Crean una mano bió­ni­ca con pie­zas im­pre­sas en 3D

Prototype of artificial limbs are pictured on October 20, 2020 at Cure Bionics startup in Sousse. - The startup created by a young Tunisian engineer aims to empower children and young amputees by providing them with a customisable bionic hand, 3D printed locally, at a lower price and with more local support than existing prostheses, so it can be easily repaired or adapted to a growing limb. (Photo by Bechir TAIEB / AFP)

NCC, Susa, Tú­nez.- In­ge­nie­ros tu­ne­ci­nos han desa­rro­lla­do una mano bió­ni­ca ca­paz de apor­tar in­no­va­do­ras so­lu­cio­nes a las ne­ce­si­da­des de los mi­nus­vá­li­dos gra­cias a sus de­dos de plás­ti­co mo­vi­dos por los múscu­los del bra­zo, pie­zas im­pre­sas en 3D fá­ci­les de re­em­pla­zar y una ba­te­ría con ener­gía so­lar.

Moha­med Dhaoua­fi, de 28 años, con­ci­bió su pri­mer pro­to­ti­po para un pro­yec­to uni­ver­si­ta­rio cuan­do es­tu­dia­ba en la es­cue­la na­cio­nal de in­ge­nie­ros en Susa, en la par­te orien­tal de este país del Ma­greb.

“Ha­bía­mos pre­vis­to crear una pla­ta­for­ma de dis­tri­bu­ción de pro­duc­tos far­ma­céu­ti­cos”, re­cuer­da  el in­ge­nie­ro, quien ex­pli­ca que “un miem­bro del equi­po te­nía una pri­ma que na­ció sin una mano y sus pa­dres no po­dían gas­tar­se el di­ne­ro para com­prar­le una pró­te­sis, so­bre todo por­que ella es­ta­ba cre­cien­do. Por eso, de­ci­di­mos di­se­ñar una mano”.

Tras ter­mi­nar la uni­ver­si­dad, Dhaoua­fi creó en 2017 su star­tup Cure Bio­nics en su ha­bi­ta­ción en casa de sus pa­dres, mien­tras mu­chos de sus com­pa­ñe­ros pre­fe­rían emi­grar y bus­car tra­ba­jo en el ex­tran­je­ro.

“No solo que­ría de­mos­trar­me que po­día ha­cer­lo, sino ha­cer algo im­por­tan­te y cam­biar la vida de la gen­te”, ase­gu­ra este jo­ven, quien aho­ra tra­ba­ja en una ofi­ci­na al lado de la uni­ver­si­dad que reúne a va­rias pe­que­ñas em­pre­sas in­no­va­do­ras.

 In­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial

Dhaoua­fi pudo con­tra­tar a cua­tro em­plea­dos gra­cias al di­ne­ro con­se­gui­do en con­cur­sos y en la in­ver­sión de de­ce­nas de mi­les de dó­la­res de una em­pre­sa es­ta­dou­ni­den­se.

Su mano bió­ni­ca fun­cio­na a tra­vés de sen­so­res que de­tec­tan los mo­vi­mien­tos mus­cu­la­res, un pro­gra­ma los in­ter­pre­ta y trans­mi­te las in­di­ca­cio­nes a la mano ar­ti­fi­cial, for­ma­da por una mu­ñe­ca y cua­tro de­dos con im­pul­sos mus­cu­la­res. El pul­gar, con una ar­ti­cu­la­ción me­cá­ni­ca, debe ser ma­ni­pu­la­do ma­nual­men­te.

La in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial per­mi­te re­co­no­cer im­pul­sos mus­cu­la­res de mo­vi­mien­tos com­ple­jos y así fa­ci­li­tar el uso de la pró­te­sis.

Cure Bio­nics con­fía en sa­car a la ven­ta su in­ven­to den­tro de cua­tro me­ses. Pri­me­ro, lo hará en Tú­nez y lue­go es­pe­ra ex­por­tar­lo a otros paí­ses de Áfri­ca, don­de más del 75% de per­so­nas mi­nus­vá­li­das que ne­ce­si­tan asis­ten­cia téc­ni­ca no pue­den ac­ce­der a ella, se­gún la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud (OMS).

“El ob­je­ti­vo es que sea ac­ce­si­ble a ni­vel fi­nan­cie­ro pero tam­bién geo­grá­fi­co”, ex­pli­ca el in­ge­nie­ro, que for­ma par­te de la lis­ta de em­pre­sa­rios in­no­va­do­res de me­nos de 35 años dis­tin­gui­dos en 2019 por la MIT Te­ch­no­logy Re­view.

Su in­ven­to cos­ta­rá en­tre 2.000 o 3.000 dó­la­res por cada uni­dad, un pre­cio ele­va­do pero in­fe­rior al de otras pró­te­sis bió­ni­cas im­por­ta­das des­de Eu­ro­pa.

Im­pre­sión 3D, ¿el fu­tu­ro de las pró­te­sis?

Cure Bio­nics desea fa­bri­car su pro­duc­to lo más cer­ca po­si­ble de sus con­su­mi­do­res, con la pre­sen­cia de téc­ni­cos lo­ca­les que per­mi­tan adap­tar la mano a las ne­ce­si­da­des de su usua­rio, im­pri­mien­do en 3D sus pie­zas para que se adap­ten a la mor­fo­lo­gía de cada uno de ellos.

“Una pró­te­sis im­por­ta­da ac­tual­men­te re­pre­sen­ta va­rias se­ma­nas, o in­clu­so me­ses, de es­pe­ra tras su com­pra y tam­bién por cada re­pa­ra­ción”, ex­pli­ca Dhaoua­fi.

Por este mo­ti­vo, di­se­ñó una mano con múl­ti­ples pie­zas en­sam­bla­das que se pue­den ob­te­ner con im­pre­so­ras 3D, lo que per­mi­te cam­biar­las fá­cil­men­te cuan­do se rom­pen o adap­tar la pró­te­sis en aque­llos ni­ños que es­tán cre­cien­do.

La im­pre­sión en 3D, ya uti­li­za­da des­de 2010 en la fa­bri­ca­ción de ru­di­men­ta­rias ma­nos me­cá­ni­cas, re­sul­ta cada vez más ha­bi­tual en la fa­bri­ca­ción de pró­te­sis.

“La tec­no­lo­gía aún se está desa­rro­llan­do, pero se está ini­cian­do un gran cam­bio”, in­di­ca Je­rry Evans, res­pon­sa­ble de la em­pre­sa ca­na­dien­se Nia Te­ch­no­lo­gies, es­pe­cia­li­za­da en la im­pre­sión en 3D de pró­te­sis in­fe­rio­res.

“Los paí­ses me­nos desa­rro­lla­dos pa­sa­rán pro­ba­ble­men­te de téc­ni­cas ar­cai­cas a este tipo de tec­no­lo­gías, que re­sul­tan mu­cho me­nos cos­to­sas” y per­mi­ten aho­rrar­se mu­cho tiem­po, aña­de.

Evans ad­vier­te, sin em­bar­go, que la im­pre­sión en 3D no es una so­lu­ción má­gi­ca, ya que la fa­bri­ca­ción de pró­te­sis real­men­te úti­les exi­ge no­ta­bles co­no­ci­mien­to mé­di­cos.

Por: AFP