Informe de EEUU: Países europeos no combaten el antisemitismo

Casi una docena de países europeos son “insuficientes” en sus esfuerzos para enfrentar los desafíos del antisemitismo.

“Lamentablemente, 2020 fue otro año difícil para el antisemitismo global” entre el COVID-19, que desencadenó una “avalancha” de propaganda antisemita y ataques físicos contra judíos en todo el mundo, dijo Gary Bauer, comisionado de la Comisión de Estados Unidos sobre Libertad Religiosa Internacional, así como presidente del grupo de expertos de American Values.

Sus comentarios se produjeron durante una sesión informativa de una hora sobre el recién publicado “Antisemitismo en Europa: Implicaciones para la política estadounidense” de la comisión, un organismo del gobierno estadounidense establecido por la Ley de Libertad Religiosa Internacional de 1998.

“Incluso a los judíos muertos no se les permitió descansar en paz”, dijo Bauer, y señaló que los cementerios judíos eran blancos frecuentes de grafitis y vandalismo con lápidas volcadas.

El informe examinó el antisemitismo en 11 países europeos (Bélgica, Francia, Alemania, Hungría, los Países Bajos, Noruega, Polonia, Rusia, Suecia, Ucrania y el Reino Unido) y buscó responder a la pregunta fundamental de: “¿Pueden los judíos vivir abierta y libremente como judíos, de la manera que deseen?”

El tamaño de las comunidades judías oscilaba entre 1.500 en Noruega y 448.000 en Francia, y descubrió que en 10 de los 11 países que presentaron esfuerzos para enfrentar los desafíos del antisemitismo siguen siendo “insuficientes”.

El único país que evitó esta designación y “sobrepasó” los esfuerzos para combatir el antisemitismo fue Noruega, que cuenta con un plan nacional integral para combatir el flagelo, así como fondos suficientes para medidas de seguridad para proteger a la comunidad judía, entre otras medidas positivas.

Según Andrew Srulevitch, director de asuntos europeos y subdirector de asuntos internacionales de la Liga Anti-Difamación (ADL, por sus siglas en inglés), que trabajó en el informe, hay un “subregistro masivo” de actos antisemitas en Europa. Señaló una encuesta de 2019 realizada por la Agencia de Derechos Fundamentales de la UE que preguntó a los miembros de las comunidades judías si habían informado a la policía o a cualquier otra organización del incidente antisemita “más grave” ocurrido en los últimos cinco años.

“En todos los países, la gran mayoría de las víctimas no habían denunciado el incidente”, dijo, y agregó que esto es enormemente “problemático”.

En Francia, por ejemplo, que tiene una gran comunidad judía, parecería que tienen una tasa de antisemitismo más baja que otros lugares con comunidades más pequeñas, pero la razón de su número corresponde a incidentes que no se informan.

Según Srulevitch, los líderes judíos también están notando una “fatiga” informativa, ya que la comunidad judía siente que sus informes a menudo no se toman ni se tratan en serio. Eso, dijo, conduce a menos informes, una “trampa que tenemos que evitar”.

Añadió que la falta de confianza de la comunidad judía en sus autoridades locales es otro tema “crítico”.

Quizás el único lugar en el que el subregistro no es la norma es en el Reino Unido, donde los líderes comunitarios judíos han enfatizado la importancia de informar todos y cada uno de los incidentes y actos de antisemitismo al Community Security Trust, que se dedica a proteger a la comunidad judía del Reino Unido.

Combatir la tendencia a “desmoralizarse”

David Weinberg, director de asuntos internacionales de ADL en Washington que también trabajó en el informe, señaló que si bien Estados Unidos no puede entrar y solucionar los problemas de antisemitismo de otro país, definitivamente tiene un papel que desempeñar para ayudar a combatirlo.

Por ejemplo, dijo, Estados Unidos puede proporcionar a los países europeos capacitación y mejores prácticas para combatir el antisemitismo y el contraterrorismo. También debería instar a todas las naciones de la Unión Europea a nombrar un coordinador cuyo único enfoque debería ser el antisemitismo y no el odio en general.

Además, dijo Weinberg, la Comisión de EE. UU. para la Herencia Estadounidense en el Extranjero puede desempeñar un papel más importante al denunciar el vandalismo en sitios judíos como sinagogas y cementerios, y la Oficina para Monitorear y Combatir el Antisemitismo aprobada y autorizada por el Congreso debe contar con todo el personal lo antes posible.

Entre las recomendaciones del informe se encuentran que los gobiernos europeos financien por completo los requisitos de seguridad de las comunidades judías, lo que Srulevitch señaló que actualmente solo se realiza en HungríaNoruega y el Reino Unido; reformar la educación para incluir representaciones positivas de los judíos y sus contribuciones al país individual y al mundo; y mejorar la gestión policial de los delitos antisemitas.

Reconociendo que no solo los judíos, sino todas las personas pueden sentirse “bastante deprimidas y desmoralizadas” por la “naturaleza perdurable del antisemitismo“, Bauer trató de ofrecer un poco de esperanza durante la presentación cuando señaló que “es importante animarse porque las naciones más conocidas por la opresión de los judíos hace tiempo que no están”.

©EnlaceJudío