Donaire: Paralizar la planta de urea ocasionó un daño de unos $us 200 millones

La Paz, 23 nov.- El nuevo viceministro de Industrialización, transporte y comercialización de Hidrocarburos, William Donaire, reveló este lunes que la paralización de la Planta de Amoniaco y Urea, habría ocasionado un daño económico a Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB) de unos 200 millones de dólares en el año que dejó de operar.

El nuevo viceministro de Industrialización, transporte y comercialización de Hidrocarburos, William Donaire. FOTO: Min de Hidrocarburos

«Es ardua la tarea porque nos encontramos con una planta de Urea paralizada hace un año, un daño económico a YPFB estimado en más de 200 millones de dólares, se está trabajando en este momento para reactivar la planta y la comercialización», sostuvo Donaire durante el acto de su posesión, ayer, como nuevo viceministro del ramo.

Criticas

Sin embargo la implementación de la planta de úrea y amoniaco fue controversial en Bolivia, dado que dejó de operar al menos siete meses por problemas técnicos, que nunca fueron aclarados por los personeros del Gobierno del expresidene Evo Morales Ayma, antes de las elecciones nacionales de 2019.

Entre las observaciones a la fábrica, que realizan expertos del rubro y analistas económicos, están: la falta de un mejor sistema de transporte del producto; los pocos mercados internacionales; los elevados cosotos de producción; el sitio humedo y las malas condiciones ambientales donde fue emplazada la planta (Bulo Bulo); y la creación de una fábrica de úrea, en una zona de alta producción para el narcotráfico.

En este ultimo punto, surgieron voces indicando que la úrea es un producto demandado como precursor para la fabricación de cocaina.

El ministro de Hidrocarburos y Energías, Franklin Molina, posesionó este lunes a William Donaire como nuevo viceministro de Industrialización, Comercialización Transporte y Almacenaje de Hidrocarburos, con el reto de reactivar la actividad hidrocarburífera.

Explicó que la nueva autoridad tiene el reto no sólo de reactivar la panta de urea, también debe garantizar el suministro de los líquidos, que la refinación funcione a cabalidad y la producción de crudo, además del incremento del condensado de gas.

La Planta de Amoniaco y Urea, ubicada en Bulo Bulo, en el trópico de Cochabamba, paralizó sus operaciones desde el 17 de noviembre de 2019, tras los conflictos poselectorales, porque el régimen de facto anunció una auditoría de la cual hasta la fecha no se tiene un informe de ese proceso.

Pese a la paralización de las operaciones, la planta de Bulo Bulo, continuó con la comercialización. De enero a junio de este año, Bolivia exportó 21.763,0 toneladas de urea por un valor de 4.764.708,5 dólares, según datos del Instituto Nacional de Estadística (INE), extraídos por el periódico Bolivia el 25 de octubre.

Durante ese periodo, los mercados de Brasil y Perú fueron los únicos países que adquirieron el fertilizante de la Planta de Amoniaco y Urea.

Hasta el año pasado, las ventas de la urea boliviana fueron comercializadas a los mercados de Argentina, Brasil, Cuba, Paraguay, Perú y Uruguay por un total de 305.778,7 toneladas y un valor de 75.216.886 dólares.

En septiembre de 2017, el entonces presidente Evo Morales, inauguró la Planta de Amoniaco y Urea que tiene una capacidad de producción diaria de 2.100 toneladas del fertilizante.