La lluvia ayuda, pero la alerta persiste. Bolivia suma 1.8 millones de hectáreas quemadas por incendios

ANF

“Lluvia en la serranía del Iñao apagó los incendios en la casa grande del oso jukumari”, así anunciaba la red de Jóvenes Ambientalistas de Bolivia ayer tras haberse registrado la sofocación de incendios en la región de Monteagudo a causa de las precipitaciones.

Pero el fuego en Bolivia persiste, al igual que los riesgos en poblaciones indígenas y biodiversidad. De igual forma los focos de calor superan el número de 4 mil.

El reciente reporte del Ministerio de Medio Ambiente y Agua establece que de este total de 1,8 millones de hectáreas quemadas por los incendios forestales este año, la región más afectada es el departamento de Santa Cruz con 1,2 millones de hectáreas.

Si bien los incendios activos en el país disminuyeron de 41 a 23, de acuerdo al informe de este fin de semana del viceministro de Defensa Civil, Luis Gerardo Thellaeche, Santa Cruz continúa registrando mayores riesgos con con 19 focos de calor en seis municipios y cuatro áreas protegidas.