Lago Ypa­ca­raí se seca y pone en ries­go el tu­ris­mo in­terno en Pa­ra­guay

NCC, Asun­ción, Pa­ra­guay.– El icó­ni­co lago Ypa­ca­raí, el prin­ci­pal cen­tro tra­di­cio­nal de ve­ra­neo de la zona me­tro­po­li­ta­na de Asun­ción, su­fre un his­tó­ri­co des­cen­so del ni­vel de las aguas, que pone en ries­go el tu­ris­mo in­terno que las au­to­ri­da­des pro­mue­ven por la pan­de­mia.

Co­no­ci­do por la can­ción “Re­cuer­dos del lago azul de Ypa­ca­raí”, se en­cuen­tra en sus ni­ve­les más crí­ti­cos, con las ori­llas re­ti­ra­das a más de 100 me­tros de su mar­ca nor­mal.

“La fal­ta de llu­vias por el fe­nó­meno ‘La Ni­ña’, que se pro­du­ce cuan­do las co­rrien­tes de agua vie­nen frías en el Pa­cí­fi­co ecua­to­rial, re­per­cu­te en el lle­na­do de ríos, arro­yos y la­gos”, dijo Nel­son Pé­rez, sub­di­rec­tor de Hi­dro­lo­gía, per­te­ne­cien­te a la Di­rec­ción de Me­teo­ro­lo­gía.

La se­quía del lago, de unos 24 km de lar­go por unos seis de an­cho, se re­gis­tra des­de ju­lio y se pro­yec­ta has­ta fi­nes de di­ciem­bre, se­gún el ex­per­to.

La de­pre­sión de los cau­ces hí­dri­cos afec­ta a toda la cuen­ca del río Pa­ra­guay, que nace en el Pan­ta­nal bra­si­le­ño y re­co­rre por es­pa­cio de 1.000 km el te­rri­to­rio pa­ra­gua­yo.

Las bar­ca­zas ya no lle­gan a Asun­ción, sal­vo las de pe­que­ño y me­diano por­te de­bi­do al des­cen­so del ni­vel de las aguas. La si­tua­ción re­per­cu­te has­ta en el agua po­ta­ble que deja por ho­ras a ba­rrios en­te­ros sin el su­mi­nis­tro.

“En di­ciem­bre pue­den vol­ver las llu­vias en can­ti­dad ra­zo­na­ble. No sa­be­mos si al­can­za­rán las nor­ma­les pero mi­ti­ga­rán este ni­vel tan bajo. En toda la re­gión de los ríos Pa­ra­guay y Pa­ra­ná las aguas es­tán muy por de­ba­jo de las his­tó­ri­cas”, ex­pli­có el hi­dró­lo­go.

El pa­no­ra­ma se tor­na de­sola­dor en San Ber­nar­dino, el prin­ci­pal nú­cleo de tu­ris­mo, des­de don­de se di­vi­sa uno de los pai­sa­jes más re­pre­sen­ta­ti­vos del país, por su fau­na, flo­ra y su re­lie­ve de se­rra­nías que atrae el tu­ris­mo.

“La pun­ta del mue­lle de ma­de­ra que man­dé cons­truir hace un año con una en­tra­da al lago de 30 me­tros que­dó 100 me­tros atrás de la ac­tual ori­lla”, se­ña­ló Ja­vier Eli­zon­do, pro­pie­ta­rio de una de las de­ce­nas de ca­sas de ve­ra­neo.

El lago Ypa­ca­raí no solo tro­pie­za con el pro­ble­ma cli­má­ti­co sino tam­bién con la con­ta­mi­na­ción. Se usa como de­po­si­ta­rio de las cloa­cas de las ciu­da­des ri­be­re­ñas (cin­co en to­tal) así como de los re­si­duos que arro­jan las in­dus­trias, es­pe­cial­men­te cur­tiem­bres. Fuente: AFP