Expertos alertan que uso de retardantes es necesario para controlar incendios en el país

La empresa Sarmiento y la plataforma Tunari Sin Fuego expresaron hoy su preocupación por la magnitud de los incendios forestales que azotan gran parte del territorio nacional y reiteraron la propuesta de usar líquidos retardantes de fuego para controlar de manera efectiva los incendios en el país.

El monitoreo a focos de calor realizado por el Centro de Planificación Territorial Autonómica (CPTA), en los territorios indígenas y áreas protegidas de Bolivia, entre el 1 y 30 de septiembre de 2020, reportó que se registraron 116.285 focos de calor acumulados en toda Bolivia; de ellos, 55.910 se ubicaron en los departamentos de Santa Cruz, 41.910 en Beni, 4.632 en La Paz, 4.665 en Pando, 3.917 en Cochabamba y 3.942 en Chuquisaca.

En este sentido, la tarde de este jueves, la presidenta Jeanine Áñez declaró, a través de un decreto supremo, desastre nacional por los incendios forestales y la sequía que afectan el territorio nacional y autorizó a la Cancillería gestionar ayuda internacional.

Retardantes

El pasado 29 de julio, la Federación de Empresarios Privados de Cochabamba (FEPC) y la empresa Sarmiento presentaron una propuesta técnica para disminuir los incendios forestales en el Parque Nacional Tunari y optimizar los esfuerzos que realizan los voluntarios y guardaparques para controlar las quemas frecuentes en uno de los pulmones naturales de Cochabamba con el uso de retardantes alemanes y cámaras, ante la falta de acciones integrales.

Hoy, esta misma propuesta resurge ante la emergencia nacional.

El uso de retardantes alemanes en una prueba en Cochabamba, en agosto. FOTO: CORTESÍA

“Como empresa, el mes de enero, presentamos al viceministro de Medio Ambiente y fue de manera insistente a medida que los incendios iban creciendo a mediados de junio a efecto de que puedan utilizar el producto de costo beneficio muy alto, evita que se genere un gasto insulso en cuanto a maquinaria”, informó Walter Sarmiento, propietario de la empresa.

Una vez que se mezcla con la vegetación, “básicamente lo impregnado con esto no arde, ese es el sentido de control y el factor complementario es que pervive por cuatro meses sobre la superficies, genera una protección preventiva en caso de que el lugar registre un nuevo incendio”, explicó.

Acotó que en este momento, la aplicación de agua para aplacar los incendios que azotan al país “es impracticable, porque ya no se puede apagar solo con agua, se requieren retardantes necesariamente, que significa cambiar la estrategia de combate”. Por tanto, proponen el uso de esta tecnología para combatir los incendios a costos accesibles y oportunos.

Pese a la insistencia, aún no recibieron ninguna respuesta o señal de interés de las autoridades.

La plataforma Tunari Sin Fuego apoya este proyecto. Mónica Wornald, cofundadora de la plataforma contó que realizaron pruebas en Cochabamba con los retardantes alemanes “en todas las condiciones climáticas” en agosto con resultados positivos.