Crean dia­man­tes en la­bo­ra­to­rios con el fin de re­du­cir pro­ble­mas am­bien­ta­les

Actualmente, está surgiendo un nuevo mercado de fabricación de diamantes en laboratorios, que solo se pueden distinguir de los tradicionales por medio de máquinas especiales. Pese al reducido tamaño de ese mercado hoy en día, algunos predicen un veloz crecimiento en la próxima década.



NCC. España|10|01|21| “Un dia­man­te es para siem­pre”, ¡cla­ro que sí! dice el quí­mi­co y di­vul­ga­dor cien­tí­fi­co en Big Van Cien­cia, Uriol Ma­ri­món. Un dia­man­te está he­cho a base de car­bono: un car­bono uni­do a otros car­bo­nos a par­tir de en­la­ces co­va­len­tes (que son los más fuer­tes). 

Para que se pro­duz­can los en­la­ces co­va­len­tes se ne­ce­si­ta mu­chí­si­ma pre­sión, que se con­si­gue en­vian­do gran­des can­ti­da­des de car­bono muy aba­jo, en el sub­sue­lo, para te­ner pre­sión y tem­pe­ra­tu­ra. Esas pie­dras pre­cio­sas se ex­traen con to­dos los pro­ble­mas de mi­ne­ría, de dia­man­tes de san­gre, así que en el la­bo­ra­to­rio tam­bién se pro­du­cen dia­man­tes. Son so­me­ti­dos a las mis­mas tem­pe­ra­tu­ras y pre­sio­nes para ob­te­ner­los. La no­ti­cia es que ya hay ar­tis­tas, como Lady Gaga, que es­tán uti­li­zan­do los dia­man­tes crea­dos en la­bo­ra­to­rios en vez de los dia­man­tes “na­tu­ra­les” para in­ten­tar re­du­cir las pro­ble­má­ti­cas am­bien­ta­les.

Los diamantes de este tipo, comienzan a venderse en tiendas como Walmart o Helzberg Diamonds. No obstante, las compañías que dominan el mercado de las joyas naturales aún no ven a esa nueva industria como una amenaza seria, debido a su reducido tamaño.

  El proceso de creación de un diamante de laboratorio consiste en colocar un trozo de carbono en una cámara de microondas con metano u otro gas que contenga carbono y, a continuación, sobrecalentarla hasta convertirla en una bola de plasma. De este modo, se crean partículas que se cristalizan en diamantes, un proceso que tarda unas 10 semanas.

¿Es igual un Diamante de laboratorio?

Estos Diamantes, mantienen las propiedades ópticas, físicas y químicas a precios mucho más bajos, de modo que son más accesibles. Asimismo, estéticamente son idénticos a los naturales. Es que estos Diamantes sintéticos pueden llegar a costar el 30% a 40% menos que los Diamantes cosechados.

La producción de estos Diamantes no es reciente pues desde 1954 se empezó la fabricación, pero por su uso industrial como polvo de Diamante. En el 2012, esta tecnología fue utilizada en la fabricación de estos Diamantes en joyas y Anillos de Compromiso. De modo que empezó la rivalidad con los naturales.

Si bien, en esa época estos Diamantes sintéticos representaba el 1% de los Diamantes del mercado, se estima que en 2020 la cifra aumentó a un 7,5%.

En 2015, según algunas estimaciones, se fabricaron tan solo unos 360 mil quilates de diamantes artificiales, frente a 146 millones de quilates de joyas tradicionales en 2013. No obstante, se prevé que el suministro de diamantes producidos en laboratorios suba hasta los 20 millones en 2026.

En contraparte, es importante recalcar que la venta de Diamantes sintéticos mantiene precios bajos, y con el incremento de la tecnología y facilidades en el proceso de fabricación, los precios podrían ser mucho mas accesibles.

Un diamante sintético podría llegar a costar casi lo mismo que la circonita evitando una diferenciación entre los dos productos y automáticamente acabando la competencia. Esta situación se asemejaría a la fabricación de análogos de rubíes, esmeraldas y zafiros.

Adicionalmente, la producción de estos Diamantes sintéticos, es una forma para las marcas de llegar a un mayor porcentaje de personas por ser una opción más rentable y mantener una similitud con los Diamantes naturales.

Un ejemplo de esto es el Pepsi Engagement Ring. Un Anillo de Compromiso propuesto hace algun tiempo por la marca Pepsi para sumarse a la celebración de San Valentín. El anillo es una combinación de un Diamante cultivado en un laboratorio y el denominado, Crystal Pepsi. La campaña publicitaria, consistía en compartir vía Twitter las ideas de pedida de mano, siendo el ganador del Anillo de Compromiso quien presente la idea más extraña y creativa.

Asimismo, existen compañías que apuestan por la coexistencia entre lo natural y lo sintético generando opciones de diseños. En MAYA ZELA sabemos la diferencia que hay entre un diamante sintético y uno natural y lo que hace valioso a tu Anillo de Compromiso, es el diseño y la belleza de la gema que te ayudamos a elegir, asi mismo preferimos darle la opción de un diamante de mejor calidad que uno mas grande donde la belleza de la piedra se lusca en todo tipo de luz. En MAYA ZELA nuestra clientela es orientada para entender la calidad y belleza del diamante que elijas para tu novia y que representa el amor perfecto y especial de la pareja. Para esto, nos reinventamos continuamente y así poder encontrarnos al día con las tendencias, de modo que podamos ayudarte a encontrar ese toque creativo y especial que haga de tu Anillo de Compromiso sea único e inigualable.

FUENTE: Big Van Cien­cia y MAYA ZELA JOYAS