La con­ta­mi­na­ción at­mos­fé­ri­ca le res­ta a la UE un 4,9 por cien­to del PIB

Pa­rís, Fran­cia, 19 nov.- La con­ta­mi­na­ción at­mos­fé­ri­ca le cos­tó al con­jun­to de la Unión Eu­ro­pea más de 600.000 mi­llo­nes de eu­ros en 2017, lo que equi­va­le al 4,92 % de su pro­duc­to in­te­rior bru­to (PIB); se­gún los cálcu­los de la Or­ga­ni­za­ción para la Coope­ra­ción y el Desa­rro­llo Eco­nó­mi­co (OCDE).

El grue­so de esas ci­fras se ex­pli­ca por la mor­ta­li­dad cau­sa­da por la con­ta­mi­na­ción, pero a eso hay que aña­dir los da­ños en la ca­li­dad de vida, la pér­di­da de pro­duc­ti­vi­dad de las per­so­nas que caen en­fer­mas y el au­men­to de los gas­tos sa­ni­ta­rios, ex­pli­có este jue­ves la OCDE en un in­for­me so­bre la sa­lud en Eu­ro­pa.

El cos­to eco­nó­mi­co re­la­ti­vo en los 31 paí­ses eu­ro­peos ana­li­za­dos (los 27 de la UE más Reino Uni­do, Sui­za, No­rue­ga e Is­lan­dia) sue­le coin­ci­dir con el im­pac­to sa­ni­ta­rio que tie­ne en cada uno de ellos.

Los paí­ses que más su­fren eco­nó­mi­ca­men­te por la con­ta­mi­na­ción at­mos­fé­ri­ca son to­dos an­ti­guos miem­bros del blo­que so­vié­ti­co: Bul­ga­ria (le res­tó un 13,16 % del PIB en 2017), Hun­gría (9,88 %), Croa­cia (9,44 %), Ru­ma­nía (9,29 %), Le­to­nia (9,18 %) y Li­tua­nia (8,49 %)

El cos­to eco­nó­mi­co fue del 5,75 % del PIB para Ita­lia, del 5,55 % para Ale­ma­nia, tam­bién por en­ci­ma de la me­dia, del 4,31 % para Es­pa­ña, del 4,15 % en Reino Uni­do o del 3,27 % para Fran­cia. Los da­tos me­nos ma­los son en su in­men­sa ma­yo­ría los de paí­ses nór­di­cos: Sue­cia (2,46 % del PIB), Ir­lan­da (2,33 %), Fin­lan­dia (2,26 %) e Is­lan­dia (1,85 %).

Mor­ta­li­dad por alta con­ta­mi­na­ción

Glo­bal­men­te, la po­lu­ción pro­vo­có en­tre 168.000 y 346.000 muer­tes pre­ma­tu­ras en la UE en 2018 y la mor­ta­li­dad fue par­ti­cu­lar­men­te ele­va­da en Bul­ga­ria (177 muer­tes por cada 100.000 ha­bi­tan­tes), Hun­gría (134), Ru­ma­nía (128), Croa­cia (124), Po­lo­nia (122) y Gre­cia (110).

La me­dia eu­ro­pea era de 79 fa­lle­ci­mien­tos por cada 100.000 ha­bi­tan­tes. Por de­ba­jo es­ta­ban Ale­ma­nia (76), Es­pa­ña (52), Fran­cia (51), Reino Uni­do (50), Sui­za (41), Fin­lan­dia (31), Sue­cia (31), Ir­lan­da (27), No­rue­ga (26) e Is­lan­dia (17).

La Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud (OMS) con­si­de­ra que cuan­do se su­pe­ran los 10 mi­cro­gra­mos de par­tí­cu­las por me­tro cú­bi­co de aire hay ries­go sa­ni­ta­rio y ese um­bral se su­peró muy am­plia­men­te como me­dia anual en 2018 en Po­lo­nia (21,7), Bul­ga­ria (21), Hun­gría (18,3), Gre­cia (18,3) y en la Re­pú­bli­ca Che­ca (18,3).

Tam­bién era su­pe­rior a esa re­fe­ren­cia la me­dia de la con­cen­tra­ción de mi­cro­par­tí­cu­las en la UE (13,4), así como las de Ale­ma­nia (12,3), Fran­cia (10,6) y Es­pa­ña (10,2).

Los au­to­res del es­tu­dio re­cuer­dan que las per­so­nas que vi­ven con un alto ni­vel de po­lu­ción at­mos­fé­ri­ca tie­nen una ma­yor vul­ne­ra­bi­li­dad ante la co­vid-19, con for­mas de la en­fer­me­dad más gra­ves.

La ex­po­si­ción a lar­go pla­zo a las mi­cro­par­tí­cu­las con­tri­bu­yó a al­re­de­dor del 19 % de la mor­ta­li­dad por co­ro­na­vi­rus en Eu­ro­pa de­bi­do a su efec­to agra­van­te de do­len­cias res­pi­ra­to­rias y car­dio­vas­cu­la­res, de acuer­do con un es­tu­dio ci­ta­do por la OCDE.

Ade­más, otras in­ves­ti­ga­cio­nes su­gie­ren que la con­ta­mi­na­ción del aire pue­de ele­var el ries­go de in­fec­ción. FUENTE: EFE Y NOTICIAS NCC