aten­ción y po­ner en la mesa de la dis­cu­sión pú­bli­ca un tema im­pos­ter­ga­ble: pro­te­ger los de­re­chos de los que his­tó­ri­ca­men­te se han in­vi­si­bi­li­za­do”, aña­de la car­ta.

Se­gún au­to­ri­da­des me­xi­ca­nas, en su co­lec­ción Etoi­le oto­ño-in­vierno 2020-21, Ma­rant uti­li­zó ele­men­tos cul­tu­ra­les de co­mu­ni­da­des de Mi­choa­cán (oes­te), Es­ta­do de Mé­xi­co, Tlax­ca­la (cen­tro), San Luis Po­to­sí (nor­te) y Oa­xa­ca (sur).

Cita como ejem­plo una capa que imi­ta­ría la geo­me­tría de pren­das de la cul­tu­ra pu­re­pe­cha, pre­sen­te en Mi­choa­cán, y que guar­da un pro­fun­do sig­ni­fi­ca­do para esa et­nia.

Esa pren­da tie­ne un cos­to de 490 eu­ros, se­gún la pá­gi­na de ven­ta en lí­nea de Ma­rant, cons­ta­tó la AFP.

En 2019 Mé­xi­co tam­bién re­cla­mó a la fir­ma de Ca­ro­li­na He­rre­ra, di­se­ña­do­ra ve­ne­zo­la­na ra­di­ca­da en Es­ta­dos Uni­dos, el ha­ber re­pli­ca­do co­lo­ri­dos bor­da­dos pro­pios de la co­mu­ni­dad de Te­nan­go (cen­tro).

Zara, Man­go y Rap­so­dia son otras mar­cas que han sido se­ña­la­dos de “apro­piar” los di­se­ños de Mé­xi­co, que con 56 gru­pos ét­ni­cos tie­ne una im­por­tan­te ri­que­za ar­te­sa­nal, in­clui­dos tex­ti­les y bor­da­dos. Fuente: Agen­ce Fran­ce-Pres­se.

Vestidos de la disenadora Carolina Herrera, quien tambien fue acusada de robar propiedad intangible cultural mexicana en los patrones que uso para una coleccion pasada, inspirada en el pais azteca.