Alerta: Latinoamérica pierde el 40% de sus eco­sis­tmas naturales

NCC, 17 nov, 2020.- Amé­ri­ca La­ti­na ya ha per­di­do más del 40 por cien­to de ser­vi­cios na­tu­ra­les o eco­sis­té­mi­cos pro­por­cio­na­dos por los ma­mí­fe­ros, y el pro­ce­so se está ace­le­ran­do con gra­ves con­se­cuen­cias para los bos­ques y las per­so­nas que los ha­bi­tan, ha­lló un nue­vo es­tu­dio.

La ex­tin­ción o dis­mi­nu­ción de la po­bla­ción de ma­mí­fe­ros, es­pe­cial­men­te de los más gran­des, con­lle­va gra­ves im­pac­tos ne­ga­ti­vos en los pro­ce­sos na­tu­ra­les de los eco­sis­te­mas, como el con­trol de en­fer­me­da­des y pla­gas, la dis­per­sión de se­mi­llas, la po­li­ni­za­ción e in­clu­so la pro­duc­ción de oxí­geno, aler­ta el es­tu­dio pu­bli­ca­do en la re­vis­ta Ecosys­tem Ser­vi­ces.

Para su aná­li­sis, los au­to­res re­vi­sa­ron la li­te­ra­tu­ra so­bre la dis­tri­bu­ción de las co­mu­ni­da­des de ma­mí­fe­ros y usa­ron da­tos de la Unión In­ter­na­cio­nal para la Con­ser­va­ción de la Na­tu­ra­le­za (UICN) so­bre el ran­go pro­ba­ble de al­re­de­dor de mil es­pe­cies de ma­mí­fe­ros en la re­gión Neo­tro­pi­cal, que va des­de el sur de Mé­xi­co has­ta el fi­nal del área pa­ta­gó­ni­ca.

Lue­go de com­pi­lar di­ver­sas ca­rac­te­rís­ti­cas de di­fe­ren­tes es­pe­cies, como el tipo de die­ta, el ta­ma­ño cor­po­ral y peso de los in­di­vi­duos adul­tos, y su fun­ción como pro­vee­do­res de pro­teí­nas para los pue­blos na­ti­vos, en­tre otras, tra­ba­ja­ron en di­fe­ren­tes es­ce­na­rios fu­tu­ros para las es­pe­cies.

Así, si­mu­la­ron un es­ce­na­rio “es­to­cás­ti­co” o alea­to­rio, bajo el cual cal­cu­la­ron el im­pac­to de per­der el 47 por cien­to de es­pe­cies por el cam­bio cli­má­ti­co o el 71 por cien­to de los ma­mí­fe­ros en la Mata Atlán­ti­ca de Bra­sil, una de las re­gio­nes más ame­na­za­das de Amé­ri­ca La­ti­na.

Y bajo un es­ce­na­rio “de­ter­mi­nis­ta”, cal­cu­la­ron qué su­ce­de­ría si, por ejem­plo, to­das las es­pe­cies en pe­li­gro crí­ti­co des­a­pa­re­cie­ran en Amé­ri­ca La­ti­na o si las po­bla­cio­nes de ma­mí­fe­ros vul­ne­ra­bles a la ex­tin­ción se re­du­je­ran a la mi­tad de su ta­ma­ño ac­tual en la re­gión.

“Cada es­pe­cie que mue­re sig­ni­fi­ca la pér­di­da de una re­la­ción sim­bió­ti­ca con los bos­ques, de­bi­li­tan­do fi­nal­men­te su ca­pa­ci­dad de per­pe­tua­ción. Los bos­ques no solo es­tán he­chos de plan­tas, sino tam­bién de los ani­ma­les que vi­ven en ellos”.
Adriano Ch­ria­re­llo – Uni­ver­si­dad de São Pau­lo en Ri­bei­rão Pre­to

El es­tu­dio en­con­tró que los ser­vi­cios eco­sis­té­mi­cos más afec­ta­dos por la pér­di­da de es­pe­cies de ma­mí­fe­ros, o de­fau­na­ción, en un es­ce­na­rio de­ter­mi­nis­ta se­rían el eco­tu­ris­mo, la for­ma­ción de sue­los, el con­trol de en­fer­me­da­des y la ad­qui­si­ción de pro­teí­nas por par­te de los pue­blos tra­di­cio­na­les. To­dos se re­du­ci­rían a casi la mi­tad de sus ni­ve­les ac­tua­les.

Bajo un es­ce­na­rio alea­to­rio las pér­di­das de los ser­vi­cios eco­sis­té­mi­cos se­rían si­mi­la­res y las re­gio­nes de me­nor di­ver­si­dad como Ata­ca­ma, Pa­ta­go­nia o Las Pam­pas ex­pe­ri­men­ta­rían los ma­yo­res im­pac­tos.

Esta ten­den­cia po­dría ge­ne­rar una ma­yor pér­di­da de es­pe­cies y un ma­yor im­pac­to en las áreas ver­des, que se su­ma­rían a la pér­di­da de 40% de los ser­vi­cios pres­ta­dos por es­tos ani­ma­les cons­ta­ta­da por los au­to­res.
 
Para Adriano Ch­ria­re­llo, ex­per­to en ma­mí­fe­ros neo­tro­pi­ca­les y pro­fe­sor de Bio­lo­gía de la Con­ser­va­ción de la Uni­ver­si­dad de São Pau­lo en Ri­bei­rão Pre­to, esto se­ría un gra­ve pro­ble­ma por­que los ser­vi­cios de los eco­sis­te­mas que brin­dan los ma­mí­fe­ros, como la po­li­ni­za­ción y la re­gu­la­ción del cli­ma, son esen­cia­les para el man­te­ni­mien­to de los bos­ques na­ti­vos.

“Cada es­pe­cie que mue­re sig­ni­fi­ca la pér­di­da de una re­la­ción sim­bió­ti­ca con los bos­ques, de­bi­li­tan­do fi­nal­men­te su ca­pa­ci­dad de per­pe­tua­ción. Los bos­ques no solo es­tán he­chos de plan­tas, sino tam­bién de los ani­ma­les que vi­ven en ellos”, agre­gó Chia­re­llo, quien no es­tu­vo in­vo­lu­cra­do en el es­tu­dio.

En cual­quie­ra de los dos es­ce­na­rios “ten­dría­mos bos­ques va­cíos”, aña­dió por te­lé­fono a Sci­Dev.Net.

El tapir es el mamífero más grande de América del Sur, puede alcanzar hasta 300 kg. Este animal herbívoro es un dispersor de semillas muy importante.
schmeeve/Flickr, bajo licencia Creative Commons 2.0

“Per­der mu­ri­quis y ta­pi­res del sur sig­ni­fi­ca al­te­rar los sis­te­mas de re­ser­vas de car­bono de nues­tra bios­fe­ra, lo que ace­le­ra el cam­bio cli­má­ti­co y, en úl­ti­ma ins­tan­cia, el co­lap­so de nues­tras so­cie­da­des”, dijo Fa­bio Ol­mos, ex­per­to en zoo­lo­gía que tam­po­co par­ti­ci­pó en el es­tu­dio, en en­tre­vis­ta te­le­fó­ni­ca con Sci­Dev.Net.

Las se­mi­llas de los ár­bo­les gran­des, lon­ge­vos y den­sos, que son los prin­ci­pa­les su­mi­de­ros de car­bono en los bos­ques tro­pi­ca­les, son dis­per­sa­das por los ma­mí­fe­ros me­dia­nos y gran­des más afec­ta­dos por la caza y las ac­ti­vi­da­des hu­ma­nas.

Uno de los coau­to­res, Car­los Pe­res, de las uni­ver­si­da­des de East An­glia (Reino Uni­do) y Pa­ra­íba (Bra­sil), pun­tua­li­za que la pro­teí­na ani­mal es el re­cur­so fo­res­tal más va­lio­so para los pue­blos tra­di­cio­na­les de la Ama­zo­nía, que “no van al su­per­mer­ca­do para sus com­pras men­sua­les. Pes­can y ca­zan para su sub­sis­ten­cia”.

Si se pier­den es­pe­cies como el ta­pir y los si­mios, “los lu­ga­re­ños pier­den su ac­ce­so a la pro­teí­na ani­mal y bus­ca­rán fuen­tes en otros lu­ga­res. Esto po­dría ali­men­tar la de­fo­res­ta­ción por­que la ten­den­cia es ta­lar los bos­ques para pas­to­rear ga­na­do, lo que pue­de cam­biar todo un eco­sis­te­ma y ace­le­rar los pro­ce­sos de cam­bio cli­má­ti­co”, ex­pli­có Pe­res a Sci­Dev.Net me­dian­te vi­deo-en­tre­vis­ta.

Es muy pro­ba­ble que esto su­ce­da en un fu­tu­ro cer­cano por­que los ani­ma­les más gran­des son los pri­me­ros en des­a­pa­re­cer. En otro es­tu­dio pu­bli­ca­do en Na­tu­re Scien­ti­fic Re­ports en sep­tiem­bre, el mis­mo equi­po en­con­tró que Amé­ri­ca La­ti­na ya ha per­di­do casi el 60 por cien­to de sus gran­des ma­mí­fe­ros (que pe­san más de 1 kg) en los úl­ti­mos 500 años.

Las es­pe­cies más gran­des son más vul­ne­ra­bles a la ex­tin­ción por­que se re­pro­du­cen más len­ta­men­te, tie­nen un tiem­po de in­cu­ba­ción más lar­go, me­nos crías por par­to y tar­dan más en con­ver­tir­se en adul­tos.

Pero esto no es todo. Las es­pe­cies más pe­que­ñas a me­nu­do de­pen­den de pro­ce­sos de­ter­mi­na­dos por las más gran­des.

“El ri­no­ce­ron­te blan­co en Áfri­ca, por ejem­plo, se ali­men­ta y pisa las re­gio­nes cu­bier­tas de hier­ba, apla­nan­do esas áreas, que tam­bién son el ho­gar de an­tí­lo­pes, pá­ja­ros y pe­que­ños roe­do­res. Si el ri­no­ce­ron­te blan­co des­a­pa­re­ce, tam­bién des­a­pa­re­cen es­tas otras es­pe­cies, ya que de­pen­den del ri­no­ce­ron­te para trans­for­mar el pai­sa­je en el que vi­ven”, agre­gó Fa­bio Ol­mos, di­rec­tor para Amé­ri­ca La­ti­na de Per­mian Glo­bal, em­pre­sa en­fo­ca­da en la res­tau­ra­ción fo­res­tal.

“Esta in­ves­ti­ga­ción no es solo so­bre la pér­di­da de ani­ma­les tier­nos y mu­lli­dos. Se tra­ta de la pér­di­da de una par­te crí­ti­ca de eco­sis­te­mas fun­da­men­ta­les”, con­clu­yó Ol­mos. Por: Meghie Ro­dri­gues/ Sci­dev Amé­ri­ca La­ti­na y el Ca­ri­be.