Alalay ardió anoche al menos 10 horas; el fuego mató especies de aves, anfibios, reptiles y flora

28 especies de aves anidan y habitan en las orillas de la laguna, además de dos tipos de ranas, viboras, peces y flora nativa que fueron destrozadas con el incendio. Las llamas alcanzaron hasta seis metros de altura que arrasaron con todo a su paso

Cochabamba.- Luego de un fin de semana agotador para los voluntarios, bomberos y rescatistas de Cochabamba debido al incendio en el Parque Nacional Tunari, anoche vivieron otra jornada de desastre ambiental, cuando al promediar las 21.30 alarmas de fuego sonaron con un nuevo foco de calor, esta vez en laguna Alalay, que duro al menos 10 horas.

Video del incendio anoche. Imágenes: Plataforma Tunari Sin Fuego

El fuego se descontroló y alcanzó proporciones de magnitud, quemando los totorales de las laderas sur y este; arrasando con la vegetación de la zona, e incluso quemando parte del bosque que colinda con el complejo deportivo Aurora y la pista de aeromodelismo instalada en esa zona.

Pero no solo fue vegetación la perdida; la muerte de decenas de animales ha sido una tragedia que los ambientalistas califican de «biocidio» que debe ser castigado.

Centenares de aves escapando despavoridas del fuego, anoche, durante el incendio de la laguna Alalay. Imágenes: Plataforma Tunari Sin Fuego

Causas

Aun no se conoce oficialmente la magnitud de los daños ni la causa del fuego; algunas versiones apuntan a que pobladores del lugar inician regularmente fogatas para quemar basura, pero al tratarse de una region que ahora esta con matorrales secos por la falta de lluvia y agua en el espejo de la laguna, la expansión del incendio se facilitó.

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es WhatsApp-Image-2021-10-27-at-10.38.56-576x1024.jpeg
Los voluntarios hallaron los cuerpos de aves sin vida en los alrededores de la laguna. Imágenes: Plataforma Tunari Sin Fuego

Quienes combatieron el fuego quedaron exhaustos, no solo por la tensión que conlleva apaciguar las llamas que se descontrolaron, sino porque el lugar es de difícil acceso, a causa del barro que empantanó a una cisterna. Todo ello sumado a la falta de equipo necesario para combatir este tipo de incidentes.

Afectación

Además del alarmante fuego que puso en vilo a las familias que habitan alrededor de la laguna, las llamas arrasaron con los pastizales y los totorales, donde anidan al menos 28 especies de aves, reptiles, anfibios y peces.

El humo que se visualizaba aun al amanecer, tras 10 horas de fuego. Imágenes: Plataforma Tunari Sin Fuego

Desde diversos puntos de la ciudad se pudo ver las enormes antorchas que provocaban una gran columna de humo denso y rojizo. En el lugar se escuchaban los chillidos de las aves escapando; algunos voluntarios pudieron ver serpientes y otros animales en las orillas y hasta en la carretera, huyendo despavoridos por el calor y las llamas. Pero también cuerpos sin vida, sobre todo de patos.

«El despliegue de cuadrillas para combatir el incendio se inició a las 20:55 pm y el trabajo se extendió hasta las 5:30 am, informó SAR Bolivia Filial Cochabamba.

Humareda y fuego ardiendo en la laguna Alalay. Imágenes: Plataforma Tunari Sin Fuego
Bomberos, voluntarios y rescatistas de Cochabamba trabajando para apaciguar el fuego. Imágenes: Plataforma Tunari Sin Fuego

Según la Unidad de Gestión de Riesgos (UGR) de la Gobernación, el fuego fue controlado cerca de las 7:00 y se procedió al enfriamiento de la zona.

Especialistas

«Considero que este es un problema social muy grave, no existen empleos la gente tiene que buscar alternativas y toma represalias contra los más indefensos, aparte de la pérdida de valores comunitarios. Es necesario ver el problema de fondo, es proteger el ambiente pero que paralelamente se den soluciones a la problemática social». ISabel Galarza, biologa.

Ricardo Céspedes, director del Museo de Historia Natural Alcide d’Orbigny.

Palabras de... - Museo de Historia Natural "Alcide d'Orbigny"
Ricardo Céspedes, director del Museo de Historia Animal Alcide D’orbigni.

En la laguna Alalay «existen alrededor de 28 especies de aves», explicó consternado el antropólogo Ricardo Céspedes, director del Museo de Historia Natural Alcide d’Orbigny. y dijo que «lo peor es que están en época de reproducción; «las perdidas son mayores por sus pichones y nidos». Céspedes indica que la zona también es habitada por dos especies de ranas que fueron afectadas, la Rinela y la lxiboas, ademas de especies de peces Oligosarcus ps y carpas introducidas.

Luis Aguirre, biólogo y ambientalista

Los murciélagos seducen a ambientalistas | Los Tiempos
Luis Aguirre, biólogo y ambientalista

«La perdida para la biodiversidad, fruto de este fuego en la laguna Alalay y en los totorales, es prácticamente incalculable y posiblemente no podamos conocer la magnitud del efecto, porque es una cosa desastrosa. El la laguna viven mas de 20 especies de aves; muchas de esas son migratorias y en esta época especialmente hay muchas aves que tienen polluelos que viven precisamente en los totorales. Este incendio va a tener un efecto tremendo sobre la población de las aves de la laguna y la recuperación de las mismas va a ser extremadamente lenta. Este es un ecocidio que tiene que castigarse»

Isabel Galarza, bióloga y ambientalista

Isabel Galarza, bióloga y ambientalista

«Todos los incendios que están ocurriendo, primero en el Tunari y luego en la Laguna Alalay, son problemas muy graves que tendrán consecuencias ambientales y sociales. En estos espacios vivían varias especies de plantas y animales, algunos endémicos (únicos) de estos ambientes. Aves, anfibios, reptiles y mamíferos y plantas que han sido consumidos por las llamas o perdido sus espacios donde vivir» apunta la bióloga Isabel Galarza..

Indica además que el tema «no solo los afecta a ellos sino a toda la metrópoli pues las consecuencias se verán en todos los servicios y funciones ambientales que ellos cumplían y de las cuáles nos beneficiábamos toda la población. Entre estos la regulación del clima en Cochabamba, descontaminación del aire, la moderación de eventos extremos, la pérdida de especies polinizadoras de cultivos de la zona»