Jar­di­ne­ros acró­ba­tas de Ang­kor res­ca­tan ma­ra­vi­llas je­me­res

This photo taken on October 12, 2020 shows a gardener removing tree saplings from the exterior of the Angkor Wat temple in Siem Reap province. - Stacking a ladder against the towering spires of Cambodia's archaeological marvel Angkor Wat, a crack team of gardeners gingerly scales the temple's exterior to hack away foliage before it damages the ancient facade. (Photo by TANG CHHIN Sothy / AFP) / TO GO WITH Cambodia-archaeology-culture-conservation, FEATURE by Suy SE

NCC, Ciu­dad de Siem Riep, Cam­bo­ya.- Subido en una es­ca­le­ra que pa­re­ce in­ter­mi­na­ble, Sh­hoeurm Try as­cien­de des­cal­zo y sin pro­tec­ción los 65 me­tros de la to­rre más alta del tem­plo de Ang­kor Wat y lue­go re­ti­ra, con sumo cui­da­do, la ve­ge­ta­ción que ame­na­za con da­ñar las fa­cha­das de esta ma­ra­vi­lla de la ar­qui­tec­tu­ra je­mer.

“Si co­me­tes un solo error, no so­bre­vi­ves”, ex­pli­ca a la AFP el jar­di­ne­ro acró­ba­ta, una vez en tie­rra.

Esto no lo di­sua­de de con­ti­nuar su lu­cha con­tra la na­tu­ra­le­za para pro­te­ger las de­ce­nas de edi­fi­cios re­li­gio­sos de Ang­kor, mal­tra­ta­dos por la ve­ge­ta­ción tro­pi­cal y las llu­vias mon­zó­ni­cas.

“Cuan­do los ár­bo­les pe­que­ños cre­cen, sus raí­ces ha­cen caer las pie­dras”, ex­pli­ca.

Como él, una trein­te­na de jar­di­ne­ros ins­pec­cio­nan el gi­gan­tes­co si­tio, de 162 hec­tá­reas, si­tua­do cer­ca de Siem Reap (nor­te), al ace­cho del me­nor ar­bus­to ins­ta­la­do en las grie­tas de las ro­cas.

Edi­fi­ca­do bajo el im­pe­rio je­mer (si­glos IX-XIV) y de­cla­ra­do pa­tri­mo­nio de la hu­ma­ni­dad por la Unes­co des­de 1992, el par­que ar­queo­ló­gi­co está de­sier­to des­de la cri­sis del co­ro­na­vi­rus.

Sólo unas 50 per­so­nas lo vi­si­tan cada día, fren­te a las 9.000 que lo fre­cuen­ta­ban an­tes de la pan­de­mia, se­gún da­tos de las au­to­ri­da­des.

La na­tu­ra­le­za con­ti­núa su tra­ba­jo y de­jar los tem­plos sin cui­da­do po­dría ha­cer re­sur­gir la vi­sión del fran­cés Hen­ri Mouhot cuan­do hizo des­cu­brir a Oc­ci­den­te en 1859 la “ciu­dad per­di­da” de Ang­kor, aban­do­na­da des­de hace si­glos.

Los edi­fi­cios re­li­gio­sos de pie­dra are­nis­ca eran los úni­cos so­bre­vi­vien­tes. La ve­ge­ta­ción, el mon­zón y las ter­mi­tas ha­bían aca­ba­do con las ca­sas y los pa­la­cios de ma­de­ra cu­bier­tos de teja y paja.

Hay que pre­ser­var a toda cos­ta los tem­plos “para las ge­ne­ra­cio­nes más jó­ve­nes”, sub­ra­ya Ch­hoeurm Try, des­pués de tre­par bajo la mi­ra­da ad­mi­ra­ti­va de los po­cos tu­ris­tas pre­sen­tes y de mon­jes bu­dis­tas.

Sin red 

No se uti­li­zan cuer­das o ma­te­rial de es­ca­la­da que pue­dan da­ñar las frá­gi­les es­cul­tu­ras de pie­dra. En cuan­to a un an­da­mio, tar­da­ría se­ma­nas en ser cons­trui­do y lue­go re­ti­ra­do.

Lle­var equi­po de pro­tec­ción “po­dría cau­sar más pro­ble­mas” a los jar­di­ne­ros, pro­te­gi­dos sólo por un cas­co, ex­pli­ca Ngin Thy, el jefe del equi­po. “Es más se­gu­ro lle­var sim­ple­men­te un par de ti­je­ras y tre­par di­rec­ta­men­te con las ma­nos des­nu­das”, co­men­ta.

So­bre todo por­que al­gu­nos pa­sa­jes son es­tre­chos y hay que co­lar­se en­tre las es­cul­tu­ras, evi­tan­do to­car los fri­sos.

“En los tem­plos de la­dri­llo es aún más di­fí­cil”, ex­pli­ca Ch­hoeurm Try, cuyo cas­co se par­tió en dos por el des­pren­di­mien­to de un la­dri­llo hace al­gu­nos años.

La Au­to­ri­dad para la Pro­tec­ción del Si­tio y la Ges­tión de la Re­gión de Ang­kor (AP­SA­RA), que ad­mi­nis­tra el par­que, está bus­can­do un pro­duc­to para de­te­ner el cre­ci­mien­to de las raí­ces.

“Si po­de­mos usar­lo, re­du­ci­ría la car­ga (de tra­ba­jo)” de los jar­di­ne­ros, pre­ci­sa el sub­di­rec­tor de AP­SA­RA, Kim Sot­hin. Pero “pri­me­ro de­be­mos pro­bar­lo, nos preo­cu­pa que tam­bién dañe las pie­dras”, aña­de.

Mien­tras tan­to, los jar­di­ne­ros acró­ba­tas de­ben pro­te­ger como pue­den el es­plen­dor de Ang­kor Wat.

“Al­gu­nos no quie­ren ha­cer este tra­ba­jo por­que es de­ma­sia­do pe­li­gro­so”, con­fie­sa Oeurm Ama­tak, de 21 años. Se unió al equi­po du­ran­te un año como apren­diz y aún no se atre­ve a es­ca­lar to­dos los tem­plos. “Esto no es para todo el mun­do”, re­su­me. Fuente: Agen­ce Fran­ce-Pres­se.