El “strea­ming” sal­va al tea­tro hún­ga­ro

NCC, Hun­gría, mie,18 nov.- La com­pa­ñía Ti­no­vits Zol­tán Szín­ház ha re­gre­sa­do a los en­sa­yos, esta vez, no para ac­tuar fren­te a un pú­bli­co pre­sen­cial sino a tra­vés de in­ter­net.

Una de las mu­chas ex­pe­rien­cias tea­tra­les na­ci­das en una pan­de­mia que ha obli­ga­do a ce­rrar los tea­tros y a agu­di­zar la ima­gi­na­ción al sec­tor para se­guir tra­ba­jan­do..

En Hun­gría va­rias com­pa­ñías han en­con­tra­do en la re­trans­mi­sión on­li­ne una for­ma de sa­lir a flo­te.

La po­si­bi­li­dad de que po­da­mos gra­bar jun­to con Thea­ter TV.com gran par­te de nues­tra obra y emi­tir­lo en lí­nea, para no­so­tros mar­ca la di­fe­ren­cia en­tre la vida y la muer­te, ex­pli­ca Dá­niel Berz­sen­yi, di­rec­tor de la La­ti­no­vits Zol­tán Szín­ház.

Mien­tras los tea­tros más gran­des de Bu­da­pest in­vir­tien en cá­ma­ras y equi­po téc­ni­co, la ma­yo­ría de las pe­que­ñas com­pa­ñías uti­li­zan los ser­vi­cios de nue­vos pro­vee­do­res para la ven­ta de en­tra­das, gra­ba­ción y re­trans­mi­sión del es­pec­tácu­lo.

THEA­TRETV.COM

“En el ve­rano me di una vuel­ta por los tea­tros para pre­sen­tar nues­tro ser­vi­cio. Me re­cha­za­ron en mu­chos de ellos. Me de­cían, que era im­po­si­ble trans­mi­tir por in­ter­net lo pre­sen­cial, vivo y cer­cano del tea­tro. Aho­ra es al con­tra­rio, los tea­tros vie­nen a no­so­tros”, nos cuen­ta Márk Rad­nay, di­rec­tor de arte, Thea­treTV.com.

La res­pues­ta del pú­bli­co está sien­do cada vez más po­pu­lar. Al­gu­nas obras re­pre­sen­ta­das en lí­nea han con­ta­do con más in­ter­nau­tas que el afo­ro com­ple­to en un tea­tro fí­si­co nor­mal.

Fue el caso de una co­me­dia mu­si­cal hún­ga­ra, que lle­gó a atraer a más de diez mil es­pec­ta­do­res de pago en lí­nea.

EL TEA­TRO DE­CI­DE SI LI­MI­TA EL NÚ­ME­RO DE IN­TER­NAU­TAS

El di­rec­tor del pro­vee­dor de es­pec­tácu­los en vivo sin fi­nes de lu­cro E-Thea­tre ase­gu­ra que al­gu­nos ya quie­ren li­mi­tar su au­dien­cia on­li­ne.

“Con un es­pec­tácu­lo on­li­ne, es po­si­ble lle­gar a los ho­ga­res al com­ple­to, que es lo que se hace re­gur­la­men­te con los pro­gra­mas más fuer­tes o más in­tere­san­tes. El tea­tro de­ci­de si quie­re li­mi­tar el nú­me­ro de es­pec­ta­do­res, lo cual es una de­ci­sión ló­gi­ca, si no quie­re con­su­mir su pro­pio pú­bli­co que po­dría vol­ver al tea­tro fí­si­co des­pués de la pan­de­mia”, opi­na Ger­gely Lé­grá­di, di­rec­tor de E-tea­tre.

Pa­re­ce que el tea­tro on­li­ne ha en­con­tra­do un nue­vo pú­bli­co – gen­te que – por al­gu­na ra­zón – no po­día acu­dir a los tea­tros en per­so­na – pero que es­tán dis­pues­tos a pa­gar para ver las obras des­de casa.

Lo que co­men­zó como una so­lu­ción téc­ni­ca para man­te­ner los tea­tros fun­cio­nan­do du­ran­te la pan­de­mia, va ca­mino de con­ver­tir­se en otra for­ma dis­tin­ta pero igual­men­te vá­li­da de dis­fru­tar del tea­tro. FUENTE: EURONEWS.