Bra­sil: Cam­bios de tem­pe­ra­tu­ra afec­tan más a po­bres que a ri­cos

Clima quente em pôr do sol atras da montanha

NCC, Bra­sil|15|12|20| Quie­nes vi­ven en ciudades más po­bres son más vul­ne­ra­bles a ser hos­pi­ta­li­za­dos si la tem­pe­ra­tu­ra cli­má­ti­ca cam­bia rá­pi­da­men­te du­ran­te el día o en el cor­to pla­zo, re­ve­la un nue­vo es­tu­dio rea­li­za­do en Bra­sil.

Aun­que los in­ves­ti­ga­do­res sa­bían que las va­ria­cio­nes de tem­pe­ra­tu­ra au­men­tan el ries­go de enfermedades y la mor­ta­li­dad de las per­so­nas con dia­be­tes o asma, por ejem­plo, des­co­no­cían que este re­sul­ta­do pue­de ver­se afec­ta­do por in­di­ca­do­res so­cio­eco­nó­mi­cos como al­fa­be­ti­za­ción, in­gre­so fa­mi­liar men­sual per cá­pi­ta y las ta­sas de ur­ba­ni­za­ción de di­fe­ren­tes lu­ga­res.

Ade­más, tam­po­co se te­nían nú­me­ros es­pe­cí­fi­cos para de­mos­trar ese ries­go para un país tan gran­de como Bra­sil. “Es­tas dis­pa­ri­da­des son para todo lo que uno se pue­da ima­gi­nar, des­de Covid-19 has­ta pro­ble­mas car­día­cos”, ex­pli­có a Sci­Dev.Net Pau­lo Sal­di­va, pro­fe­sor prin­ci­pal de la Fa­cul­tad de Me­di­ci­na de la Uni­ver­si­dad de São Pau­lo y coau­tor de la in­ves­ti­ga­ción pu­bli­ca­da en la re­vis­ta The Lan­cet Pla­ne­tary Health.

Al ana­li­zar da­tos so­bre casi 148 mi­llo­nes de hos­pi­ta­li­za­cio­nes en 1.814 ciu­da­des bra­si­le­ñas en­tre enero de 2000 y di­ciem­bre de 2015, los in­ves­ti­ga­do­res en­con­tra­ron que el au­men­to de 1°C en un solo día en com­pa­ra­ción con el día an­te­rior au­men­ta el ries­go de hos­pi­ta­li­za­ción en un 0,52 por cien­to en pro­me­dio para los ha­bi­tan­tes de to­das las ciu­da­des ana­li­za­das.

Si bien los por­cen­ta­jes pue­den pa­re­cer ba­jos, es im­por­tan­te te­ner en cuen­ta que ellos re­pre­sen­tan un ma­yor ries­go de hos­pi­ta­li­za­ción por cada gra­do cen­tí­gra­do de va­ria­ción de tem­pe­ra­tu­ra. En ese sen­ti­do, Ben Arms­trong, pro­fe­sor de es­ta­dís­ti­ca epi­de­mio­ló­gi­ca en la Es­cue­la de Hi­gie­ne y Me­di­ci­na Tro­pi­cal de Lon­dres, que no par­ti­ci­pó en el es­tu­dio, ad­vir­tió que los ries­gos reales pue­den ser mu­cho ma­yo­res por­que “la va­ria­bi­li­dad de la tem­pe­ra­tu­ra pue­de cam­biar va­rios gra­dos de un día a otro”.

Al mi­rar más de cer­ca los di­fe­ren­tes mu­ni­ci­pios apa­re­cen más dis­pa­ri­da­des. Por ejem­plo, las per­so­nas me­no­res de 19 y ma­yo­res de 60 años y quie­nes pa­de­cían en­fer­me­da­des in­fec­cio­sas, res­pi­ra­to­rias y en­do­cri­nas en las ciu­da­des de me­no­res ni­ve­les de in­gre­sos, te­nían un ries­go mu­cho ma­yor de hos­pi­ta­li­za­ción de­bi­do al cam­bio de tem­pe­ra­tu­ra cli­má­ti­ca que las de las ciu­da­des más pu­dien­tes.

El aná­li­sis se basó en es­ta­dís­ti­cas so­cio­eco­nó­mi­cas ur­ba­nas del Ins­ti­tu­to Bra­si­le­ño de Geo­gra­fía y Es­ta­dís­ti­ca, da­tos de hos­pi­ta­li­za­ción del Sis­te­ma de In­for­ma­ción Hos­pi­ta­la­ria del Sis­te­ma Único de Sa­lud de Bra­sil y par­tes dia­rios de un con­jun­to de bases de datos me­teo­ro­ló­gi­cas bra­si­le­ñas re­vi­sa­dos por pa­res.

Los in­ves­ti­ga­do­res cla­si­fi­ca­ron las ciu­da­des por in­gre­sos me­dia­nos-ba­jos, in­gre­sos me­dia­nos-al­tos e in­gre­sos al­tos, de acuer­do con los es­tán­da­res del Ban­co Mun­dial (2015). La tasa de al­fa­be­ti­za­ción de las per­so­nas ma­yo­res de 15 años, las ta­sas de ur­ba­ni­za­ción, el in­gre­so fa­mi­liar men­sual pro­me­dio per cá­pi­ta y el PIB per cá­pi­ta fue­ron los prin­ci­pa­les ele­men­tos para di­cha cla­si­fi­ca­ción.

El equi­po des­cu­brió que las per­so­nas con en­fer­me­da­des en­do­cri­nas, como diabetes, de las ciu­da­des de ba­jos in­gre­sos te­nían casi cua­tro ve­ces más pro­ba­bi­li­da­des de ser hos­pi­ta­li­za­das (1,21 por cien­to) que aque­llas con una dis­fun­ción si­mi­lar que vi­vían en ciu­da­des de al­tos in­gre­sos (0,32 por cien­to).

Las per­so­nas con en­fer­me­da­des in­fec­cio­sas de las ciu­da­des po­bres te­nían casi tres ve­ces más pro­ba­bi­li­da­des (1,62 por cien­to) de ser hos­pi­ta­li­za­das de­bi­do a cam­bios brus­cos de tem­pe­ra­tu­ra que sus con­tra­par­tes de ciu­da­des prós­pe­ras (au­men­to del 0,56 por cien­to).

Tam­bién hubo dis­pa­ri­da­des en­tre las per­so­nas con en­fer­me­da­des res­pi­ra­to­rias: los po­bres te­nían casi tres ve­ces más ries­go de hos­pi­ta­li­za­ción que los ri­cos (1,32 por cien­to con­tra 0,55 por cien­to de au­men­to).

La dia­be­tes y las en­fer­me­da­des res­pi­ra­to­rias no son cau­sa­das por la va­ria­ción dia­ria de la tem­pe­ra­tu­ra, pero pue­den te­ner peo­res im­pac­tos de­bi­do a ella. La ca­pa­ci­dad de nues­tros va­sos san­guí­neos para hin­char­se cuan­do hace ca­lor o con­traer­se cuan­do hace frío, por ejem­plo, es una pro­tec­ción im­por­tan­te de nues­tro cuer­po con­tra las va­ria­cio­nes abrup­tas de tem­pe­ra­tu­ra, ex­pli­có Sal­di­va.

Las olas de calor tienen un efecto dañino sobre la salud, y las personas más pobres son más vulnerables. Raúl Santana/Fiocruz, bajo licencia Creative Commons.

“Con hi­per­ten­sión no con­tro­la­da o dia­be­tes, las per­so­nas pue­den te­ner ate­ros­cle­ro­sis, que en­du­re­ce los va­sos san­guí­neos. Eso les di­fi­cul­ta li­diar con la va­ria­ción de tem­pe­ra­tu­ra por­que sus fun­cio­nes de re­gu­la­ción tér­mi­ca no fun­cio­nan tan bien”, aña­dió.

En cuan­to a los di­fe­ren­tes gru­pos de edad, aun­que no hubo una di­fe­ren­cia no­ta­ble en­tre los ma­yo­res de 60 años, los que vi­ven en ciu­da­des de ba­jos in­gre­sos (0,60 por cien­to) tu­vie­ron un ma­yor ries­go de hos­pi­ta­li­za­ción que las per­so­nas ma­yo­res de las ciu­da­des ri­cas (0,43 por cien­to). Los más jó­ve­nes de los mu­ni­ci­pios po­bres te­nían el do­ble de pro­ba­bi­li­da­des (1,21 por cien­to) de ser hos­pi­ta­li­za­dos de­bi­do a los cam­bios dia­rios de tem­pe­ra­tu­ra que sus con­tra­par­tes de al­tos in­gre­sos (0,52 por cien­to).

“Es­tos re­sul­ta­dos son bas­tan­te sor­pren­den­tes, ya que la aso­cia­ción en­tre el ni­vel so­cio­eco­nó­mi­co y la vul­ne­ra­bi­li­dad se vuel­ve real­men­te cla­ra aquí”, se­ña­ló Arms­trong des­de Lon­dres, en una vi­deoen­tre­vis­ta.

Los re­sul­ta­dos se pue­den ex­pli­car de­bi­do a que los ha­bi­tan­tes de las ciu­da­des de me­no­res in­gre­sos pue­den ca­re­cer de una bue­na es­truc­tu­ra de vi­vien­da y aire acondicionado, “y mu­chas per­so­nas de las zo­nas ru­ra­les tra­ba­jan al aire li­bre, es­tan­do di­rec­ta­men­te ex­pues­tas al ca­lor y a las va­ria­cio­nes dia­rias de tem­pe­ra­tu­ra”, co­men­tó a Sci­Dev.Net Son­ja Ayeb-Karls­son, pro­fe­so­ra del Ins­ti­tu­to de Me­dio Am­bien­te y Se­gu­ri­dad Hu­ma­na de la Uni­ver­si­dad de las Na­cio­nes Uni­das, que no par­ti­ci­pó en el es­tu­dio.

“Ade­más, las dietas mas eficientes y el es­trés fi­nan­cie­ro se su­man al im­pac­to men­tal que pue­de ha­cer que las per­so­nas que vi­ven en re­gio­nes más po­bres sean aún más vul­ne­ra­bles”, agre­gó.

Sal­di­va cree que esta vulnerabilidad po­dría ser cier­ta tam­bién para otras par­tes del mun­do. “Bra­sil pue­de ser, la­men­ta­ble­men­te, un buen la­bo­ra­to­rio para este tipo de es­tu­dios: el país es de­sigual y te­ne­mos va­ria­bi­li­dad cli­má­ti­ca ade­más de bue­nos da­tos de salud”, dijo.

Ar­mos­trong con­cuer­da, pero re­co­mien­da te­ner cui­da­do. “La ex­tra­po­la­ción siem­pre es arries­ga­da por­que hay de­ma­sia­das ca­rac­te­rís­ti­cas que de­be­mos te­ner en cuen­ta. Tie­ne sen­ti­do ex­tra­po­lar es­tos re­sul­ta­dos para Amé­ri­ca La­ti­na, por ejem­plo, pero qui­zás no para todo el mun­do”. Y Son­ja Ayeb-Karls­son sub­ra­ya:, “hay im­pac­tos y di­fe­ren­cias den­tro de los paí­ses y en­tre ellos, y esto debe te­ner­se en cuen­ta”.

En re­la­ción con el cambio climático, Sal­di­va cree que el prin­ci­pal pro­ble­ma será la adap­ta­ción. Se ne­ce­si­ta­ron mi­les de años para que los inuit se adap­ta­ran a lu­ga­res he­la­dos y para que los afri­ca­nos se adap­ta­ran al cli­ma abra­sa­dor. La migración ma­si­va y el cam­bio cli­má­ti­co po­si­ble­men­te cau­sa­rán es­tra­gos evo­lu­ti­vos para los hu­ma­nos, aler­ta.

“Las res­pues­tas vas­cu­la­res al cli­ma son di­fe­ren­tes en cada par­te del mun­do y cada pue­blo tar­dó mi­le­nios en desa­rro­llar su ven­ta­ja adap­ta­ti­va. Las bac­te­rias, a di­fe­ren­cia de no­so­tros, evo­lu­cio­nan en cues­tión de ho­ras. Con el cam­bio cli­má­ti­co, en­tra­re­mos en un des­ajus­te evo­lu­ti­vo”, pre­di­ce.

Y Arms­trong con­clu­ye: “Ten­dre­mos que ha­cer fren­te con más fre­cuen­cia a los efec­tos de las olas de calor so­bre la sa­lud”. FUENTE: Meghie Ro­dri­gues/ Sci­dev Amé­ri­ca La­ti­na y el Ca­ri­be. No­ti­cie­ro Cien­tí­fi­co y Cul­tu­ral Ibe­roa­me­ri­cano – No­ti­cias NCC