Estudio de Credicorp revela una baja nota de la región en inclusión financiera

Un análisis con el Índice de Inclusión Financiera de siete países, muestra que sólo Chile y Panamá tienen más de 50 puntos. El problema merece atención urgente, afirma el grupo financiero que presenta el estudio

La Paz.- El grupo financiero Credicorp presentó el Índice de Inclusión Financiera (IIF) en el que Bolivia y otros países presentan un puntaje bajo sobre 100 y también  se sostiene que éste es un problema de atención urgente en la región.

El análisis mide la inclusión financiera en las dimensiones de acceso, uso y calidad percibida en Chile, Colombia, Ecuador, México, Panamá, Perú y Bolivia. Esta alcanza el 38,9 de promedio sobre 100, casi el mismo porcentaje promedio de la región (38,3).

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es img_61618f45e5f42-1100x665.jpg
Enrique Pasquel, gerente de Asuntos Corporativos de Credicorp,

Una entrevista con Enrique Pasquel, gerente de Asuntos Corporativos de Credicorp, desde Perú, explica a Pagina Siete que la finalidad de  Credicorp para encargar el estudio es contribuir “mediante el desarrollo de un Índice de Inclusión Financiera que permita visibilizar y monitorear este tema desde el lado de la demanda a partir de tres dimensiones:

  • Acceso
  • Uso
  • Y calidad percibida

«Esta investigación es un primer esfuerzo en la región para medir la inclusión financiera desde el lado de los usuarios”, afirmó Pasquel.

Explicó que “en esta primera edición la región obtuvo mala calificación. El IIF en los siete países estudiados alcanza apenas a 38,3 puntos sobre 100. De ello se desprende que queda mucho trabajo por hacer”.

“Impulsar la inclusión financiera es imperativo. Por ello, nuestra estrategia de sostenibilidad, en los siete países,  incluye el desarrollo de programas de educación financiera en todas nuestras empresas, en los que se abordan diversos temas, como el ahorro, el uso adecuado del sistema financiero, la necesidad de los seguros y la cultura previsional, entre otros”, precisó.

Los  esfuerzos deben ir con mayor énfasis, hacia mujeres y jóvenes que resultan ser los menos incluidos por el sistema financiero. Sólo Chile y Panamá, dos de los siete países estudiados en el IIF, tienen una calificación por encima de 50 sobre 100 puntos. “La inclusión financiera es un problema de atención urgente en los países de la región”, dijo.

En el caso de Bolivia, el país tiene un puntaje de 38,9.

Pero al revisar los resultados por cada una de las dimensiones se tiene que es el cuarto país con mejor puntuación de acceso y calidad percibida, con 39,3 y 56,9 respectivamente; sin embargo, ocupa el último puesto en uso del sistema financiero formal con 20,7 de puntaje, indicó el ejecutivo de Credicorp.

Confianza en el sistema

En   el informe, Bolivia tiene uno de los más altos puntajes en cuanto a confianza de los usuarios en relación con el sistema financiero. “El público valora el servicio que ofrece el sistema financiero de Bolivia. Su nivel de  confianza es de 3,22 sobre cinco puntos y es uno de los tres puntajes más altos de la región”, aseguró.

El Índice Multidimensional de la Inclusión Financiera MIFI - #Finlit.es

Según el IIF, el 40% de los bolivianos confían totalmente o confían algo en las instituciones financieras, mientras que el 22% desconfía algo o bastante.

Estos resultados van en la línea con la evaluación que hacen los usuarios bolivianos sobre la facilidad para acceder a un producto de ahorro o crédito, que es de 3,13 sobre cinco puntos.

En Bolivia se tiene también una de las evaluaciones más altas en relación con  la del promedio regional, de 3,23 puntos, sobre la amplitud física del sistema financiero, superando el 3,14 del  resto. Así también del 3,19 en la evaluación de la variedad de productos de ahorro y crédito ofrecidos por todo el sistema, frente a un 3,05 del puntaje total.

Canales digitales

Sin embargo,  los bolivianos no tienen  costumbre de usar  los canales digitales. Junto con  Ecuador es uno de los países que más registra transacciones en ventanillas, es decir, en persona, con un 2,63 y 2,77, respectivamente, frente a una media de la región que alcanza a 1,81. “No obstante, cada vez más personas utilizan los canales digitales La emergencia sanitaria motivó a muchas personas a familiarizarse con las plataformas digitales”, apuntó Pasquel.

Agregó que en Bolivia, un 39% de las personas reciben sus ingresos a su nombre para ser cobrados en persona en alguna institución financiera.

Si bien el uso de billeteras es valorado, Bolivia es el país con el promedio más bajo de la región en uso de medios de pago bancarizados: 0,80 operaciones por persona, por debajo de la media en todos los países (1,19). “Hay una gran oportunidad para llevar educación financiera al público”, manifestó  el experto.

Sólo el 24% de quienes reciben un sueldo lo hacen a través de una entidad bancaria, el 27% en cambio lo hace por fuera de éste, es decir en efectivo. Ello  tiene implicaciones sociales, ya que se presume que la mayoría de esos empleos no son formales.

Y ello porque “hoy más que nunca se hace evidente que las herramientas digitales continuarán siendo una poderosa herramienta para incluir financieramente a más personas ahora que las formas de pago remoto han ganado terreno”, anotó.

La inclusión financiera va de la mano, de acuerdo con Pasquel,  de la educación financiera que ahora debe incluir  los servicios digitales. Por ello, todas las empresas financieras de Credicorp promueven la creación dinámica de nuevos servicios y opciones digitales que  acerquen al cliente al sistema digital de una forma cercana y confiable.

“Considero que la promoción de la inclusión financiera demanda que el Estado y el sector unan esfuerzos para definir políticas claras que ayuden a superar las brechas para que más personas accedan y usen el sistema financiero, pues es la puerta de acceso a un círculo de bienestar”, puntualizó Pasquel.

Objetivo

El experto destacó que en Credicorp el  principal objetivo es contribuir al bienestar de las personas e innovar en los estudios sobre esta temática. “A diferencia de otros estudios realizados en la región con base en la oferta, el IIF se desarrolla desde el lado de la demanda a partir de tres dimensiones: acceso, uso y calidad percibida. Esta investigación es un primer esfuerzo en la región para medir la inclusión financiera desde el lado de los usuarios”, manifestó Pasquel.

Índice dividido  en tres dimensiones

  • Estudio Recientemente el grupo financiero Credicorp, con presencia en siete países de la región, presentó un Índice de Inclusión Financiera dividido en tres dimensiones y variables idénticas para lograr comparación en el tiempo. La empresa que realizó  el estudio técnicamente es la empresa Ipsos, con oficinas en toda la región, informó Credicorp.
  • Desafío Para Credicorp es prioritario seguir contribuyendo a mejorar la vida de las personas y acelerar los cambios que los  países necesitan. “El IIF refleja este compromiso y nos permite continuar avanzando para ser una organización líder sostenible en Latinoamérica, enfocada en crear valor superior para nuestros colaboradores, clientes, accionistas y los países donde operamos”, indicó  Enrique Pasquel.
  • 7 países fueron tomados en cuenta para seguir el Índice de Inclusión Financiera (IIF). “En esta primera edición la región obtuvo mala calificación. El IIF en los siete países estudiados alcanza  38,3 puntos sobre 100”, afirma el autor del estudio, Enrique Pasquel

El 66% de bolivianos no ahorró en un año y 95% compra con efectivo

El 83 por ciento de los bolivianos tiene productos de ahorro o seguros, pero el 64 por ciento no utiliza los bancos para hacer pagos y más del 95 por ciento maneja efectivo para comprar alimentos y productos del hogar y de uso personal. Por otra parte, el 66 por ciento de los bolivianos no ahorró durante el último año. 

Los datos se desprenden del estudio del Índice de Inclusión Financiera (IIF) de América Latina, con estadísticas levantadas por la consultora Ipsos para el Grupo Credicorp, holding financiero líder en Perú.

El estudio devela que cuatro de cada 10 bolivianos confían en la banca, erigiéndose como el segundo país con mayor confianza de la región.

No obstante, tiene el más bajo nivel de la región en la extensión de uso (20,7).

Según el IIF, el promedio de las siete naciones estudiadas es el siguiente: Panamá alcanzó el mayor puntaje con 52,2, seguido por Chile (51,6), Ecuador (46,9), Bolivia (38,9), Colombia (38,3), Perú (37,9) y México (35,0).

Calidad percibida

Bolivia también ocupa el cuarto escaño en la clasificación de la dimensión de calidad percibida, con 56,9.

En un rango del 1 al 5, los bolivianos confían en su sistema financiero formal con un promedio de 3,22, la segunda estimación más alta de la región, después de Panamá (3,65).

Respecto a la imagen que ostentan las entidades financieras, el país se coloca entre un trío de naciones con mejor percepción. En un esfera del 1 al 5, Bolivia tiene 3,17 de 5 en la valoración general de la efigie de las instituciones bancarias, siendo superado por Panamá (3,41) y Ecuador (3,19).  

El IIF deduce que el 40 por ciento de los bolivianos expresó su confianza en las instituciones financieras, mientras que el 22 por ciento no confía. Además, el 42 por ciento de los encuestados calificó de forma positiva la imagen de los bancos privados, y sólo el 18 por ciento tiene una apreciación negativa.

Pero hay más, puesto que Bolivia se encuentra entre los tres países mejor calificados (3,23 sobre 5,0) en cuanto a amplitud física del sistema financiero, es decir, la cantidad de agentes, cajeros y sucursales de las entidades en el territorio. 

En ese orden, el 35 por ciento de los bolivianos califica de buena o muy buena la utilidad de las billeteras móviles.  

Acceso

En esta dimensión el IIF toma en cuenta la infraestructura financiera, el discernimiento y la posesión de productos de ahorro o seguro.

Si bien el 30 por ciento de los bolivianos contó que no ejecutó transacciones financieras presenciales, Bolivia se coloca como el segundo con mayor número de transacciones realizadas por persona al lograr un promedio de 2,63, por arriba de la media regional (1,81). Sólo es superado por sus pares de Ecuador, que tiene 2,77 en transacciones por persona.

Por otra parte, el 87 por ciento de los bolivianos asegura conocer al menos un producto financiero formal.

El promedio de productos bancarios que conocen los bolivianos es de 6,11, por encima de la media regional (5,33).

Los productos financieros más conocidos son cuenta de ahorros o cuenta corriente (65 por ciento), préstamos (60 por ciento) y tarjeta de crédito (55 por ciento). También, el 83 por ciento de los bolivianos tiene, al menos, un producto financiero formal de ahorro o seguros.

LOS BOLIVIANOS Y EL SISTEMA FINANCIERO

Ahorro

Si bien el 44 por ciento de bolivianos posee una cuenta de ahorros o cuenta corriente, el 40 por ciento no tiene ningún producto financiero para el ahorro. No obstante, el 60 por ciento afirma contar con un seguro de salud público. 

Billetera móvil 

Un dato interesante es que si bien el 37 por ciento de los bolivianos conoce sobre las billeteras móviles o una cuenta conectada al celular, sólo el 15 ciento del total de encuestados tiene esta aplicación financiera.

Género

Respecto al género, los datos de IIF expresan que los hombres tienen una mayor inclusión financiera frente a las mujeres, con puntajes de 41 y 35,9.

En relación con la edad, las personas mayores suelen tener menores niveles de inclusión.

NI EL 5% USA DINERO VIRTUAL EN COMPRAS

El uso de efectivo es una práctica corriente en Bolivia. Más del 95 por ciento usa “cash” para pagar sus compras de alimentos, productos del hogar y de uso personal. 

En Latinoamérica, el 73 por ciento de las personas afirma no haber ahorrado durante el último año.  Bolivia llega al 66 por ciento.

Del grupo de bolivianos que sí ahorro, el 19 por ciento lo hace a través de medios formales. El 48 por ciento que ahorra guarda su dinero en una institución financiera, y el 35 por ciento en su casa, en una alcancía o “bajo el colchón”.

Con relación a transacciones básicas, ingresos y ahorros, el país tiene el nivel más bajo de la región en esta dimensión, con 20,7 de promedio, constituyéndose en el de menor promedio en el uso de medios de pago bancarizado, con 0,80 de operaciones por persona, por debajo de la media en los siete países (1,19).

Por si fuera poco, el 64 por ciento de los bolivianos no utiliza medios bancarizados para solventar productos o servicios, por lo que acumula 10 puntos por encima del promedio regional (54 por ciento).

El Índice de Inclusión Financiera (IIF) está construido sobre la base de 1.200 encuestas presenciales y telefónicas realizadas a personas mayores de 18 años en cada uno de los siete países en los que opera el Grupo Credicorp. Fuente: paginasiete.bo y Los Tiempos