Ani­ma­les y plan­tas desa­fían el frío del in­vierno

Llega fin de año y también la nieve o lluvias en parte de los países de los continentes del Norte y de Europa. Conozca algunas de las estrategias de la naturaleza emplea para enfrentar las gélidas temperaturas

NCC |15|12|20| Cuan­do las tem­pe­ra­tu­ras ba­jan y los días se vuel­ven más cor­tos, ani­ma­les y plan­tas se pre­pa­ran para el in­vierno. Es­tas son sus es­tra­te­gias para so­bre­vi­vir cuan­do es­ca­sea el ali­men­to y sus há­bi­tats se con­ge­lan.

SO­BRE­VI­VIR EN BOS­QUES HE­LA­DOS

Cuan­do lle­ga el in­vierno con toda su cru­de­za, los ár­bo­les de­jan de cre­cer para aho­rrar ener­gía. La es­ca­sez de agua pue­de con­ver­tir­se en un pro­ble­ma se­rio si el sue­lo se con­ge­la, por­que en­ton­ces no lle­ga lí­qui­do a las raí­ces. Por eso, las co­ní­fe­ras que man­tie­nen sus agu­jas du­ran­te el in­vierno desa­rro­llan una es­pe­cie de capa de cera pro­tec­to­ra, para li­mi­tar la pér­di­da de agua.

DES­PRO­VIS­TOS DE FO­LLA­JE

Los ár­bo­les ca­du­ci­fo­lios, en cam­bio, se des­pren­den de su fo­lla­je al apro­xi­mar­se el in­vierno. De otro modo per­de­rían agua a tra­vés de las su­per­fi­cies de las ho­jas, de­bi­do a la eva­po­ra­ción. Los ár­bo­les tam­bién pue­den pro­te­ger sus cé­lu­las del con­ge­la­mien­to tras­la­dan­do agua de sus te­ji­dos a es­pa­cios in­ter­ce­lu­la­res. Agu­nos pue­den pro­du­cir más azú­car en in­vierno, au­men­tan­do su re­sis­ten­cia al frío.

DES­PEN­SA LLE­NA

Los cru­dos in­vier­nos tam­bién po­nen a prue­ba a los ani­ma­les. No solo se re­du­ce el ali­men­to dis­po­ni­ble, sino que la me­nor can­ti­dad de ho­ras de luz diur­na les deja me­nos tiem­po para bus­car qué co­mer. Mu­chos al­ma­ce­nan ali­men­tos por ade­lan­ta­do. Esta pica (o co­ne­jo roca), que ha­bi­ta en las mon­ta­ñas de Nor­te­amé­ri­ca, Asia y par­tes de este de Eu­ro­pa, so­bre­vi­ve al­ma­ce­nan­do ve­ge­ta­ción seca en su ma­dri­gue­ra.

UN NUE­VO ABRI­GO

Al­gu­nos ani­ma­les se pre­pa­ran para el in­vierno acu­mu­lan­do una capa ex­tra de gra­sa y do­tán­do­se de un pe­la­je más grue­so. El zo­rro del Árti­co in­clu­so muda su piel. Cam­bia su pe­la­je os­cu­ro es­ti­val por un abri­go com­ple­ta­men­te blan­co. Esto le per­mi­te ca­mu­flar­se y ca­zar a sus pre­sas con más fa­ci­li­dad. Su cuer­por com­pac­to y el grue­so pe­la­je de sus pa­tas tam­bién le ayu­dan a man­te­ner el ca­lor cor­po­ral.

HI­BER­NA­CIÓN

Mu­chos ma­mí­fe­ros, como las mar­mo­tas, com­ba­ten el frío con la hi­ber­na­ción. Se re­fu­gian en una ma­dri­gue­ra pro­te­gi­da y en­tran en un pro­fun­do sue­ño. En ese es­ta­do, su rit­mo car­dia­co se re­du­ce drás­ti­ca­men­te y su tem­pe­ra­tu­ra baja, para aho­rrar ener­gía. Tam­bién los osos hi­ber­nan, pese a que cuen­tan con un grue­so abri­go de piel. A di­fe­ren­cia de las mar­mo­tas, man­tie­nen su tem­pe­ra­tu­ra re­la­ti­va­men­te es­ta­ble.

COM­BA­TIEN­DO EL FRÍO

Los in­sec­tos, cuyo cuer­pos tie­nen un alto com­po­nen­te de agua, tie­nen que evi­tar con­ge­lar­se si quie­ren so­bre­vi­vir. Al­gu­nas es­pe­cies lo lo­gran ge­ne­ran­do un an­ti­con­ge­lan­te que evi­ta que se for­men cris­ta­les de hie­lo en sus cé­lu­las. Un es­tu­dio des­cu­brió que este co­leóp­te­ro de la fa­mi­lia Py­ro­ch­roi­dae pue­de re­sis­tir tem­pe­ra­tu­ras de has­ta 30 gra­dos bajo cero de esta ma­ne­ra.

SUB­SIS­TIR EN LA OS­CU­RI­DAD

Los mus­gos de la An­tár­ti­da tam­bién han desa­rro­lla­do for­mas de re­si­si­tir tem­pe­ra­tu­ras gé­li­das. Es­tos ve­ge­ta­les cre­cen pe­ga­dos al sue­lo para pro­te­ger­se de los fe­ro­ces vien­tos y pue­den re­si­si­tir lar­gos pe­río­dos sin agua, cuan­do esta se con­ge­la. Los ban­cos de mus­go per­ma­ne­cen “dor­mi­dos” por me­ses, cuan­do hace de­ma­sia­do frío o hay de­ma­sia­da os­cu­ri­dad, y se reac­ti­van rá­pi­da­men­te en pri­ma­ve­ra.

CAM­BIO ME­TA­BÓ­LI­CO

Las tor­tu­gas pin­ta­das pa­san el in­vierno en el fon­do de los es­tan­ques, in­clu­so cuan­do el agua se con­ge­la. Oriun­das de Amé­ri­ca del Nor­te, re­du­cen su me­ta­bo­lis­mo en más de un 90 por cien­to, lo que les per­mi­te so­bre­vi­vir sin ali­men­to. Ge­ne­ral­men­te suben a la su­per­fi­cie en bus­ca de aire, pero en el in­vierno ab­sor­ben su­fi­cien­te oxí­geno a tra­vés de la su­per­fi­cie de su cuer­po, sin usar sus pul­mo­nes.

FUENTE: Deuts­che We­lle (DW). No­ti­cie­ro Cien­tí­fi­co y Cul­tu­ral Ibe­roa­me­ri­cano – No­ti­cias NCC