La masa de edi­fi­cios, má­qui­nas y de ca­rre­te­ras su­pe­ra­rá el año 2020 a la de los ár­bo­les

Un nue­vo es­tu­dio de cien­tí­fi­cos del Ins­ti­tu­to Weiz­mann de Cien­cias, en Is­rael, revela que el vo­lu­men de edi­fi­cios, ca­rre­te­ras y má­qui­nas se ha ido du­pli­can­do cada dos decadas en los úl­ti­mos 100 años, mien­tras que la masa ve­ge­tal se ha re­du­ci­do a la mi­tad

NCC, vie,11 dic.- El año 2020 mar­ca­rá un an­tes y un des­pués en mu­chos as­pec­tos. Uno de ellos será el mo­men­to en el que la masa crea­da por el ser hu­mano su­pere a la bio­ma­sa to­tal. Se­gún un nue­vo es­tu­dio, el vo­lu­men de edi­fi­cios, ca­rre­te­ras y má­qui­nas se ha ido du­pli­can­do cada 20 años en los úl­ti­mos 100 años, mien­tras que la masa ve­ge­tal se ha re­du­ci­do a la mi­tad.

Nos di­ri­gi­mos ha­cia una ‘jun­gla de as­fal­to’, se­gún un es­tu­dio pu­bli­ca­do esta se­ma­na en la re­vis­ta Na­tu­re. Edi­fi­cios de hor­mi­gón y la­dri­llo, ca­rre­te­ras de as­fal­to, má­qui­nas de ace­ro y plás­ti­co y pro­duc­tos de todo tipo fa­bri­ca­dos por el ser hu­mano se es­tán pro­du­cien­do a un rit­mo que su­pera ya el de la crea­ción de la ma­te­ria or­gá­ni­ca por par­te de la na­tu­ra­le­za, la bio­ma­sa.

Se­gún los cien­tí­fi­cos de Ins­ti­tu­to Weiz­mann de Cien­cias en Is­rael, que han li­de­ra­do el tra­ba­jo, los ma­te­ria­les de ori­gen an­tro­po­gé­ni­co se han du­pli­ca­do cada 20 años du­ran­te el úl­ti­mo si­glo. La ten­den­cia irá a más, y pre­vén que esta masa ar­ti­fi­cial al­can­ce los dos te­ra­to­nes, es de­cir los dos bi­llo­nes de to­ne­la­das, para el año 2040.

“En el es­tu­dio mos­tra­mos que la masa an­tro­po­gé­ni­ca ex­ce­de aho­ra a la bio­ma­sa viva. Para ilus­trar­lo, de­mos­tra­mos que la masa de edi­fi­cios y la in­fra­es­truc­tu­ra en ge­ne­ral es aho­ra ma­yor que la masa de to­dos los ár­bo­les y ar­bus­tos jun­tos”, ex­pli­ca a SINC Emily El­ha­cham, pri­me­ra au­to­ra de la in­ves­ti­ga­ción y cien­tí­fi­ca en el de­par­ta­men­to de Cien­cias Ve­ge­ta­les y Am­bien­ta­les del cen­tro is­rae­lí.

El es­tu­dio, que re­fle­ja una ins­tan­tá­nea del pa­no­ra­ma ac­tual de nues­tro pla­ne­ta cal­cu­lan­do el peso seco y hú­me­do (ex­clu­yen­do el agua), su­gie­re que la masa crea­da por el hu­mano du­pli­ca­rá den­tro de 20 años a la masa vi­vien­te, si­tua­da aho­ra en algo más de un te­ra­tón, es de­cir un bi­llón de to­ne­la­das.

A prin­ci­pios del si­glo XX, esta masa pro­du­ci­da por la so­cie­dad equi­va­lía a ape­nas el 3 % de la bio­ma­sa to­tal. ¿Cómo se pasó de ese por­cen­ta­je me­nor a una masa equi­va­len­te en poco más de un si­glo? No solo se ha mul­ti­pli­ca­do la ci­fra du­ran­te es­tos años, sino que los ob­je­tos que se han pro­du­ci­do su­pe­ra­ron con cre­ces el cre­ci­mien­to de la po­bla­ción.

Masa antropogénica Vs. vegetal

Los cien­tí­fi­cos re­ve­lan, así, que por cada per­so­na que vive en el mun­do se pro­du­ce, de me­dia cada se­ma­na, una can­ti­dad de masa an­tro­po­gé­ni­ca ma­yor que su pro­pio peso cor­po­ral. Este in­cre­men­to ha sido no­ta­ble so­bre todo a par­tir de la dé­ca­da de 1950, des­pués de la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial, cuan­do los ma­te­ria­les de cons­truc­ción como el hor­mi­gón y los agre­ga­dos se hi­cie­ron cada vez más ac­ce­si­bles.

“Se tra­ta de una ca­rac­te­ri­za­ción cuan­ti­ta­ti­va sim­bó­li­ca y ma­si­va del An­tro­po­ceno. Dada la evi­den­cia em­pí­ri­ca so­bre la masa acu­mu­la­da de pro­duc­tos hu­ma­nos, ya no po­de­mos ne­gar nues­tro pa­pel cen­tral en el mun­do na­tu­ral. So­mos un ac­tor im­por­tan­te y eso con­lle­va una res­pon­sa­bi­li­dad com­par­ti­da”, co­men­ta El­ha­cham.

La ace­le­ra­ción pro­duc­ti­va de mi­tad del si­glo XX man­tu­vo su cur­so a lo lar­go de las seis dé­ca­das si­guien­tes. Los ma­te­ria­les em­plea­dos para la cons­truc­ción de ca­sas y pi­sos uni­fa­mi­lia­res, ca­rre­te­ras y edi­fi­cios de ofi­ci­nas cons­ti­tu­yen aho­ra la prin­ci­pal fuen­te de esta masa ar­ti­fi­cial.

El des­equi­li­brio en­tre masa na­tu­ral y an­tro­po­gé­ni­ca se ha pro­du­ci­do tam­bién no solo por el au­men­to ex­po­nen­cial de la ar­ti­fi­cial, que se pro­du­ce en la ac­tua­li­dad a un rit­mo de 30 gi­ga­to­ne­la­das por año, sino tam­bién por­que los se­res hu­ma­nos han re­du­ci­do a la mi­tad la bio­ma­sa ve­ge­tal des­de el inicio de la agri­cul­tu­ra, a tra­vés de cam­bios en el uso del sue­lo como la de­fo­res­ta­ción.

“Esto de­mues­tra has­ta qué pun­to nues­tra hue­lla glo­bal se ha ex­ten­di­do más allá de nues­tra ‘ta­lla de za­pa­to’ in­di­vi­dual. Una vez que to­dos ten­ga­mos es­tas im­pac­tan­tes ci­fras ante nues­tros ojos, es­pe­ro que po­da­mos, como es­pe­cie, asu­mir la res­pon­sa­bi­li­dad”, con­clu­ye Ron Milo, au­tor prin­ci­pal del tra­ba­jo e in­ves­ti­ga­dor en el ins­ti­tu­to is­rae­lí. Fuente: SINC.