Confinamiento y la pandemia implicaron aumento de embarazos precoces y violencia, contra niñas y adolescentes

Para concientizar sobre estas problemáticas que deben enfrentar las niñas del país, Plan International lanzará una campaña para generen cambios reales y duraderos.

Sociedad/Bolivia.(ANF).-La violencia contra las niñas y el embarazo adolescente incrementan en Bolivia. Estas situaciones de vulnerabilidad generan graves problemas que ponen en peligro el futuro y la vida de esta población. Para revertir tales problemáticas, Plan International lanzará la campaña Creemos en las niñas, que es un movimiento regional y local que busca visibilizar las historias de vida y, sobre todo, dar voz a este sector para promover cambios positivos.

“La pandemia y el confinamiento implicaron un gran impacto en la vida de las niñas del país. Sus derechos se vieron directamente afectados ya que dejaron de asistir a la escuela, tuvieron que convivir con sus agresores, no accedieron a servicios de salud sexual y reproductiva, las familias tuvieron problemas económicos y otros factores de protección fueron vulnerados”, mencionó la directora País de Plan International Bolivia, Emma Donlan.

Los índices de violencia hacia la niñez y de género son alarmantes. En 2020 se reportaron 51 infanticidios y 108 casos de violación infantil en medio año. Hasta abril de 2021, la Fiscalía General del Estado reportó nueve infanticidios y en el primer trimestre de este año se reportaron 282 casos de violación a infantes, niños, niñas y adolescentes.

Asimismo, a través de una encuesta realizada por un proyecto de Plan International (2020), se identificó que 44,6% de las niñas, adolescentes y jóvenes conocieron o vivieron un delito de violencia durante la pandemia; sin embargo, 91,9% no denunció. Además, 80% de las chicas encuestadas reveló no conocer un número de institución de protección a la niñez, adolescencia y mujeres para denunciar.

Por otro lado, el embarazo adolescente en Bolivia es más frecuente en el área rural, donde dos de cada 10 niñas, adolescentes y jóvenes mujeres menores de 20 años estuvieron alguna vez embarazadas. Esto se agudiza entre poblaciones de habla de lengua indígena que en las de habla castellana, quechua: 26,5%; aymara: 23,7%, otros: 28.1%, castellano: 12,0%.

“A través de la campaña Creemos en las niñas reconocimos las principales problemáticas que ellas atraviesan, pues son solo una parte de la violación a sus derechos. Sin embargo, nosotros no queremos hablar solo de los problemas sino de las soluciones, escuchar las propuestas de las chicas y trabajar con ellas para explotar su potencial. Invitamos a las autoridades, empresas, cooperación y a la sociedad a unirse a este movimiento y creer en las niñas para construir un mundo más justo y humano en conjunto”, dijo Donlan.

La iniciativa será lanzada este 26 de abril, en 11 países de América Latina y el Caribe: Bolivia, Brasil, Ecuador, El Salvador, Guatemala, Haití, Honduras, Nicaragua, Paraguay, Perú y República Dominicana. En estos países se dará a conocer la situación actual que las niñas deben enfrentar; se conocerán sus historias, sus voces y sus sueños a través de diferentes medios. Como parte de la campaña, se activará una plataforma que permitirá ayudar a las niñas que enfrentan esta situación y convertirlas en agentes de cambio.