Hay 7 beneméritos del Chaco; sus familias piden se les otorgue un «reconocimiento en vida»

Guerra del Chaco, ERBOL. La Paz, miércoles, 02 de Dic de 2020.- La Confederación Nacional de Hijos de Beneméritos de la Guerra del Chaco está solicitando a la Asamblea Legislativa que apruebe un reconocimiento para los últimos siete excombatientes que siguen con vida, según sus registros.

Los representantes de la Confederación se presentaron este miércoles en plaza Murillo. Su ejecutivo Richard Tito Lécaros indicó que ya se tiene un proyecto de ley para que se haga el reconocimiento a quienes lucharon en defensa del territorio boliviano y los recursos naturales.

Bolivia recordo el 14 de junio de 2020, 85 años del cese de hostilidades con Paraguay en la Guerra del Chaco. A la fecha, sólo quedan siete excombatientes en el país, según datos oficiales.

El Servicio Nacional del Sistema de Reparto (Senasir) informó que los siete excombatientes viven en tres de los nueve departamentos y todos superan los 100 años de edad.

NOMBREEDADRESIDENCIA
Ernesto Talavera Choque102La Paz
Samuel Chuquimia Murillo103La Paz
Marcelino Guzmán Alarcón106La Paz
Miguel Siñaniz Vigabriel101La Paz
José Pradel Loayza105Chuquisaca
Pedro Pocube Muller103Roboré
Benigno Garrado Peñaranda104Santa Cruz

Por otro lado, la Confederación también está solicitando una ley para que los inmuebles otorgados como sede a los excombatientes pasen a las organizaciones de sus hijos.

El dirigente señaló que a través de los años hubo irregularidades en el manejo de esos inmuebles, por lo cual los hijos de beneméritos pretenden que se les transfiera los mismos para sus instituciones.

Eran el recuerdo vivo de la histórica Guerra del Chaco y cada 14 de junio recibían homenajes en varios lugares, aunque parecía que era el único día que tenían toda la atención.

En Cochabamba, los actos de homenaje se realizaban en el colegio Cobija, donde los beneméritos compartían un momento emotivo al recordar todo lo que habían pasado durante los años de contienda en el Chaco.

Cresencio Torrico, uno de los últimos excombatientes de la Guerra del Chaco en este Departamento falleció en octubre del año pasado. El benemérito compartió sus últimos días con su familia.

Jacobo Torres falleció en marzo a los 104 años. Su hijo Juan de Dios Torres aseguró que su padre y los excombatientes de la Guerra del Chaco “no han sido reconocidos”.

Torres señaló que tenían una renta de 2.500 bolivianos y que a de más de esa ayuda no les daban ningún otro apoyo.

“Han sido abandonados por todos los gobiernos”, lamentó.

En varios homenajes, el benemérito cantaba la canción que más le gustaba -según su familia-, “Boquerón abandonado”. Con un charango, daba el ritmo para entonar una de las canciones más emblemáticas que evoca al conflicto bélico.

En Santa Cruz, en mayo se informó de la partida de Abelino Alcócer.

En medio de la cuarentena, el Comando del Regimiento de Infantería X General Ignacio Warnes hizo un homenaje para el benemérito, según informaron los medios locales.

Alcócer participó del asalto de las tropas bolivianas al Fortín Boquerón. Con 105 años, pasó sus últimos días en su domicilio en San Ignacio de Velasco.

Con el reducido número de beneméritos en el país, cada vez se hace más difícil saber de ellos.

Para la Guerra del Chaco, entre 1932 y 1935, fueron movilizados al menos 200.000 soldados. El conflicto provocó 60 mil fallecidos en el lado boliviano y 40 mil en el paraguayo, según estimaciones.

Sin solución

La dotación de tierras para familiares de los beneméritos en la vía a Santa Cruz permanece sin solución, pese a los esfuerzos que se hicieron en su momento, según detalló Juan de Dios Torres.

El hijo del benemérito Jacobo Torres aseguró que en las oportunidades que fueron a ver el lugar, encontraron que otras personas ya lo ocupaban y no pudieron hacer más.

Dichos terrenos fueron entregados a los beneméritos de la patria, sin embargo, luego fueron dadas a otras personas. Ante esta situación, se inició un proceso de litigio, sin embargo, debido al deceso de los excombatientes el mismo quedó sin solución.

Bolivia y Paraguay firmaron la paz del Chaco el 12 de junio de 1935, pero el cese de hostilidades se efectivizó dos días después en las trincheras.

15 mil bolivianos para los sobrevivientes de la guerra

A través del Decreto Supremo 4241, el Gobierno boliviano dispuso el pago de 15 mil bolivianos, como un reconocimiento económico, para los beneméritos de la Guerra del Chaco.

Según la normativa se trata de un pago único y exclusivo a los sobrevivientes de ese conflicto bélico que acabó en junio de 1935.

“Este beneficio es independiente a la pensión vitalicia que los beneméritos perciben conforme a disposiciones legales vigentes y no se extiende a viudas de guerra ni viudas de posguerra. Tampoco es extensivo a sus herederos”, establece el artículo 4 de la normativaque fue aprobada el 19 de mayo.

El reconocimiento económico será efectivo este mes junto con la renta vitalicia que perciben los excombatientes, según informó el Servicio Nacional del Sistema de Reparto (Senasir).