Covid.19: Ox­ford anuncia que su va­cu­na es se­gu­ra en adul­tos ma­yo­res y ge­ne­ra res­pues­ta in­mu­ne

Lon­dres, In­gla­te­rra, 19 de noviembre.- La va­cu­na de

En co­la­bo­ra­ción con la far­ma­céu­ti­ca As­tra­Ze­ne­ca y otros or­ga­nis­mos, los in­ves­ti­ga­do­res pro­ba­ron el pre­pa­ra­do, lla­ma­do ChA­dO­x1 nCoV-19, en un ex­pe­ri­men­to con 560 adul­tos sa­nos, en­tre ellos 240 de más de 70 años, con el ob­je­ti­vo de ob­ser­var su im­pac­to en el sis­te­ma in­mu­ne y po­si­bles efec­tos se­cun­da­rios.

Los “pro­me­te­do­res re­sul­ta­dos pre­li­mi­na­res” in­di­can que esta va­cu­na con­tra el vi­rus SARS-CoV-2 ofre­ce “si­mi­la­res re­sul­ta­dos de se­gu­ri­dad e in­mu­no­ge­ni­ci­dad en los adul­tos sa­nos de más edad que en aque­llos de en­tre 18 y 55 años”.

Se­gún “The Lan­cet”, la Fase 2 per­mi­te con­cluir que el an­tí­do­to pro­vo­ca “po­cos efec­tos se­cun­da­rios” e “in­du­ce una res­pues­ta in­mu­ne en am­bas par­tes del sis­te­ma in­mu­ne en to­dos los gru­pos de edad tan­to con una do­sis baja como es­tán­dar”.

De acuer­do con el es­tu­dio, la va­cu­na bri­tá­ni­ca ge­ne­ra una res­pues­ta de las cé­lu­las T (ca­pa­ces de en­con­trar y ata­car cé­lu­las in­fec­ta­das por el vi­rus) a los ca­tor­ce días de la pri­me­ra do­sis, y una res­pues­ta de an­ti­cuer­pos a los 28 días de la do­sis de re­fuer­zo (que ata­ca­rían al vi­rus cuan­do cir­cu­la­se por la san­gre o sis­te­ma lin­fá­ti­co).

Los au­to­res apun­tan que la Fase 3 de las prue­bas clí­ni­cas, que está en mar­cha, debe con­fir­mar es­tos re­sul­ta­dos y de­ter­mi­nar “has­ta qué pun­to la va­cu­na es efec­ti­va para pro­te­ger de la in­fec­ción por SARS-CoV-2” en un gru­po más am­plio y he­te­ro­gé­neo de per­so­nas, que in­clu­ya gen­te de edad avan­za­da con pa­to­lo­gías pre­vias.

En el es­tu­dio di­fun­di­do hoy, que no mide la efi­ca­cia de la va­cu­na para pro­te­ger del vi­rus, 560 adul­tos (160 de en­tre 18 y 55 años; 160 de 56 a 59 años y 240 de más de 70) con bue­na sa­lud re­ci­bie­ron bien la va­cu­na de Ox­ford bien un an­tí­do­to de con­trol.

Los vo­lun­ta­rios de más de 55 años fue­ron di­vi­di­dos en dos gru­pos y re­ci­bie­ron una sola do­sis de la va­cu­na o dos en un pe­rio­do de 28 días.

To­dos fue­ron ob­ser­va­dos des­de el prin­ci­pio para de­tec­tar efec­tos ad­ver­sos así como la res­pues­ta in­mu­ne.

Los au­to­res se­ña­lan que los efec­tos se­cun­da­rios de la ChA­dO­x1 nCoV-19 fue­ron “le­ves” (como do­lor por la in­yec­ción, fa­ti­ga, do­lor de ca­be­za, fie­bre o do­lor mus­cu­lar) si bien más co­mu­nes que con la va­cu­na de con­trol.

Se de­tec­ta­ron tre­ce ca­sos de gra­ve­dad en los seis me­ses des­de la pri­me­ra do­sis pero que no se con­si­de­ran re­la­cio­na­dos con las va­cu­nas.

Los in­ves­ti­ga­do­res ex­pli­can que los efec­tos se­cun­da­rios fue­ron in­clu­so me­nos co­mu­nes en los adul­tos ma­yo­res que en los más jó­ve­nes, y la res­pues­ta in­mu­ne fue “si­mi­lar” en to­dos los gru­pos de edad tras la do­sis de re­fuer­zo.

La va­cu­na in­du­jo an­ti­cuer­pos con­tra la pro­teí­na de pun­ta del co­ro­na­vi­rus 28 días des­pués de una pri­me­ra do­sis baja o es­tán­dar en to­dos los gru­pos de edad. Des­pués de la va­cu­na de re­fuer­zo, el ni­vel de an­ti­cuer­pos au­men­tó a los 56 días del inicio del ex­pe­ri­men­to, y lo mis­mo su­ce­dió con los an­ti­cuer­pos neu­tra­li­za­do­res 42 días des­pués.

Por su par­te, la res­pues­ta de las cé­lu­las T con­tra la pro­teí­na de pun­ta del co­ro­na­vi­rus cul­mi­nó ca­tor­ce días des­pués de la pri­me­ra ino­cu­la­ción, al mar­gen de la edad o la do­sis.

La in­ves­ti­ga­do­ra Sa­rah Gil­bert afir­ma que este es­tu­dio “res­pon­de a al­gu­nas de las cues­tio­nes” plan­tea­das por la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud (OMS) so­bre la ne­ce­si­dad de que las va­cu­nas con­tra la co­vid pro­te­jan a las per­so­nas adul­tas de más edad.

Sin em­bar­go, apun­ta, que­dan por res­pon­der otras “pre­gun­tas so­bre la efi­ca­cia y du­ra­ción de la pro­tec­ción” y ade­más se debe pro­bar la va­cu­na en gen­te ma­yor con pa­to­lo­gías para ase­gu­rar que pro­te­ge a quie­nes tie­nen más ries­go de en­fer­mar de gra­ve­dad.

Los au­to­res re­co­no­cen que su ex­pe­ri­men­to “tie­ne li­mi­ta­cio­nes”, por ejem­plo que las per­so­nas más ma­yo­res te­nían una me­dia de edad de 73 o 74 años y es­ta­ban sa­nas, lo que no re­fle­ja la si­tua­ción en las re­si­den­cias de an­cia­nos.

Ade­más, aña­den, la ma­yo­ría de vo­lun­ta­rios de cual­quier edad eran blan­cos y no fu­ma­do­res, por lo que en la ter­ce­ra fase de los en­sa­yos clí­ni­cos se ex­ten­de­rán las prue­bas a gen­te de di­fe­ren­tes pro­ce­den­cias. FUENTE: NCC Y EFE