Imputan por «homicidio culposo» al médico de Diego Armando Maradona

El galeno de cabecera del astro argentino, Leopoldo Luque, fue notificado y su domicilio y clínica allanados. Las fuentes judiciales aclararon que la acción no implica un llamado a indagatoria ni una medida restrictiva de la libertad, sino que se le informa que está siendo objeto de una investigación por la posible comisión del mencionado delito.

TELAM. Domingo, 29 de Noviembre del 2020.- El médico Leopoldo Luque fue imputado del delito «homicidio culposo» en el marco de la causa en la que se investigan las circunstancias de la muerte de Diego Armando Maradona.

La policía allano la casa del galeno en el conurbano bonaerense y su consultorio porteño en busca de elementos de interés para avanzar con el expediente, informaron fuentes policiales y judiciales, publica Télam.

Luque fue notificado formalmente de sus derechos esta mañana, mientras se allanaba su domicilio ubicado en la calle 30 de Septiembre al 1800, de Adrogué, en la zona sur del conurbano y su consultorio.

Maradona y el médico.

Las fuentes judiciales aclararon a que esta notificación no implica un llamado a indagatoria ni una medida restrictiva de la libertad, sino que se le informa que está siendo objeto de una investigación por la posible comisión del mencionado delito.

De acuerdo a los voceros, personal de la Superintendencia de Investigaciones de la Policía bonaerense realizaba el allanamiento al domicilio de Luque por orden del juez de Garantías de San Isidro, Orlando Díaz, a pedido del equipo de fiscales encabezado por el fiscal general de ese Departamento Judicial, John Broyad, e integrado por sus adjuntos Patricio Ferrari y Cosme Iribarren; y por la fiscal de Benavídez, Laura Capra.

Mientras que con el apoyo de la Policía Federal Argentina (PFA), los detectives también allanaron el consultorio de Luque situado en avenida Del Libertador 5990, de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

Las fuentes consultadas señalaron que en los procedimientos, los funcionarios policiales y judiciales buscaban historias clínicas, computadoras, teléfonos celulares y documentación que de interés para la causa que quedó caratulada como «homicidio culposo».

Este delito implica que los fiscales a cargo del expediente investigan si hubo negligencia médica en las circunstancias que llevaron a la muerte de Maradona el miércoles pasado, a los 60 años, en su casa del barrio San Andrés de Tigre.

En tanto, la Fiscalía General de San Isidro informó esta mañana en un comunicado que «ayer se continuó con las tareas investigativas y la sustanciación de la prueba en curso, tomándose además algunas declaraciones testimoniales incluidos familiares directos del causante».

«En virtud de la prueba que se fue recabando se consideró necesario solicitar allanamientos en el domicilio y consultorio del médico Leopoldo Luque (…) Los allanamientos fueron autorizados por el Sr. Juez de Garantías interviniente y se ejecutan en este momento», añadió el comunicado judicial.

En las últimas horas, según detalló una fuente judicial a Télam, declararon las hijas de Diego, Dalma, Gianina y Jana, a quienes los fiscales les preguntaron sobre cómo había sido la internación de su padre, qué médicos eran los responsables del mismo y qué le informaron estos sobre las características del tratamiento.También se les preguntó sobre cómo se había decidido la salida de Maradona de la Clínica de Olivos.

Maradona «hacía lo que quería»

En rueda de prensa y entre sollozos, Luque aseguró que el cuidó a la leyenda mundial de fútbol «todo lo que se pudo, hasta lo imposible», a un paciente que «hacía lo que quería» en la vida.

«¿Quieren saber de qué soy responsable?. De amarlo, de cuidarlo, de extenderle la vida, de mejorársela hasta lo último, de eso soy responsable», dijo.

«Yo soy neurocirujano (lo operó de un hematoma en la cabeza el 3 de noviembre). Soy la persona que se ocupaba de él. Estoy orgulloso de todo lo que hice. No tengo nada que ocultar. Estoy a disposición de la justicia», agregó.

Del consultorio de Luque «se procede al secuestro de una historia clínica perteneciente a Diego Armando Maradona, cinco computadores tipo notebook, tres teléfonos celulares, documentaciones varias y un recetario», detalló un comunicado de la Fiscalía General de San Isidro, al norte de Buenos Aires.

También de su vivienda «se secuestró una computadora y legajo personal», añadió.

Según Luque, «Diego era inmanejable. Tenía que haber ido a un centro de rehabilitación. No quería. Hay otros profesionales actuando. Él no quería ni un acompañante terapéutico. Una psiquiatra pidió una ambulancia siempre en la casa. No sé de quién es la responsabilidad de que no se puso la ambulancia», afirmó.

Convaleciente de operación

Maradona fue operado el 3 de noviembre de un hematoma en la cabeza. Antes sufría malestares, deshidratación, un andar dificultoso por una operación de rodilla y la depresión de los ocho meses de confinamiento para protegerse de la pandemia del coronavirus.

El 15 de noviembre fue dado de alta. Un antiguo médico suyo, Alfredo Cahe, recomendaba seguir la internación en un centro especializado. Se dijo que Maradona se negaba y que quería ir a su nueva casa en el barrio San Andrés, al norte de Buenos Aires.

Se indicó en el expediente que no había un desfibrilador en la casa por si se producía un episodio de un paro cardiorrespiratorio, en virtud de que Maradona sufría desde hace 20 años una cardiodilatación, que aumenta el tamaño del corazón y lo podía poner en eventual peligro de vida.

Los homenajes a Maradona, en simultáneo, siguen en todos los estadios del mundo. El velatorio se realizó en la Casa Rosada (casa de gobierno) en medio del caos y varios incidentes de violencia que provocaron que la familia decidiera terminarlo para proceder a la ceremonia de inhumación.

Maradona llegó a la cima mundial con la conquista de la Copa del Mundo de México-1986 y se convirtió en símbolo histórico de la Albiceleste, pero padeció graves problemas de salud por sus adicciones.