El CO2 en la at­mós­fe­ra au­men­ta en 4 años lo que an­tes tar­da­ba 200 años

NCC, Gi­ne­bra, Sui­za, 23 de nov.- El dió­xi­do de car­bono (CO2), prin­ci­pal gas cau­san­te del cam­bio cli­má­ti­co, ha au­men­ta­do en los úl­ti­mos cua­tro años tan­to como cuan­do la Tie­rra pasó del pe­rio­do gla­ciar al ac­tual in­ter­gla­ciar, tran­si­ción que tomó en­tre 100 y 200 años.

La Or­ga­ni­za­ción Me­teo­ro­ló­gi­ca Mun­dial (OMM) dijo hoy en una rue­da de pren­sa que se ha lle­ga­do a una con­cen­tra­ción de CO2 de 410 par­tes por mi­llón, con res­pec­to a las 400 par­tes por mi­llón re­gis­tra­das en 2015 y que ya se con­si­de­ra­ba un ré­cord alar­man­te.

La des­ace­le­ra­ción de la pro­duc­ción in­dus­trial en los pri­me­ros me­ses de la pan­de­mia y los con­fi­na­mien­tos que afec­ta­ron a gran par­te de la po­bla­ción mun­dial -pro­vo­can­do la dis­mi­nu­ción del uso del trans­por­te aé­reo y te­rres­tre- no han ser­vi­do para ha­cer ba­jar la cur­va as­cen­den­te de los ga­ses de efec­to in­ver­na­de­ro.

El se­cre­ta­rio ge­ne­ral de la OMM, Pet­te­ri Taa­las, ex­pli­có que las cua­ren­te­nas ma­si­vas pue­den ha­ber dis­mi­nui­do la emi­sión de agen­tes con­ta­mi­nan­tes y ga­ses in­ver­na­de­ros como el CO2, pero no han te­ni­do nin­gún im­pac­to sig­ni­fi­ca­ti­vo en su con­cen­tra­ción en la at­mós­fe­ra.

El ca­lor que este fe­nó­meno pro­du­ce está de­trás del au­men­to de la tem­pe­ra­tu­ra glo­bal, de la subida del ni­vel del mar y su aci­di­fi­ca­ción, del des­hie­lo y de la vio­len­cia de al­gu­nos desas­tres cli­má­ti­cos, como los re­cien­tes hu­ra­ca­nes en el Atlán­ti­co.

Taa­las re­cor­dó que des­de 1990 el for­za­mien­to ra­dia­ti­vo (di­fe­ren­cia en­tre la in­so­la­ción ab­sor­bi­da por la Tie­rra y la ener­gía que ésta irra­dia de vuel­ta al es­pa­cio) ha au­men­ta­do un 45 %, re­for­zan­do el ca­len­ta­mien­to del pla­ne­ta.

To­dos los ga­ses de efec­to in­ver­na­de­ro tie­nen un pe­rio­do pro­lon­ga­do de vida, pero el CO2 que re­pre­sen­ta el 80 % del to­tal, es el que más dura.

Pue­de que­dar­se cien­tos de años en la at­mós­fe­ra y más tiem­po en el océano.

“La úl­ti­ma vez que la Tie­rra ex­pe­ri­men­tó una con­cen­tra­ción de CO2 com­pa­ra­ble fue de 3 a 5 mi­llo­nes de años atrás, cuan­do la tem­pe­ra­tu­ra era de 2 a 3 gra­dos cen­tí­gra­dos más y el ni­vel del mar de 10 a 20 cen­tí­me­tros más ele­va­do, pero en ese en­ton­ces no te­nía 7.700 mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes”, co­men­tó Taa­las.

El cien­tí­fi­co y res­pon­sa­ble de la OMM dijo que es­tos re­sul­ta­dos son prin­ci­pal­men­te con­se­cuen­cia del uso de com­bus­ti­bles fó­si­les, en­tre los cua­les se está ob­ser­van­do una li­ge­ra dis­mi­nu­ción del car­bón, pero un au­men­to del con­su­mo de pe­tró­leo y gas.

Plan­teó que la so­lu­ción es im­pul­sar las ener­gías re­no­va­bles y se mos­tró par­ti­da­rio de la ener­gía nu­clear en cier­tos ca­sos, como el de Chi­na.

Ob­ser­vó que el ma­yor pro­ble­ma de esta tec­no­lo­gía es el desecho nu­clear, pero al mis­mo tiem­po se­ña­ló que no se pue­de ce­rrar los ojos al he­cho de que “al­gu­nos paí­ses, como Chi­na, ne­ce­si­tan enor­mes can­ti­da­des de ener­gía” y que la ener­gía nu­clear “po­dría res­pon­der a esas ne­ce­si­da­des ma­si­vas”.

Taa­las re­cor­dó que aho­ra exis­ten nue­vas for­mas de cons­truir cen­tra­les nu­clea­res y de ta­ma­ños más pe­que­ños.

A pre­gun­tas re­la­cio­na­das con las ex­pec­ta­ti­vas que ge­ne­ra en el área del cam­bio cli­má­ti­co la pró­xi­ma lle­ga­da del pre­si­den­te elec­to de Es­ta­dos Uni­dos, Joe Bi­den, a la Casa Blan­ca, Taa­las re­cor­dó que éste ha ofre­ci­do “in­ver­tir un par de bi­llo­nes en tec­no­lo­gías lim­pias”.

Si esto su­ce­de -agre­gó- no sólo será po­si­ti­vo por el he­cho en sí, sino tam­bién por la mo­ti­va­ción que pue­de ser para otros paí­ses.

So­bre la Ad­mi­nis­tra­ción de Do­nald Trump, co­men­tó que a pe­sar de su mala ima­gen en lo re­la­ti­vo al me­dio am­bien­te EEUU ha cum­pli­do bue­na par­te de los com­pro­mi­sos del Acuer­do de Pa­rís de 2015, del que Trump re­ti­ró a su país.

Taa­las men­cio­nó la con­ver­sión del car­bón al gas, así como in­ver­sio­nes ma­si­vas en la ener­gía so­lar y eó­li­ca, con es­ta­dos den­tro de EEUU, en­tre ellos Ca­li­for­nia y Flo­ri­da, que han asu­mi­do am­bi­cio­sos com­pro­mi­sos es­pe­cí­fi­cos para sus ju­ris­dic­cio­nes. Fuente: NCC NOTICISA Y EFE.