Cons­tru­yen re­ti­na ar­ti­fi­cial con seda para tra­tar una de­ge­ne­ra­ción de má­cu­la

NCC, Ma­drid, Es­pa­ña. 11, dic, 2020.- Un equi­po in­ter­na­cio­nal de in­ves­ti­ga­do­res lo­gró cons­truir la pri­me­ra re­ti­na ar­ti­fi­cial con un bio­ma­te­rial a base de seda para tra­tar una de­ge­ne­ra­ción de la má­cu­la.

La de­ge­ne­ra­ción ma­cu­lar aso­cia­da a la edad es la prin­ci­pal cau­sa de pér­di­da irre­ver­si­ble de la vi­sión en ma­yo­res de 65 años y aún no tie­ne tra­ta­mien­to más allá que pa­liar los sín­to­mas, re­cor­dó la Uni­ver­si­dad Com­plu­ten­se de Ma­drid (UCM) en una nota de pren­sa.

Los in­ves­ti­ga­do­res, li­de­ra­dos por cien­tí­fi­cos de esta Uni­ver­si­dad, desa­rro­lla­ron una re­ti­na ar­ti­fi­cial con un bio­ma­te­rial, la fi­broí­na de seda, que se im­plan­ta­ría en el ojo del pa­cien­te y que re­em­pla­za­ría el te­ji­do des­trui­do por esta en­fer­me­dad neu­ro­de­ge­ne­ra­ti­va.

“La re­ti­na ar­ti­fi­cial di­se­ña­da es una te­ra­pia ce­lu­lar para la re­cons­truc­ción de la re­ti­na da­ña­da me­dian­te el im­plan­te de cé­lu­las sa­nas en el ojo del pa­cien­te”; se­ña­ló Fi­vos Pa­net­sos, di­rec­tor del Gru­po de Neu­ro-compu­tación y Neu­ro-ro­bó­ti­ca de la UCM y miem­bro del Ins­ti­tu­to de In­ves­ti­ga­cio­nes Sa­ni­ta­rias del Hos­pi­tal Clí­ni­co San Car­los de Ma­drid.

Las cé­lu­las de la re­ti­na que han di­se­ña­do los in­ves­ti­ga­do­res se ad­hie­ren so­bre “bio­films” de fi­broí­na de seda -un bio­ma­te­rial com­pa­ti­ble con el te­ji­do hu­mano- muy fi­nos y re­cu­bier­tos por un gel, de este ma­te­rial, que las pro­te­ge du­ran­te la ci­ru­gía ocu­lar y les per­mi­te so­bre­vi­vir du­ran­te el tiem­po que ne­ce­si­tan para in­te­grar­se con el te­ji­do que ro­dea el lu­gar del tras­plan­te.

Esta tec­no­lo­gía da es­pe­ran­za a esta en­fer­me­dad in­cu­ra­ble

Las con­clu­sio­nes del tra­ba­jo se han pu­bli­ca­do en el Jour­nal of Neu­ral En­gi­nee­ring, in­for­mó la Uni­ver­si­dad Com­plu­ten­se.

La De­ge­ne­ra­ción Ma­cu­lar Aso­cia­da a la Edad (DMAE) es una en­fer­me­dad neu­ro­de­ge­ne­ra­ti­va que pro­vo­ca una pér­di­da pro­gre­si­va de la vi­sión cen­tral e in­clu­so ce­gue­ra en su eta­pa más avan­za­da; es la prin­ci­pal cau­sa de pér­di­da irre­ver­si­ble de la vi­sión en ma­yo­res de 65 años y afec­ta a más de 196 mi­llo­nes de per­so­nas en todo el mun­do.

Se tra­ta ade­más de una en­fer­me­dad in­cu­ra­ble y los tra­ta­mien­tos ac­tua­les sólo pue­den ali­viar los sín­to­mas y ra­len­ti­zar el avan­ce de la en­fer­me­dad.

“Esta in­ves­ti­ga­ción es un paso im­por­tan­te ha­cia la so­lu­ción del pro­ble­ma de la ce­gue­ra al que se en­fren­tan los pa­cien­tes de es­tas en­fer­me­da­des”, sub­ra­yó Pa­net­sos.

Ade­más de la Uni­ver­si­dad Com­plu­ten­se y del Ins­ti­tu­to de In­ves­ti­ga­cio­nes Sa­ni­ta­rias del Hos­pi­tal Clí­ni­co San Car­los de Ma­drid, par­ti­ci­pa­ron en este tra­ba­jo cien­tí­fi­cos del Cen­tro de Tec­no­lo­gía Bio­mé­di­ca de la Uni­ver­si­dad Po­li­téc­ni­ca de Ma­drid, el Hos­pi­tal Uni­ver­si­ta­rio La Paz, el Cen­tro de Inb­ves­ti­ga­ción Bio­mé­di­ca en Red de Bio­in­ge­nie­ría, Bio­ma­te­ria­les y Na­no­me­di­ci­na, la Uni­ver­si­dad de Kiel (Ale­ma­nia), la Uni­ver­si­dad Tufts (EE.UU.) y la em­pre­sa Silk Bio­med. FUENTE: EFE