El pri­mer atlas de es­pe­cies de abe­jas del mun­do sale a la luz

Es­pa­ña, vie, 20 no­v, 2020.- Las abe­jas es­tán des­a­pa­re­cien­do en todo el pla­ne­ta. Va­rias de sus es­pe­cies es­tán ca­ta­lo­ga­das como en pe­li­gro de ex­tin­ción, pero su la­bor de po­li­ni­za­ción es fun­da­men­tal para nues­tra su­per­vi­ven­cia. En to­tal, exis­ten más de 20.000 es­pe­cies di­fe­ren­tes y se es­tán des­cu­brien­do nue­vas con fre­cuen­cia en todo el mun­do, in­clu­so en re­gio­nes bien es­tu­dia­das como Eu­ro­pa y Amé­ri­ca del Nor­te. Sin em­bar­go, has­ta aho­ra no ha­bía da­tos pre­ci­sos so­bre cómo se dis­tri­bu­yen.

Un equi­po in­ter­na­cio­nal de cien­tí­fi­cos aca­ba de pu­bli­car en la re­vis­ta Cu­rrent Bio­logy un mapa de la di­ver­si­dad de abe­jas, a tra­vés de la ve­ri­fi­ca­ción glo­bal más com­ple­ta de es­pe­cies co­no­ci­das, com­bi­na­da con los casi seis mi­llo­nes de re­gis­tros pú­bli­cos adi­cio­na­les que exis­ten.

“Que­ría­mos crear el pri­mer mapa ac­tual de la ri­que­za de es­pe­cies de abe­jas por­que ne­ce­si­ta­mos sa­ber dón­de vi­ven para con­ser­var­las. Tam­bién es ne­ce­sa­rio co­no­cer qué fac­to­res eco­ló­gi­cos es­tán im­pul­san­do los pa­tro­nes de ri­que­za de las es­pe­cies, como los pi­cos de di­ver­si­dad de las la­ti­tu­des me­dias (in­clu­yen­do Es­pa­ña), en con­tra­po­si­ción a las re­gio­nes ecua­to­ria­les (tro­pi­ca­les hú­me­das)”, dice a SINC John Stos­kopf As­cher de la Uni­ver­si­dad Na­cio­nal de Sin­ga­pur y coau­tor de este tra­ba­jo.

Los cien­tí­fi­cos con­si­de­ran ne­ce­sa­rio es­ta­ble­cer dón­de vi­ven las es­pe­cies de abe­jas y por qué, con el fin de eva­luar si las es­tra­te­gias de con­ser­va­ción desa­rro­lla­das para las aves, los ma­mí­fe­ros, las plan­tas con flo­res y otros gru­pos pue­den apli­car­se a los po­li­ni­za­do­res.

Los ha­llaz­gos de este es­tu­dio res­pal­dan que hay más es­pe­cies de abe­jas en el he­mis­fe­rio nor­te que en el sur. Asi­mis­mo, son más fre­cuen­tes en am­bien­tes ári­dos y tem­pla­dos, que en los tró­pi­cos.

“Con la in­for­ma­ción es­pe­cí­fi­ca de las abe­jas po­de­mos eva­luar si las áreas pro­te­gi­das es­tán pre­ser­van­do zo­nas de má­xi­ma ri­que­za apí­co­la y po­de­mos me­jo­rar la for­ma en que las in­ter­ac­cio­nes en­tre las abe­jas y las flo­res res­pon­de­rán al cam­bio cli­má­ti­co”, ar­gu­men­ta Stos­kopf As­cher.

Ali­ce Hughes, pro­fe­so­ra aso­cia­da de bio­lo­gía de la con­ser­va­ción en el Jar­dín Bo­tá­ni­co Tro­pi­cal de Xis­huang­ban­na, tam­bién de la Aca­de­mia Chi­na de Cien­cias, sub­ra­ya: “Me sor­pren­dió lo te­rri­bles que eran la ma­yo­ría de los da­tos glo­ba­les an­te­rio­res so­bre la di­ver­si­dad de las abe­jas. Mu­chos de es­tos eran irre­gu­la­res o es­ta­ban con­cen­tra­dos en un pe­que­ño nú­me­ro de paí­ses que han prio­ri­za­do el in­ter­cam­bio de da­tos”.

La especie de abeja ‘Amegilla andrewsi’, una de las 20.000 especies del mundo. / Zestin Soh

UNA EX­CEP­CIÓN A LA RE­GLA

Mu­chas plan­tas y ani­ma­les si­guen un pa­trón, co­no­ci­do como gra­dien­te la­ti­tu­di­nal, don­de la di­ver­si­dad au­men­ta ha­cia los tró­pi­cos y dis­mi­nu­ye ha­cia los po­los. Las abe­jas son una ex­cep­ción a esta re­gla, ya que tie­nen más es­pe­cies con­cen­tra­das le­jos de los po­los y me­nos cer­ca del ecua­dor, un pa­trón co­no­ci­do como gra­dien­te la­ti­tu­di­nal bi­mo­dal.

Esto im­pli­ca que hay mu­chas me­nos es­pe­cies de abe­jas en los bos­ques y sel­vas que en los am­bien­tes ári­dos del de­sier­to, por­que los ár­bo­les tien­den a pro­por­cio­nar me­nos fuen­tes de ali­men­to para las abe­jas que las plan­tas y flo­res ba­jas.

“Cuan­do llue­ve en el de­sier­to, las flo­ra­cio­nes ma­si­vas pue­den li­te­ral­men­te ta­pi­zar toda el área. Hay una ro­ta­ción mu­cho ma­yor en el de­sier­to de­bi­do a la irre­gu­la­ri­dad de los re­cur­sos año tras año. Por lo tan­to, hay mu­cho po­ten­cial para nue­vas es­pe­cies allí”, sub­ra­ya el au­tor prin­ci­pal el es­tu­dio Mi­chael Orr, be­ca­rio post­doc­to­ral en el Ins­ti­tu­to de Zoo­lo­gía de la Aca­de­mia Chi­na de Cien­cias.

Los en­tor­nos ári­dos y tem­pla­dos tien­den a apo­yar a las co­mu­ni­da­des de abe­jas. En pri­mer lu­gar, por­que pue­den te­ner una flo­ra­ción ma­si­va de flo­res, a ve­ces al­fom­bran­do el sue­lo a tra­vés de vas­tas zo­nas de de­sier­to, un re­cur­so de cor­ta du­ra­ción pero muy rico para las abe­jas. Se cree que las abe­jas se han di­ver­si­fi­ca­do en ta­les há­bi­tats se­cos y que las es­pe­cies so­li­ta­rias (la ma­yo­ría) han desa­rro­lla­do adap­ta­cio­nes, como la ca­pa­ci­dad de per­ma­ne­cer en hi­ber­na­ción du­ran­te años has­ta que las pre­ci­pi­ta­cio­nes las ha­cen emer­ger.

En cam­bio, en las zo­nas tro­pi­ca­les, los re­cur­sos flo­ra­les pue­den es­tar más dis­per­sos y do­mi­nar un nú­me­ro re­la­ti­va­men­te pe­que­ño de es­pe­cies muy so­cia­les. El es­tu­dio con­fir­ma que las abe­jas al­can­zan la má­xi­ma ri­que­za en há­bi­tats so­lea­dos y abier­tos, con un cli­ma es­ta­cio­nal­men­te seco, lo que abar­ca tam­bién las re­gio­nes de cli­ma me­di­te­rrá­neo y los de­sier­tos con bue­na ve­ge­ta­ción.

ES­PA­ÑA, PUN­TO CA­LIEN­TE DE LA BIO­DI­VER­SI­DAD APÍ­CO­LA

Es­pa­ña tie­ne con­di­cio­nes par­ti­cu­lar­men­te fa­vo­ra­bles para las abe­jas, con 1.122 es­pe­cies co­no­ci­das (1.049 en el con­ti­nen­te europeo) y tie­ne más de 100 es­pe­cies en­dé­mi­cas que solo se en­cuen­tran en la Peninsula Ibérica. Cua­ren­ta y seis son ex­clu­si­vas de las is­las Ca­na­rias.

“Nues­tro es­tu­dio de­mos­tró que el pico de ri­que­za que se ex­tien­de des­de Es­pa­ña a tra­vés de la re­gión me­di­te­rrá­nea es pa­ra­le­lo en las re­gio­nes del he­mis­fe­rio sur con cli­ma si­mi­lar, como par­tes de Chi­le y Ar­gen­ti­na (es­tas tien­den a ser las re­gio­nes vi­ní­co­las)”, ase­gu­ra el in­ves­ti­ga­dor.

El he­cho de que haya me­nos es­pe­cies en el he­mis­fe­rio sur pue­de atri­buir­se en par­te a una me­nor su­per­fi­cie te­rres­tre en las la­ti­tu­des más fa­vo­ra­bles. Es de­cir, gran par­te de lo que po­dría ser un há­bi­tat óp­ti­mo para las abe­jas está ocu­pa­do por el océano.

“Es­pa­ña ocu­pa el pues­to 11 en ri­que­za de es­pe­cies de abe­jas, y to­dos me­nos uno de los diez paí­ses con más abe­jas tie­nen una su­per­fi­cie mu­cho ma­yor. El país es real­men­te un pun­to ca­lien­te para la di­ver­si­dad de las abe­jas de­bi­do a su cli­ma al­ta­men­te fa­vo­ra­ble y al alto en­de­mis­mo (sin­gu­la­ri­dad) de las es­pe­cies de abe­jas tan­to en Sie­rra Ne­va­da como en las is­las Ca­na­rias”, in­di­ca Stos­kopf As­cher.

Este mapa muestra la riqueza de especies de abejas en todo el mundo y representa el gradiente latitudinal bimodal. Las zonas más oscuras tienen más especies. / Current Biology

ES­PE­CIES DES­CO­NO­CI­DAS Y SO­LI­TA­RIAS

Aun­que las es­pe­cies so­cia­les como las abe­jas me­lí­fe­ras y los abe­jo­rros son las más co­no­ci­das por el pú­bli­co, la ma­yo­ría de las es­pe­cies son so­li­ta­rias y hay más como pa­rá­si­tos (al­re­de­dor del 10 %) que las al­ta­men­te so­cia­les.

“Mien­tras que las es­pe­cies de abe­jas so­li­ta­rias han sido re­la­ti­va­men­te pa­sa­das por alto, aho­ra hay por­ta­les de bio­di­ver­si­dad en lí­nea que agre­gan fo­tos, ma­pas y otros da­tos para co­no­cer la in­creí­ble va­rie­dad de es­pe­cies de abe­jas”, agre­ga el in­ves­ti­ga­dor.

Para crear sus ma­pas, los in­ves­ti­ga­do­res com­pa­ra­ron da­tos de es­pe­cies de abe­jas in­di­vi­dua­les con una lis­ta de ve­ri­fi­ca­ción ma­si­va de más de 20.000 es­pe­cies com­pi­la­das por As­cher y ac­ce­si­ble en lí­nea en el por­tal Dis­co­ver­Li­fe.org. La re­fe­ren­cia cru­za­da de múl­ti­ples con­jun­tos de da­tos dio como re­sul­ta­do una ima­gen mu­cho más cla­ra de la dis­tri­bu­ción de las abe­jas en di­fe­ren­tes áreas geo­grá­fi­cas.

Ade­más de Dis­co­ver Life, que con­tie­ne ma­pas y pá­gi­nas para to­das las es­pe­cies del mun­do, exis­te iNatu­ra­list, que cuen­ta con una base de da­tos de cien­cia ciu­da­da­na en rá­pi­do cre­ci­mien­to. En to­tal se han en­via­do más de 700.000 imá­ge­nes de abe­jas por el pú­bli­co, iden­ti­fi­ca­das por ex­per­tos y que re­pre­sen­tan más de 2.500 es­pe­cies.

“Las abe­jas son muy di­ver­sas en ta­ma­ño (al­gu­nas mi­den unos 2 mm de lar­go), co­lor, for­ma y com­por­ta­mien­to. Mu­chas tie­nen adap­ta­cio­nes ex­tra­or­di­na­rias, como len­guas lar­gas y pa­tas y pe­los mo­di­fi­ca­dos para ex­traer el po­len y el néc­tar de sus plan­tas hués­pe­des. En el pro­ce­so po­li­ni­zan nues­tros cul­ti­vos y flo­res na­ti­vas y con­tri­bu­yen a la es­ta­bi­li­dad del eco­sis­te­ma y a la se­gu­ri­dad ali­men­ta­ria”, con­clu­ye el cien­tí­fi­co.

Si bien que­da mu­cho por apren­der so­bre lo que im­pul­sa la di­ver­si­dad de las abe­jas, el equi­po de in­ves­ti­ga­ción es­pe­ra que su tra­ba­jo ayu­de a su con­ser­va­ción. FUENTE: SINC Y NOTICIAS NCC.