El co­ro­na­vi­rus hace que los del­fi­nes ro­sa­dos vuel­van a Hong Kong

Hong Kong, lu­n, 23, no­v, 2020.- La pan­de­mia del co­ro­na­vi­rus sus­pen­dió los fe­rries en­tre Hong Kong y Ma­cao y ha he­cho que los del­fi­nes ro­sa­dos re­gre­sen a la zona, pero los cien­tí­fi­cos si­guen preo­cu­pa­dos por el ries­go de desa­pa­ri­ción de esta es­pe­cie em­ble­má­ti­ca. Al ver la cola ro­sa­da de un del­fín emer­gien­do del agua, Nao­mi Bren­nan re­gis­tra in­me­dia­ta­men­te su po­si­ción en su GPS. 

Al igual que ella, los de­fen­so­res del me­dioam­bien­te uti­li­zan con fre­cuen­cia bar­cos para re­co­pi­lar da­tos so­bre el com­por­ta­mien­to de es­tos del­fi­nes en el del­ta del río de las Per­las. “Hoy iden­ti­fi­ca­mos tres gru­pos de del­fi­nes, seis adul­tos y dos jó­ve­nes, que bus­ca­ban ali­men­to, se mo­vían y so­cia­li­za­ban”, ex­pli­ca. Es­tu­diar a es­tos del­fi­nes ha sido com­pli­ca­do du­ran­te mu­cho tiem­po. 

De he­cho, su po­bla­ción ha caí­do en­tre un 70 y 80 por cien­to en los úl­ti­mos 15 años en este del­ta, una de las áreas más in­dus­tria­li­za­das del pla­ne­ta. Ade­más de Hong Kong y Ma­cao, esta gi­gan­tes­ca zona tam­bién in­clu­ye las enor­mes ciu­da­des chi­nas de Shenz­hen, Can­tón y Dong­guan. 

Pero este año la pan­de­mia tra­jo con­se­cuen­cias po­si­ti­vas para es­tos ce­tá­ceos, pro­vo­can­do un au­men­to de su po­bla­ción. Con la sus­pen­sión del trá­fi­co de trans­bor­da­do­res de Hong Kong a Ma­cao des­de el mes de fe­bre­ro, es­tos ma­mí­fe­ros se han adap­ta­do a una “cal­ma sin pre­ce­den­tes”, di­cen los cien­tí­fi­cos. 

“Es­ta­mos vien­do gru­pos mu­cho más gran­des, más com­por­ta­mien­tos de apa­rea­mien­to y so­cia­li­za­ción, iné­di­tos des­de hace casi cin­co años”, se­ña­la Lind­say Por­ter, ocea­nó­gra­fa de Hong Kong. Se­gún su equi­po, des­de mar­zo el nú­me­ro de del­fi­nes blan­cos chi­nos, lla­ma­dos “del­fi­nes ro­sa­dos” en Hong Kong por su co­lor, au­men­tó casi un ter­cio en es­tas aguas. 

“Este lu­gar pa­re­ce im­por­tan­te para su ali­men­ta­ción y su so­cia­li­za­ción, así que es ge­nial que ten­gan este re­fu­gio”, in­di­ca Bren­nan, miem­bro de su equi­po. El há­bi­tat de es­tos ce­tá­ceos fue des­trui­do con la cons­truc­ción de gi­gan­tes­cas in­fra­es­truc­tu­ras, como el ae­ro­puer­to de Hong Kong y el lar­go puen­te ma­rí­ti­mo que la co­nec­ta con Ma­cao y la ciu­dad de Zhuhai, en la pro­vin­cia de Guang­dong. Se­gún la or­ga­ni­za­ción World Wide Fund for Na­tu­re (WWF), sólo que­dan unos 2 mil del­fi­nes ro­sa­dos en la desem­bo­ca­du­ra del río de las Per­las, el nú­me­ro mí­ni­mo para per­mi­tir la su­per­vi­ven­cia de la es­pe­cie.  Fuente: Noticias NCC y AFP