Epi­de­mia de co­vid-19 frus­tra la ce­re­mo­nia de los No­bel

Oslo, No­rue­ga miér­co­les, 18 no­v.- Las ce­re­mo­nias del No­bel se­rán re­du­ci­dos a su mí­ni­ma ex­pre­sión este año a cau­sa de las res­tric­cio­nes por la pan­de­mia de co­vid-19, que im­pi­den a los lau­rea­dos des­pla­zar­se para re­co­ger sus pre­mios per­so­nal­men­te.

La tra­di­cio­nal ce­re­mo­nia con la pre­sen­cia de los pre­mia­dos, se­gui­da de un ban­que­te no ten­drá lu­gar este año el 10 de di­ciem­bre, aniver­sa­rio de la muer­te del fun­da­dor, el cien­tí­fi­co y em­pre­sa­rio sue­co Al­fred No­bel (1833-1896), a cau­sa de la cri­sis sa­ni­ta­ria.

Ha­bi­tual­men­te tie­ne lu­gar en Es­to­col­mo para los pre­mios de las dis­ci­pli­nas cien­tí­fi­cas, li­te­ra­tu­ra y eco­no­mía, y en Oslo para el de la paz. 

Al pos­ter­gar para 2021 la ce­le­bra­ción fí­si­ca de en­tre­ga de los pre­mios en Sue­cia, la Fun­da­ción anun­ció este miér­co­les que el jefe del Pro­gra­ma Mun­dial de Ali­men­tos (PMA) de la ONU, Da­vid Beas­ley, no po­drá via­jar a Oslo en di­ciem­bre para re­ci­bir el No­bel de la Paz 2020.

“Es­ta­mos con­si­de­ran­do la po­si­bi­li­dad de ce­le­brar una ce­re­mo­nia di­gi­tal de en­tre­ga del pre­mio”, el 10 de di­ciem­bre, in­di­có la Fun­da­ción, que es­pe­ra la pre­sen­cia de Beas­ley el año pró­xi­mo.

“En este mo­men­to, da­das las cir­cuns­tan­cias en Oslo, no se­ría po­si­ble que la ce­re­mo­nia se lle­ve a cabo ni tam­po­co el res­to de ac­ti­vi­da­des del pro­gra­ma del pre­mia­do”, in­for­ma­ron los or­ga­ni­za­do­res en un co­mu­ni­ca­do.

Hay que re­mon­tar­se a 1976 para en­con­trar un muy ‘poco ce­re­mo­nio­so’ No­bel el 10 de di­ciem­bre en la ca­pi­tal no­rue­ga. Aquel año, el pre­mio es­tu­vo “re­ser­va­do”, es de­cir, no fue otor­ga­do pues­to que nin­guno de los can­di­da­tos fue­ron con­si­de­ra­dos me­re­ce­do­res del lau­ro. Sin em­bar­go, se otor­gó re­tro­ac­ti­va­men­te al año si­guien­te.

La ce­re­mo­nia de 1977 aco­gió a los ga­na­do­res de 1976 y 1977, re­cuer­da el bi­blio­te­ca­rio del Ins­ti­tu­to No­bel, Bjørn Van­gen.

Pero, que él su­pie­se, sal­vo aque­lla pos­ter­ga­ción, nun­ca se ha­bía anu­la­do una ce­re­mo­nia del No­bel.

Si­lla va­cía
A pe­sar de que su tasa de con­ta­gios por co­vid-19 es re­la­ti­va­men­te baja a es­ca­la eu­ro­pea, No­rue­ga ha en­du­re­ci­do las me­di­das sa­ni­ta­rias, so­bre todo li­mi­tan­do de ma­ne­ra con­si­de­ra­ble las reunio­nes cul­tu­ra­les y de­por­ti­vas, en un in­ten­to por de­te­ner un re­bro­te de nue­vos ca­sos re­gis­tra­do du­ran­te las úl­ti­mas se­ma­nas.

Al pos­po­ner los fes­te­jos fí­si­cos has­ta 2021, el pre­mio No­bel de la Paz si­gue el mis­mo ca­mino que los otor­ga­dos en Es­to­col­mo, don­de ya se ha­bía anun­cia­do una de­ci­sión si­mi­lar en sep­tiem­bre.

A fal­ta de una ce­re­mo­nia No­bel –por pri­me­ra vez en Sue­cia des­de 1944–, los or­ga­ni­za­do­res sue­cos han or­ga­ni­za­do un acto te­le­vi­sa­do. 

En Oslo, los res­pon­sa­bles de dis­cer­nir el No­bel de la Paz man­te­nían has­ta aho­ra la es­pe­ran­za de re­ci­bir a Beas­ley el mes pró­xi­mo, pues­to que si la pan­de­mia lo im­po­nía es­ta­ba pla­nea­do re­du­cir sen­si­ble­men­te el for­ma­to de la ce­re­mo­nia.

La pres­ti­gio­sa re­com­pen­sa fue otor­ga­da el pa­sa­do 9 de oc­tu­bre al PMA por su com­ba­te con­tra el ham­bre, con fre­cuen­cia uti­li­za­da como un “arma de gue­rra”.

La ce­re­mo­nia en torno al No­bel de la Paz, con­ce­di­do por pri­me­ra vez en 1901, ha co­no­ci­do dis­tin­tos for­ma­tos a lo lar­go del tiem­po.

Lue­go de un co­mien­zo mi­ni­ma­lis­ta, re­du­ci­do a un sim­ple anun­cio en el Par­la­men­to, tras la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial su fes­te­jo co­bró gran bri­llo. Ac­tual­men­te se ce­le­bra en el Ayun­ta­mien­to de Oslo, en pre­sen­cia de la fa­mi­lia real, par­te del go­bierno no­rue­go y em­ba­ja­do­res acre­di­ta­dos.

“Se dio a ve­ces que el ga­na­dor no es­tu­vie­ra pre­sen­te (Aung San Suu Kyi, Mi­jail Gor­ba­chov, Liu Xiao­bo)”, sub­ra­ya Van­gen, “pero, de to­das ma­ne­ras, la ce­re­mo­nia siem­pre se lle­vó a cabo”, aña­de. Aun­que se co­lo­ca­ra una si­lla va­cía en el po­dio, como fue el caso en 2010 del di­si­den­te chino Liu Xiao­bo, por en­ton­ces en­car­ce­la­do en su país.

FUENTE: Agen­ce Fran­ce-Pres­se Y No­ti­cie­ro Cien­tí­fi­co y Cul­tu­ral Ibe­roa­me­ri­cano – No­ti­cias NCC