Crean fár­ma­co canino para que los perros superen el mie­do al ruido de los fue­gos ar­ti­fi­cia­les

Para me­jo­rar el bie­nes­tar de los ani­ma­les, los cien­tí­fi­cos desa­rro­lla­ron un gel oral lla­ma­do dex­me­de­to­mi­di­na con efec­tos se­dan­tes y anal­gé­si­cos para calmar el estrés que causa la pirotécnica.

Tem­blo­res, llo­ri­queos, ner­vio­sis­mo y an­sie­dad son al­gu­nos de los sín­to­mas co­mu­nes a to­dos los pe­rros que es­cu­chan fue­gos ar­ti­fi­cia­les. Un nue­vo es­tu­dio pro­po­ne aho­ra una so­lu­ción para cal­mar a es­tas mas­co­tas, pro­ta­go­nis­tas de #Cien­ciaa­lo­bes­tia, gra­cias a una me­di­ca­ción que po­dría ser ad­mi­nis­tra­da por los pro­pios due­ños.

Es­ta­dos Uni­dos

Con las fies­tas na­vi­de­ñas cada vez más cer­ca, cre­ce la preo­cu­pa­ción de los due­ños por sus mas­co­tas. Cer­ca del 49% de las per­so­nas se­ña­lan que sus pe­rros mues­tran mie­do ante cier­tos rui­dos, y la reac­ción más co­mún es la que se pro­du­ce con los fue­gos ar­ti­fi­cia­les y los pe­tar­dos. Es­tos es­truen­dos ge­ne­ran gran an­sie­dad en los ani­ma­les, y en la ma­yo­ría de los ca­sos los sín­to­mas no se tra­tan ade­cua­da­men­te.

“La ex­po­si­ción re­gu­lar a es­tí­mu­los que in­du­cen an­sie­dad a lo lar­go de un pe­rio­do de tiem­po pue­de afec­tar ne­ga­ti­va­men­te a la sa­lud fí­si­ca, men­tal y so­cial del pe­rro, y por lo tan­to re­du­cir su ca­li­dad de vida”, se­ña­lan los cien­tí­fi­cos en un es­tu­dio pu­bli­ca­do en la re­vis­ta Ve­te­ri­nary Re­cord.

El equi­po, li­de­ra­do por la Uni­ver­si­dad de Pen­sil­va­nia (EE UU), ofre­ce aho­ra un tra­ta­mien­to mé­di­co como so­lu­ción a los tem­blo­res y gi­mo­teos de sus pe­rros para ali­viar el ner­vio­sis­mo y el es­trés ante es­tos rui­dos que tan­tas con­sul­tas ve­te­ri­na­rias ge­ne­ran.

Para me­jo­rar el bie­nes­tar de los ani­ma­les, los cien­tí­fi­cos desa­rro­lla­ron una for­ma de gel oral de un fár­ma­co lla­ma­do dex­me­de­to­mi­di­na con efec­tos se­dan­tes y anal­gé­si­cos que po­dría ser ad­mi­nis­tra­do por los pro­pios due­ños en el ho­gar con la pres­crip­ción de un ve­te­ri­na­rio.

Un me­di­ca­men­to con­tra la an­sie­dad ca­ni­na

La efec­ti­vi­dad de la me­di­ca­ción se de­mos­tró en la vís­pe­ra de Año Nue­vo de 2012, cuan­do 182 pe­rros con un his­to­rial de an­sie­dad agu­da y mie­do aso­cia­do con el rui­do de fue­gos ar­ti­fi­cia­les re­ci­bie­ron gel dex­me­de­to­mi­di­na (89 pe­rros) o pla­ce­bo (93 pe­rros) cuan­tas ve­ces fue­ran ne­ce­sa­rias has­ta un má­xi­mo de cin­co oca­sio­nes.

Los pro­pie­ta­rios eva­lua­ron los efec­tos ge­ne­ra­les del tra­ta­mien­to, así como los sig­nos y el gra­do de an­sie­dad y mie­do de sus mas­co­tas en va­rios mo­men­tos pre­de­fi­ni­dos an­tes y du­ran­te esta fes­ti­vi­dad, se­gún el pro­to­co­lo se­gui­do en el es­tu­dio.

Los re­sul­ta­dos de­mos­tra­ron que la ma­yo­ría de los pe­rros –un 72%– pre­sen­tó un efec­to po­si­ti­vo al tra­ta­mien­to con dex­me­de­to­mi­di­na. Con el gru­po de con­trol con pla­ce­bo, solo el 37% de los pe­rros tuvo una bue­na reac­ción.

Los pe­rros que to­ma­ron el fár­ma­co mos­tra­ron me­nos sig­nos de mie­do y an­sie­dad –como ja­deo, tem­blor, vo­ca­li­za­ción (llo­ri­queo, la­dri­dos, gru­ñi­dos, au­lli­dos), rit­mo y mic­ción inapro­pia­da– que los pe­rros en el gru­po de pla­ce­bo, a pe­sar del rui­do de los fue­gos ar­ti­fi­cia­les.

“La dex­me­de­to­mi­di­na re­du­jo sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te los com­por­ta­mien­tos re­la­cio­na­dos con el mie­do y la an­sie­dad a lo lar­go del tiem­po, y el efec­to ge­ne­ral y el éxi­to del tra­ta­mien­to se en­con­tra­ron su­pe­rio­res al pla­ce­bo”, con­clu­yen los au­to­res, quie­nes ase­gu­ran que la do­sis uti­li­za­da fue se­gu­ra y sin nin­gún efec­to se­dan­te clí­ni­co im­por­tan­te.

FUENTES: Agen­cia SINC M. Kor­pi­vaa­ra et al. “Dex­me­de­to­mi­di­ne oro­mu­co­sal gel for noi­seas­so­cia­ted acu­te an­xiety and fear in dogs—a ran­do­mi­sed, dou­ble-blind, pla­ce­bo-con­tro­lled cli­ni­cal study” Ve­te­ri­nary Re­cord