Campesinos y empresarios co­lom­bianos en­fren­tan hon­go que ame­na­za plan­ta­cio­nes de ba­na­na

Co­lom­bia, lu­n, 23 de no­v, 2020.- La ima­gen de las plan­ta­cio­nes de ba­na­nas, a ori­llas del río Mag­da­le­na es una pos­tal tra­di­cio­nal de Co­lom­bia, casi como el café. Más de 14 mil em­pleos de­pen­den del cul­ti­vo de esta fru­ta; el país es el cuar­to pro­duc­tor de ba­na­nas en el mun­do y casi todo el pro­ce­so se rea­li­za a mano.

Hoy en día los cul­ti­vos en­fren­tan un gran desa­fío nun­ca an­tes vis­to. Ade­más del co­ro­na­vi­rus, aho­ra los em­plea­dos de­ben ha­cer­le fren­te al Fu­sa­rium Raza 4 Tro­pi­cal: un hon­go que afec­ta las raí­ces de la plan­ta, y que es una de las pla­gas más se­ve­ras en la his­to­ria de la agri­cul­tu­ra. 

Va­rias fin­cas que pre­sen­tan hoy la afec­ta­ción re­por­ta­ron una sin­to­ma­to­lo­gía que fue re­por­ta­da para co­men­zar con el pro­ce­so de diag­nós­ti­co, el cual de­ri­vó, des­pués de to­das las prue­bas de va­li­da­ción, con la con­fir­ma­ción de la pre­sen­cia del Fu­sa­rium Raza 4 Tro­pi­cal; esta es la pri­me­ra vez que se tie­ne re­gis­tro de su pre­sen­cia en Co­lom­bia, e in­clu­so en La­ti­noa­mé­ri­ca. 

El uso de guan­tes, las ba­rre­ras de po­lí­me­ros en­tre cada em­plea­do y man­te­ner el uso cons­tan­te del cu­bre­bo­cas son al­gu­nas de las me­di­das que se to­ma­ron para ga­ran­ti­zar que ni el Fu­sa­rium ni el co­ro­na­vi­rus lle­ga­ran a la plan­ta­ción.

El Fu­sa­rium se ad­hie­re a las su­per­fi­cies que tie­nen con­tac­to con el sue­lo, por eso los em­plea­dos cam­bia­ron sus bo­tas de cue­ro por unas de cau­cho: algo que re­sul­ta ago­ta­dor para los em­plea­dos de­bi­do a las al­tas tem­pe­ra­tu­ras. 

Pero el sa­cri­fi­cio rea­li­za­do por los em­plea­dos para evi­tar la pro­pa­ga­ción del Fu­sa­rium Raza 4 Tro­pi­cal ha dado re­sul­ta­dos, ya que se ha lo­gra­do con­te­ner la pro­pa­ga­ción de la in­fec­ción en la re­gión de la Gua­ji­ra, y no se han re­por­ta­do más ca­sos en la re­gión de la Mag­da­le­na. 

Con esto, el gre­mio y los tra­ba­ja­do­res es­pe­ran que los mer­ca­dos in­ter­na­cio­na­les e in­ter­nos si­gan con­fian­do en las ba­na­nas co­lom­bia­nas. Fuente: Noticias NCC y DW