La cór­nea pa­re­ce re­sis­tir la in­fec­ción por co­ro­na­vi­rus

NCC, Ma­drid, Es­pa­ña.- El SARS-CoV-2, el vi­rus que cau­sa la co­vid-19, pa­re­ce no re­pli­car­se en la cór­nea hu­ma­na, se­gún un es­tu­dio que re­cuer­da que el del zika, por ejem­plo, sí se ha en­con­tra­do en lá­gri­mas y en te­ji­do cor­neal.

Asi­mis­mo, se ha vis­to que el her­pes sim­ple pue­de in­fec­tar la cór­nea y pro­pa­gar­se a otras par­tes del cuer­po en pa­cien­tes con sis­te­mas in­mu­no­ló­gi­cos com­pro­me­ti­dos.

Este nue­vo tra­ba­jo de in­ves­ti­ga­do­res de la Es­cue­la de Me­di­ci­na de la Uni­ver­si­dad de Wa­shing­ton en San Luis (Es­ta­dos Uni­dos) se­ña­la que es po­si­ble que el ojo no sea tan vul­ne­ra­ble al co­ro­na­vi­rus como se pen­sa­ba has­ta aho­ra; aun­que “es de­ma­sia­do pron­to para des­car­tar la im­por­tan­cia de la pro­tec­ción ocu­lar”, ad­vier­ten sus au­to­res.

Investigadores indican que la córnea parece resistir la infección por coronavirus. (Foto Prensa Libre: Pixabay)

Los nue­vos ha­llaz­gos, pu­bli­ca­dos en Cell Re­ports, su­gie­ren que la cór­nea del ojo pue­de re­sis­tir la in­fec­ción del nue­vo co­ro­na­vi­rus; aun­que los cien­tí­fi­cos aún tie­nen que de­ter­mi­nar si otros te­ji­dos den­tro y al­re­de­dor de esta son vul­ne­ra­bles al SARS-CoV-2, como los con­duc­tos la­gri­ma­les y la mem­bra­na con­jun­ti­va.

Cór­neas de ra­tón y hu­ma­nas

“Nues­tros ha­llaz­gos no prue­ban que to­das las cór­neas sean re­sis­ten­tes, pero cada cór­nea de do­nan­te que ana­li­za­mos era re­sis­ten­te al nue­vo co­ro­na­vi­rus”; re­su­me el mi­cro­bió­lo­go Jo­nat­han J. Mi­ner, quien, jun­to al of­tal­mó­lo­go Ra­jen­dra S. Apte, es­tu­dió cór­neas tan­to de ra­to­nes como hu­ma­nas ex­pues­tas a los vi­rus del her­pes sim­ple, zika y SARS-CoV-2.

Se­gún ex­pli­ca Apte en un co­mu­ni­ca­do, al­gu­nos pa­cien­tes con co­vid-19 pre­sen­tan sín­to­mas ocu­la­res, como con­jun­ti­vi­tis, pero no está cla­ro que la in­fec­ción vi­ral en sí mis­ma lo cau­se; “po­dría es­tar re­la­cio­na­da -apun­ta- con una in­fla­ma­ción se­cun­da­ria”.

“Se sabe que la cór­nea y la con­jun­ti­va tie­nen re­cep­to­res para el nue­vo co­ro­na­vi­rus, pero en nues­tras in­ves­ti­ga­cio­nes en­con­tra­mos que el vi­rus no se re­pli­có en la cór­nea”, afir­ma.

Para com­pro­bar si la cór­nea po­dría ser­vir como pun­to de en­tra­da del SARS-CoV-2, los in­ves­ti­ga­do­res ex­pu­sie­ron el te­ji­do ocu­lar a los di­fe­ren­tes vi­rus para ob­ser­var si po­dían cre­cer y re­pli­car­se. Asi­mis­mo, bus­ca­ron sus­tan­cias cla­ves en el te­ji­do cor­neal que pu­die­ran pro­mo­ver o in­hi­bir el cre­ci­mien­to vi­ral.

In­hi­bi­do­res vin­cu­la­dos al cre­ci­mien­to vi­ral

Un in­hi­bi­dor que iden­ti­fi­ca­ron fue el de­no­mi­na­do in­ter­fe­rón lamb­da. Así, des­cu­brie­ron que este in­ter­fe­rón im­pe­día el cre­ci­mien­to efi­cien­te del vi­rus zika y del vi­rus del her­pes sim­ple en la cór­nea.

Sin em­bar­go, en el SARS-CoV-2, los ni­ve­les de esta sus­tan­cia no tu­vie­ron efec­to so­bre si el co­ro­na­vi­rus po­día re­pli­car­se: sim­ple­men­te no se pudo es­ta­ble­cer si el in­ter­fe­rón lamb­da es­ta­ba o no pre­sen­te.

Esto es “tran­qui­li­za­dor”, se­gún Apte, para quien la co­vid-19 pro­ba­ble­men­te no pue­da ser trans­mi­ti­da a tra­vés de un tras­plan­te de cór­nea o pro­ce­di­mien­tos si­mi­la­res en el ojo.

Los da­tos su­gie­ren por tan­to que el co­ro­na­vi­rus no pa­re­ce ser ca­paz de pe­ne­trar en la cór­nea, pero, de­bi­do a “las in­cóg­ni­tas” so­bre los con­duc­tos la­gri­ma­les y la con­jun­ti­va, “es de­ma­sia­do pron­to para des­car­tar la im­por­tan­cia de la pro­tec­ción ocu­lar”.

“Es im­por­tan­te res­pe­tar lo que este vi­rus es ca­paz de ha­cer y to­mar las pre­cau­cio­nes ade­cua­das”, in­sis­te Mi­ner, quien agre­ga que son ne­ce­sa­rios es­tu­dios clí­ni­cos más am­plios que ayu­den a en­ten­der me­jor to­das las vías po­ten­cia­les de trans­mi­sión del SARS-CoV-2, in­clu­yen­do el ojo. Fuente: EFE­fu­tu­ro