Balacera en Santa Ana de Yacuma deja cuatro muertos

La Policía busca a los sicarios que habrían huido del lugar; los pobladores creen que se trata de un ajuste de cuentas relacionado al narcotrafico

Beni.- Un tiroteo registrado la noche de este viernes en el municipio beniano de Santa Ana del Yacuma dejó cuatro muertos, tres de ellos extranjeros, además de un herido. De los autores del hecho se conoce poco, pues se dieron a la fuga y los pobladores se niegan a brindar información a la Policía, por temor, reporta el diario El Deber.

Fueron los vecinos de la zona que se alarmaron tras escuchar varios disparos seguidos en la calle Esther Roca y esquina Rafael Roca Arteaga, por lo que dieron parte a efectivos policiales, e inmediatamente los agentes de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen se dirigieron al lugar.

Los policías ingresaron a una vivienda y hallaron a tres extranjeros sin vida, que fueron identificados como, los brasileños Diego César de Melo Carvao (36) y Wexley de Moura (40), y el peruano Kevin Ríos Zambrana (42). El levantamiento de los cadáveres se lo realizó en presencia del representante del Ministerio Público.

Además, los efectivos de la Felcc auxiliaron a los bolivianos Fernando Castro Álvarez (60) y Luis Alberto Antelo Parada (36), quienes estaban heridos de bala y fueron trasladados hasta el hospital Jacobo Abularach.

“Los tres extranjeros perdieron la vida en el lugar de la balacera y luego uno de los bolivianos falleció en el hospital, debidos a las lesiones por arma de fuego que presentaba”, informó, Marcelo Vaca, comandante de la Policía del Beni en contacto telefónico con EL DEBER.

Vaca dijo que de manera preliminar se conoce que los sicarios ingresaron a la vivienda de las víctimas y abrieron fuego contra su humanidad, para luego darse a la fuga con rumbo desconocido.

“Aún estamos trabajando en las investigaciones para esclarecer el hecho, lo que nos dificulta es que los pobladores de Santa Ana no nos brindan mayores detalles, pues tienen temor de que les suceda algo”, comentó el jefe policial. FUENTE: El Deber